"El sueño del celta no es un libro de historia"
El Premio Nobel de Literatura 2010 ofreció una videoconferencia, desde España, que fue transmitida de manera simultánea en 17 países, incluyendo México para dar a conocer la publicación de su más reciente obra, la cual ya circula en este país.

“El sueño del celta” es una novela, no un libro de historia, porque respeto los hechos históricos básicos y si hay alguna discriminación entre lo real y lo literario, este último gana con mucha ventaja, aseguró hoy el autor y académico peruano-español Mario Vargas Llosa.

El Premio Nobel de Literatura 2010 ofreció hoy una videoconferencia, desde España, que fue transmitida de manera simultánea en 17 países, incluyendo México, para dar a conocer la publicación de su más reciente obra de 474 páginas, la cual ya circula aquí.

Vargas Llosa explicó que su libro está basado en la vida y obra de Roger Casement, un tipo nacido en un suburbio de Dublin, en 1874.
Señaló que ese personaje trascendió por ser un luchador de los derechos humanos, aún cuando esa lucha no existía bajo este contexto.

“Roger documentó los horrores en el Congo (belga) y en La Amazonia, posteriormente trabajó para que todo el mundo los conociera”.

Desde su perspectiva, el personaje de su libro es un héroe humano, “no uno de esos sin mancha que muestran en los libros de historia”.

Ante periodistas de España, Ecuador, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Chile y México, Vargas Llosa comentó que “El sueño del celta” tampoco es un retrato de la vida como la conocemos. “La literatura tiene algo añadido por la imaginación del novelista y eso es lo que da vida a las obras”, expresó.

El autor de 'Historia de Mayta' y 'Los cachorros' dijo a periodistas de Bolivia, Brasil, Costa Rica, El Salvador y Guatemala, que para poder crear su más reciente novela recurrió a fuentes primigenias.

“Procuré leer todo sobre Roger y el tiempo que a le tocó vivir, revisité Irlanda y la Amazonia, y por primera vez recorrí el norte y el sur de el Congo”, explicó.

El Premio Nobel de Literatura 2010, quien viajará en unas cuantas semanas más a su natal Perú y luego a Chile, subrayó que el tema de la novela presentada hoy ante medios de Honduras, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela, aborda un tema actual desde el punto de vista histórico y social.

“En el Congo vi una anarquía generalizada y un estado atroz de incapacidad y de resistencia de miles y miles de ciudadanos. Ese país nunca ha podido consolidarse como nación, debido a las secuelas del colonizaje”, puso de relieve Vargas Llosa.

Para el escritor, recientemente galardonado, el mérito de Roger Casement descansa en su enorme testimonio documental que dejó para la posteridad.

“Esa situación que él relata, porque la vivió plenamente, debe ser motivo para que nos remuerda la conciencia a millones de personas de diversos países del mundo”, sentenció Vargas Llosa.

En la videoconferencia, el escritor reveló que luego de salir de la sorpresa que le proporcionó el anuncio de su designación como Premio Nobel de Literatura 2010, hizo una reflexión profunda y llegó a la conclusión siguiente:

“Quiero pensar que las razones que tuvieron los académicos suecos para depositar en mi tal distinción sean absolutamente literarias”.
Lo anterior en relación a su eterno pensamiento de que el Premio Nobel de Literatura no sólo llena de gloria al autor, sino a la lengua en que se escribe.

1 Comentarios
Comentarios
Carlos Santillan Bardales (no verificado)
Agregado:
9 Nov 2010 |
19:42 PM

Hace un par de años tuve la oportunidad de ver un documental a través de la señal por cable de A and E o Nat Geo, en el cual hacían conocer el fenomeno, conocido en la historia de la Amazonía, como la fiebre del caucho, allá por las postrimerías del siglo 19 y comienzos del 20. Época de prosperidad y colonización por parte de británicos y otros foraneos, y poderosos comerciantes loretanos que supieron aprovechar el momento, desde la óptica de empresarios sin escrúpulos y capaces de utilizar a la masa aborigen con patéticos rasgos de esclavismo. El documental narraba las experiencias de un emisario irlandés enviado a la Amazonía para investigar los supuestos abusos cometidos por los caucheros contra las tribus indígenas y el riesgo a que expuso su propia existencia al ser descubierta sus verdaderas motivaciones por parte de los colonizadores. Ahora, que Vargas Llosa publica esta, su última obra, puedo reconocer a Roger David Casement como el emisario investigador y fácilmente ato cabos entre lo expuesto en aquel documental y el resumen de la obra mostrado por los medios de prensa tratando de difundir el último trabajo del autor. Soy descendiente de loretanos, y lo que más me llamó la atención, es que en Iquitos se riende honores a personajes del pasado, hasta epónimos de calles en esa bella ciudad, que lo que en realidad hicieron fue llevar a la práctica una cruel explotación y por qué no, hasta la ejecución de delitos de lesa humanidad contra aborigenes indefensos en nombre de la prosperidad industrial de la época. Pienso que la difusión de estos hechos en nuestra propia Amazonía a través de la Educación Pública o de cualquier otro medio serviría, no para engendrar odios, sino más bien, para tener más conciencia de los diversos fenómenos socio-culturales que desembocaron en la hermoza cultura desde la pespectiva sociológica de nuestros pueblos amazónicos tal como la podemos apreciar en nuestros días.

Periódico El Economista una empresa de