Luis Miguel: el Sol tiene una sola cara
El derecho es el mejor lado de Luis Miguel. Todas sus fotografías son iguales: de perfil derecho, con apenas una indicación de que su rostro también tiene lado izquierdo.
Concepción Moreno / El Economista
Feb 13, 2011 |
15:15
Foto: AP

El derecho es el mejor lado de Luis Miguel. Todas sus fotografías son iguales: de perfil derecho, con apenas una indicación de que su rostro también tiene lado izquierdo.
Nada más ilustrativo de su personalidad escénica, que en términos prácticos es su única personalidad: un poliedro cuyo número de caras ocultas es mayor a las mostradas.

Es el personaje más esquivo del espectáculo latinoamericano: no da entrevistas, apenas una conferencia de prensa cada vez que lanza disco. Hace más de una década que dejó de aparecer en televisión. De su vida personal solo rumores y lo que sus allegados ―especialmente sus mujeres― se atreven a divulgar.

Así entonces, el cantante más popular de la música pop en español es hombre de un solo rostro y de un solo lugar. Luis Miguel aparece exclusivamente cuando hace su gira anual de concierto. El Sol solo despunta en el Auditorio Nacional.

La noche del concierto que abre la gira 2011 es un acontecimiento para miles de personas, no solo para el público que llenará las butacas, también para los periodistas que cubren la nota (los paparazzi cumplirán el ritual de cada año: esperar afuera del Auditorio, ser intimidados por los guaruras del cantante mientras su camioneta de vidrios polarizados acelera) y para los vendedores de souvenires piratas que hormiguean afuera del Auditorio.

“De los que vendemos con Luismi muchos vivimos el resto del año” me cuenta un vendedor; en su puesto hay playeras, tazas, encendedores y bufandas que en vez del escudo de un equipo de futbol llevan el nombre del cantante y el monograma de Aries, su signo zodiacal.

Luis Miguel es símbolo, negocio, noticia. Pero sobre todo Luis Miguel es una parte importante de la vida sentimental mexicana. Esa es la cara más importante del Sol.

Lecciones de educación sentimental

Si uno vive en México es casi imposible sustraerse del aura que rodea a Luis Miguel. El pecho desnudo y bronceado de Luismi fue la primera visión erótica para millones de mujeres; la primera vez que un hombre era un símbolo carnal para las recatadas adolescentes mexicanas.

Todavía más: sus canciones son parte de la educación sentimental de los mexicanos desde la década de los ochenta. Dos generaciones que definen el deseo sexual con “Decídete”; que se enamoran con “La barca” y “Contigo en la distancia” como si esos boleros hubieran sido compuestos para ellos y no para sus abuelos; que lloran sus decepciones con “Culpable o no” y “Palabra de honor”. Que, en suma, han sido guiadas a través de la selva empalagosa de los sentimientos por la voz de Luis Miguel.
Ir por primera vez a un concierto de Luismi tiene para esta cronista algo de iniciativo y mucho de vouyerista.

La que escribe pertenece a la otra porción generacional, la que creció lejos del Sol: soy de los que detestan a Luis Miguel por lo que representa (cursilería, comodidad en el estatus quo, la-felicidad-es-un-novio-güerito) pero sobre todo porque la música de Luis Miguel me ha resultado siempre repetitiva y acartonada.

“También el rock que nos tocó es repetitivo y acartonado” me hace notar una amiga, ella sí fan (de clóset) de Luismi. “¿A poco no te sabes la de ‘La chica del bikini azul’? Es un rolón”.

Pues no, no me sé “La chica del bikini azul”; me sé los boleros y alguna vez participé en un coro escolar que cantó “Por debajo de la mesa” un Día del Maestro (a nadie le pareció fuera de lugar cantarles una canción sobre caricias subrepticias a nuestros profesores).

En materia luismiguelera soy una ignorante, queda claro. Por eso la noche del viernes 11 de febrero, en que Luis Miguel comienza su calendario de conciertos en el Auditorio Nacional (donde nadie ha sido más exitoso que él, con 35 conciertos consecutivos llenos o alguna monstruosidad así) me hago acompañar por el único hombre heterosexual que conozco que es fan irredento de Luis Miguel.

Lección 1: Luis Miguel es un modo de ser

Mi amigo, a quien llamaremos Mike, se define a sí mismo como un chavo fresa ―los suéteres de rombos y los zapatos Scapinno no mienten― y lo invito porque desde hace 7 años no se ha perdido una gira de Luismi y porque me ha dicho algo interesante: “Luis Miguel es el chavo fresa por antonomasia”.

“¿O sea?”, pregunto. “Simple” me dice Mike “Luis Miguel es un dude que entra a donde quiera, a los mejores antros y los mejores restaurantes, tiene a las mujeres más guapas, truena los dedos y tiene a 20 asistentes a sus órdenes. Es el sueño de todo fresa”.

Luis Miguel es su despliegue de poder, pero no solo eso: es un modo de ser. “Como habla, como se viste. No es un hombre del pueblo, pero el pueblo lo sigue a todas partes. Se liga lo mismo a unas edecanes que las actrices de telenovelas que a la princesa de Mónaco. Es el chingón de ‘El laberinto de la soledad’. En México nadie más es así, hasta lo políticos quieren ser como Luis Miguel”.

Con esos argumentos, la música queda en segundo plano, ¿o no? “Me gustan mucho sus canciones” me aclara Mike, “Especialmente los boleros, las de mariachi y las ochenteras, también las que le han compuesto Pancho Céspedes y Juan Luis Guerra. Y siempre tiene unos musicazos. Eso sí, sus últimos tres discos son malísimos”.

“Fíjate en la gente” continúa mientras entramos al Auditorio, “casi todos vienen súper arreglados, como si Luis Miguel los fuera a ver”. Es cierto y eso es distinto a todos los conciertos que he ido, hay vestidos de noche por todas partes. Otra rareza: abundan los sombreros panamá (Mike resuelve este misterio también: en la portada del último disco Luismi calza uno).

Lección 2: los sentimientos son inmóviles

Tengo la impresión que, como alguna vez le escuché decir al periodista René Franco, a Luis Miguel el público le perdona todo. Le perdonan que sus discos sean todos iguales, que sea inaccesible, que tenga una vida personal nebulosa (apenas esta semana la actriz Araceli Arámbula lo ha acusado de abandonar a los dos hijos de ambos). Sobre todo le perdonan lo legendariamente aburrido de su show en vivo, y eso es notable pues los boletos van de los $300 a los $2000. Uno pensaría que por esos precios el público exigiría más.

Pero apenas llegamos, Mike me advierte: “Si te quedas sentada no vas a ver nada, la gente se prende durísimo y ya no se sienta”. En efecto, se apagan las luces y el Auditorio se vuelve un solo grito y un solo movimiento: de pie, que el Rey ha llegado.
La voz es simplemente impresionante. No conozco la canción, pero el modo en que Luis Miguel la canta hace el momento memorable. Es una voz limpia, perfecta, madura. Pocos cantantes me han sonado tan bien en vivo. Y su química con el público es combustión espontánea. Quizá sí estoy ante un gran entretainer.

Pero el resto del concierto la cosa va para abajo. El tipo hace los mismo pasos de baile todo el tiempo (ya ni siquiera da su mítica patadita), se dirige poco a la audiencia, y la mayor parte de canciones son indistinguibles unas de otras. “Sí, la verdad que casi todas suenan a ‘Sussudio’ de Phil Collins” reconoce Mike a mi derecha, “pero ve la sección de metales que tiene y las percusiones, y el requinto”. Grandes músicos, sin duda. Pero nadie viene a escucharlos a ellos.

Como sea, el público está emocionado. Quién necesita cambiar, moverse, esforzarse cuando tiene frente a sí a miles de personas que celebran hasta lo más baladí.
Los sentimientos son eternos. A mí izquierda una mujer de unos 40 años grita desaforada cuando se oyen las primeras notas de “Decídete”. En ese momento vuelve a la secundaria, a su primer faje, ese gran descubrimiento. Eso también es Luis Miguel, una dosis de tiempos mejores.

Lección 3: a escondidas, el sexo es más bonito

Luis Miguel solo canta canciones de amor. Todos sus discos de boleros llevan por título “Romance”, sus discos de baladas siempre hablan del amor como el máximo logro de la humanidad. Eso es lo que vende: amor cortés en versión playera.

El sexo está implícito en todas sus letras, pero nunca se alude directamente. No hay que olvidar que Luis Miguel viene de los tiempos más ingenuos, del clima controlado que fue el México del PRI (fue ahijado del Negro Durazo y debutó en un cumpleaños de Paulina, la hija menor del presidente López Portillo).

Sin embargo, es claro que el concierto arde de energía sexual. En las primeras filas hay sobre todo mujeres. Frente a ellas se ubica una fila de guardaespaldas y gente de seguridad haciendo doble valla. Parece exagerado, pero nunca hay que subestimar el poder de cientos de mujeres impulsadas por el deseo.

Y por primera vez en la vida atestiguo una estampida femenina. Cuando el cantante se acerca al borde del escenario mujeres salidas de la luneta se unen a las de la primera sección y atropellan el cerco de hombres forzudos, que desaparecen en una vorágine de tacones, bolsas y brazos desnudos que se extienden para tocar a Luis Miguel.

Seguramente escenas parecidas se veían con Elvis y Sinatra y los Beatles. Pero ellos se permitían una sensualidad histriónica de la que Luis Miguel carece. Ante la oleada de fanáticas, Luis Miguel sonríe y saluda, pero poco más, casi como si la desaprobara. Las orgías no son románticas, muchachas.

Última lección: Luis Miguel nos une

Hora y media duró el recital, incluyendo dos encoré largos y un par de solos de la banda. Luis Miguel canta poco en realidad. “Ya se está poniendo viejo” me cuenta Mike, “Nunca ha sido de conciertos largos, pero antes cantaba más canciones, se detenía en los boleros y las canciones de los ochenta y luego cerraba con el mariachi. La gira del 2006 es la mejor que yo he visto, no dejaba nada fuera”.

Los grandes momentos de la noche fueron el medley de sus éxitos juveniles (incluyendo “La chica del bikini azul”, que resulta para mi sorpresa que sí me sabía) y los boleros, que en este caso fue solo uno, “La barca”. Con sus canciones nuevas, el público a su pesar es sincero: aplausos tibios.

Salimos del Auditorio y lo mismo hay coches de lujo esperando que microbuses y cientos de personas que se dirigen al metro. Luis Miguel es, como el futbol, una de las pocas cosas que igualan a todos los mexicanos.

Mike y yo nos despedimos porque vamos en direcciones distintas. Él tiene que esperar a su chofer para ir a una fiesta, yo tengo que correr antes de que me cierren el metro.
Desde la cartelera electrónica del Auditorio el lado derecho del rostro de Luis Miguel nos ve partir.

EISS

7 Comentarios
Comentarios
Ana Clara (no verificado)
Agregado:
13 Feb 2011 |
19:40 PM

Sorprendida que el Economista que algun dia pense que era revista seria y

profesional. Tenga entre su estaff una persona que no sabe nada de musica, esto para empezar.

No salmente dice que los ultimos trabajos de LM son iguales (ignorante, oidos

frios!) Mariachi, Mexico en la Piel - Complices - arreglos con increibles y este

ultimo muy moderon, con mucho jazz y arreglos excelentes romanticos. La Sra.

creyo que la enviaron a hacer un trabajo de la persona de Luis Miguel. Su fisico

es tan ignorante que 40 años se le hacen muchos, ya veremos como se vera a

esa edad! 40 y casi treinta de carrera. Cada quien gasta su dinero en lo que le

da placer. Afortunadamente hay mucha gente con buen gusto y mas clase. Por

que esta reportera, no la tiene, ni para escribir, ni para redactar, solo para la critica

negativa, esta perdida. A leguas se nota que es una amargada. El Potro con 39

años le llaman el jove Fdz., Sanz va para 43, Bose por los 55, Sebastian ni se diga

de seguro que a su reporter si le gusta Chente, con sus trajes de charro amarillos

o verdes. Se le nota! Aparte mentirosa: tibios aplausos - tambien esta sorda!

Siempre ha cantado mas o menos 30 canciones, una tras otra sin parar. A ver que

lo haga ella! Ciega tambien. Luis Miguel se entrega a su publico. Yo lo vi y lo vivi,

Morbosa. Que sabe ella de la ambicion de Aracely? mientiendo que ella esta sola

a cargo de sus hijos Lo que pasa es que queria millones para mantener al zangago
zangano de su hermano. Y por eso no usa el dinero que Luis Miguel le envia. Es

arrogante y mentirosa, intersada y mala mujer = esto lo menciono por que la

reportera lo menciona. Nunca se mezcla la vida personal con la profesional de

en un reporte. Para ser buen reportero, la etica, conocimiento musical es

necesario De estas dos carece. Reportera de tercera. Ademas tiene probelmas

sexuales vio sexo donde solo habia romantaicismo. Desppreciable su actitud y

sus ofensas a una estrella que se ha mantenido en la cima. Aunque le duela.

Decepcionada del Economista. La siguiente vez envien a una persona que sepa

de musica y que sea honesta. Este articulo es solo para atacar a Luis Miguel,

quien sabe cuanto le abran pagado por escribirlo. Huele a amargada. Y por falta

de tiempo no escribo lo que se merece esta amarilllista barata. Gracias.

Diego (no verificado)
Agregado:
22 Dic 2011 |
08:21 AM

Denle un calmante a esa Sra!!

Toro (no verificado)
Agregado:
14 Feb 2011 |
14:13 PM

Llevo yendo a ver a Luis Miguel en vivo desde 1997 (Romances Tour). Nunca ha tenido shows espectaculares como podrían ser los de un Freddie Mercury con Queen, Roger Waters (The Wall) o el más espectacular de todos: los tours de Michael Jackson. Es cierto que no requieres tener un gran show cuando se tiene una voz espectacular, pero Luis Miguel ha ido perdiendo con el tiempo algunas de las cosas que hacía en sus conciertos. Esta vez entró caminando de la parte de atrás del escenario de manera muy sobria cuando antes bajaba corriendo de una rampa, aparecía desde un elevador en el piso por citar dos ejemplos. Por otro lado, nunca ha sido de bailar mucho, pero tampoco lo necesitaría demasiado porque las extraordinarias voces sustituyen muchas veces otras cosas en el escenario por escuchar tal voz (toda proporción guardada, véase Andrea Bocelli). Pero es indudable, para todos las personas no enamoradas de él que nunca ha tenido gran contacto con el público. Conversa poco con la audiencia, se limita a palabras bonitas y elogios hacia sus fans pero que duran un poquito. Él sólo se dedica a cantar y aunque canta muy bien y trata de complacer a sus fans con las canciones preferidas jamás tendrá el tacto que tiene un Michael Bublé en una faceta parecida a la de Luis Miguel (cantar viejas canciones que el público del idioma materno adora como los old standards del jazz de Sinatra, Benett, Fitzgerald y sus canciones pop nuevas, comparables con los boleros que revivió Luis Miguel y las canciones pop que tiene). Supongo que no lo necesita porque sigue teniendo más de 20 fechas llenas el auditorio porque él enamoró a varias generaciones de mujeres mexicanas como la fan que contesta a la columna de la autora. Para la masa enajenada, cualquier ídolo será intocable e inmaculado, no importa si es Luis Miguel, eran The Doors, o es David Guetta.
Yo fui ya dos veces (de tres conciertos que ha dado) a esta gira. Debo decir que es un concierto promedio de Luis Miguel y que se enfocó en sus canciones pop, principalmente las ochenteras. El público enloquece con ellas, y las canta a todo pulmón porque se saben la Barca, como Suave, como Entrégate, o Ahora Te Puedes Marchar. Lo que no cabe duda, y coincido plenamente con la autora, es que con No Existen Límites, Ella Es Así y Mujer de Fuego (las tres canciones menos conocidas de las 5 que cantó de su más reciente disco) el público no se sabe la letra porque no los escuchas cantar. La argumentación de la fan anterior a mí que no se percata que Cómplices y Luis Miguel (el título del último disco) son discos muy sin embargo, será la opinión de las mujeres (u hombres) enamorados de Luis Miguel que no se percatan que para la calidad de algunos anteriores, podrían ser mucho mejor. Además el decir que canta más de 30 canciones no implica que sean del mismo tiempo todas. Constantemente recurre a medleys (popurrís) que combinan varias de sus canciones en versiones más chiquitas y en menos de 9 minutos cantó No Me Puedes Dejar Así, Palabra de Honor, Entrégate y La Incondicional, cuando esta última dura en su versión original más de 5 minutos. De manera que el concierto del viernes que empezó a las 21:18 y terminó a las 22:42 es el más corto al que he asistido (pero los demás no son tanto más largo, nunca pasa de dos horas). Luis Miguel es un gran artista que podría cantar más tiempo si quisiera (con el descanso entre canciones como hacía antes cuando cambiaba más veces de vestimenta) además de tener más contacto con su público más allá de tocar las manos de las fans que se acercan a la primera fila, aventar unas rosas, unas camisas con su foto y unas pelotas. Para la fan anterior le recomiendo ver el dvd de Caught In The Act de Michael Bublé, el dvd del concierto de la gira Dangerous de Michael Jackson, el concierto en vivo en Bellas Artes de Juan Gabriel de 1989, o el Live At Wembley de Queen para que vea lo que es entrega al público. Con respecto a su material discográfico, no tiene que hacer gran cosa para tener éxitos rotundos. Discos que combinen canciones de más compositores que de uno sólo (Manuel Alejandro en Cómplices) o de dos (Manzanero y Alejandro Asensi o como se llame el que encabeza el grupo de productores de Luis Miguel que junto con él coescribieron las siete canciones que no son de Manzanero en éste último disco).
Luis Miguel es así, con fans incondicionales, que le llenarán 40 días seguidos el Auditorio, pero irónicamente no lo hacen esforzarse por entregar una música de la que es capaz, sino canciones intrascendentes en la música mexicana (últimos dos discos).

LORENA (no verificado)
Agregado:
25 Feb 2011 |
18:31 PM

La reportera del Economista en este Tour

Luis Miguel 2011 se topó con un Luis Miguel que

según Ella misma "detestaba", y dejó entrever su

admiración hacia El (o quizá como fan de clóset)

Algo que también me llamó mucho la

atención de su reporte fueron

algunas de sus frases como que Luis

Miguel viene de los tiempos mas ingenuos y del clima

controlado aludiendo a los tiempos PRIISTAS.

olvidando que pertenece a la misma generación que

Ricky Martin, hizo gala la reportera de lo que se precia

"es de otra generación" mencionándolo como si fuese

su mayor orgullo ¿acaso falta de seguridad? ya que lo

remarcó de diversas formas y en variadas ocasiones,

no está mal su reportaje pero le hace falta madurar,

Yo por mi parte me declaro fan de Luis Miguel y me

siento a mis treinta años orgullosa de serlo.

Elipaz (no verificado)
Agregado:
22 Feb 2012 |
23:35 PM

Sólo me queda reconocer que Luis Miguel se ha dañado demasiado el rostro. Conozco personas con más edad que él y notoriamente más jóvenes y joviales. A éste tipo le falta energía, empatía, sencillez y humildad. Quizás ha tenido muchos sufrimientos en su vida, pero creo que las fans lo han copado de amor, el mismo que él debiese corresponder esforzándose un poco harto más, para ver un poquito de esfuerzo, digo yo, esfuerzo que hemos visto en grandes estrellas como Michael Jackson, Simple Red, Madonna, U2, entre muchos, con capacidad de reinventarse entre otras cosas.
Lo estoy viendo en el show que brinda en Viña del Mar, el tipo canta bien, nada que decir, es verdad tb que calentó mucho rato la voz moviendo el micrófono de arriba a abajo, bailando poco y acercándose a ratos a la gente. Pero tb vi que muchas personas lo esperaron a la salida del Hotel donde se hospedaba y no sacó ni la nariz, mandó a cubrir las ventanas con negro, cortinas negras, no quería que la gente que lo atendiese le mirara a los ojos, pidió cosas súper caras y rebuscadas y cobró una millonada de dinero.
Yo creo que es súper amar a un artista, pero de la forma en que amamos siempre queremos que la persona amada sea mejor persona y queremos también algo de retribución y eso es el esfuerzo del artista. Sesea demasiado, hubo frases que eran ininteligibles, pero cabe reconocer que si el tipo se subiera al escenario y sólo durmiese las chicas gritarían igual, eso me parece matar al artista... hay que hacerlo que se revitalice y eso no lo hará nunca si es que siguen mostrando ese amor enfermo.
Besos, respeto todos los comentarios.

RQ32 (no verificado)
Agregado:
16 Mar 2012 |
21:59 PM

Luis Miguel es el mejor cantante del MUNDO su color de voz y su fuerza al cantar, muchos lo comparan con Sinatra, en la voz, creo que Sinatra tenia el color de voz mas lindo del mundo, pero LM tiene mayor potencia, Buble es un buen cantante con un color de voz muy común, pero es un cantante que cumple!
Luis Miguel es el cantante Latino con mas cantidad de éxitos, no puede cantar todos, es ridículo decir que tiene que cantar tres horas, Juan Gabriel ya no tiene voz, un concierto no debe durar mas de 1:45, LM no solo hace medley si no hace de varias canciones una canción, por que las une con arreglos increíbles.
La gente que odia a LM, le tiene envidia saca de donde no hay para criticarlo, Mercury por ejemplo era un gran cantante, pero el casi no hablaba con el publico, ademas vas a ir a escuchar a alguien hablar o cantar, LM se entrega por su publico, ningún cantante latino que se hace llamar "Humilde" saluda a su publico, LM tiene la forma de como dejar a la gente con ganas, los conciertos de LM son amenos, y con muchos éxitos, por eso se hace corto, pero la mayoría de los cantantes cantan lo mismo. Se dice que no baila, pero canta, todos los artistas que dan coreografías no cantan, doblan con playback, asi Madonna, Michael Jackson, Chayanne, lo hacen, si quieren ver a alguien bailar nada mas pues pueden ir a ver danza no se algo así, si van a ver un cantante que lo escuchen cantar en vivo.
LM NO esta estancado, lo que pasa es que la cultura musical latina no tiene, un gusto por música clásica contemporánea, LM en sus últimos discos, ha tenido una esencia especial en Jazz, y sus interpretaciones en vivo usa mucho la improvisación, yo soy admirador de la buena música, Luis Miguel ha sufrido mucho rumor, mucho chisme, y eso en algunas personas lo hacen tenerle odio y verlo diferente y sacarle cosas malas, la verdad el físico es lo de menos, pero no esta descuidado yo lo he visto en vivo y no es así, cada vez que alguien habla mal de LM lo hace ver mas grande, por que de una u otra forma es de interés, LM puede tener fallos por ejemplo que el no hace pruebas de sonido, lo hace un asistente con el sonidista, es sumamente perfeccionista y se obsesiona por eso, hay veces que un show parece ser un ensayo, y hace cosas que debería hacerlas antes en el ensayo, tal vez sea de lo poco que se le pueda reclamar a LM, y deberíamos de estar orgullosos de que LM cante en español es un honor.

elche v g (no verificado)
Agregado:
28 Sep 2012 |
02:20 AM

soy fan de luismi de echo fui yo quien lo apodo luismi que nadie se atribuya el merito como la prensa en general aqui la cuestion es que cada quien tiene su propio gusto musical a unos gusta a otros no gusta y que lo verdadero de la hitoria es que tiene una voz unica que le vale`para todo eso es indiscutible es un cantante solo se le puede juzgar por la voz y es bellisima lo que haga durante el concierto cada artista tiene sus maneras y metodos todos son diferentes unos preparan puestas en escena mas elegantes y otros dependiendo del estilo de musica mas locas luis miguel tiene como referente su elegancia su saber estar en el escenario su saber cantar su chorro de voz que mas se le puede pedir no entiendo por que hay quen se despacha con el con ese desprecio y falta de etica es lo que le ha tocado vivir y es su derecho no pedir opinion de si haca y como lo hace faltaria mas yo pregunto si todo aquel que lo critica se viera de la noche a la mañana en la piel de luis miguel que no harian lo que le crtican a el habria que verlo si ves dejando de lado su vida artistica la personal es para hecharse a llorar a vivido momentos personales mui crudos su mama con todos mes respetos en pleno concierto enterarse de la muerte de su papa aunque esto no sirve de excusa para que uno se vuelva loco y se ponga el mundo por montera que vale todo no yo creo en el la vida sigue pero con sentido comun pensar antes de actuar mas vale prevenir que curar le mando todo mi respeto y admiracion que siga deleitandonos con su voz mucho muchisimo tiempo que se cuide y sea inmensamente feliz lo amo carmen

Periódico El Economista es una empresa de