Reestrena obra en el bar El Vicio
Las Reinas Chulas, la delicia de la crítica ácida
Marisol Gasé, Ana Francis Mor, Nora Huerta y Cecilia Sotrés, así como Antonio Cerezo llevan al escenario “El coronel no entiende aunque le escriban”, una obra “sin pelos en la lengua” que expone de manera visceral y divertida la vulgaridad en la que ha caído la Política y quienes la ejercen en nuestro país.
Angélica Pineda / El Economista
Oct 15, 2011 |
8:30
Ana Francis, Cecilia Sotrés, Marisol Gasé, Antonio Cerezo y Nora Huerta, en el reestreno de la obra. Foto EE: Angélica Pineda.
compartir

¿Por qué el coronel no entiende, aunque le escriban? Porque lo educó Elba Esther Gordillo, respuesta lógica para un país en el que la educación no garantiza nisiquiera tener trabajo y que se ha quedado sin opciones políticas, porque sus dirigentes las han ejecutado a discursazos.

Es aquí donde la crítica ácida y constructiva que ejercen como un viejo oficio Marisol Gasé, Ana Francis Mor, Nora Huerta y Cecilia Sotrés en su espectáculo “El coronel no entiende aunque le escriban” se vuelve necesaria para despabilar al “yo” social, que también quiere gritar: “si no pueden, que se vayan”.

Escrita por las Reinas chulas y Antonio Cerezo, la obra expone de manera divertida e irreverente, y con una buena dosis de rusticidad, los secretos que se llevan a la cama personajes como “Featrix” Paredes, Enrique Peña Nieto y La Gaviota, entre otros.

-¿Por qué lanzar un reestreno?
-Nora Huerta: Como en todos los espectáculos de las Reinas chulas, nos trepamos al escenario porque tenemos la necesidad de hablar de algo en específico, como la vulgaridad de la política. En un principio era hablar de ese poder que tiene los políticos para echar todo a perder. Pareciera que cualquier cosa que tocan, sea la más noble, la más justa o la más equitativa, la echan por el suelo.


SECRETOS DE ALCOBA

En “El coronel no entiende aunque le escriban”, la vulgaridad es el vehículo para llegar a la alcoba de aquellos que ostentan el poder político, y que permite imaginar algunos de sus secretos. Para ello, explica Nora Huerta, fue necesario “rebuscar dentro de lo feo, lo más feo” de sus personajes.

Con esta obra “queremos criticar a Peña Nieto y a los priístas. Nos negamos rotundamente a que México vuelva a cometer el error grave de volver a colocar al PRI en la Presidencia. Pero desgraciadamente tampoco hay otras opciones”, expone Huerta, quien personifica al anciano Wilfrido.

Estamos un poco a la deriva entre los panistas que demostraron no poder con este gran sistema corrupto que nos heredaron los priístas y la ausencia de una izquierda real, formada, concreta que ofrezca una opción”, agrega Ana Francis Mor, quien da vida a Wenceslao, amigo de Wilfrido.


BEATRIZ: SER O NO SER

En esta obra, el personaje que va tomando relevancia es el de “Featrix” Paredes, poco hábil para la tecnología (apenas le entiende a su “Aypa”), pero una bala en eso de armar mitotes y conjuros nahualescos.

La posible aspirante priísta al gobierno del Distrito Federal, es una gran incógnita para las cabareteras de El Vicio, no por ser un misterio, sino por su falta de definición en cuestiones de género y de apoyo a las mujeres.

“Estaría padre pensar que una lesbiana sea gobernadora del DF, pero la verdad es que no sabemos si es lesbiana o no. No lo ha dicho abiertamente”, comenta Cecilia Sotrés, encargada de personificar al muy acicalado Peña Nieto en el escenario.

“Ella dice es de vanguardia y progresista, pero no se ha pronunciado nisiquiera por el asunto del aborto y eso nos parece muy grave. Pudo haber ayudado a que 18 estados de la República no se echaran para atrás con esa ley, y no hizo nada”, acusa Marisol Gasé, quien recrea a “Featrix”, “La Gaviota” y a la “Maestra Gordillo”.

-Con políticos así ¿hay esperanza?
-
-Nora Huerta: En alguna parte de nosotros sigue existiendo esa parte de belleza que no ha sido devorada por esos personajes tan corruptos. De ahí la historia de los ancianos (Wilfrido y Wenceslao), que creen en el amor, que quieren transformar al universo y que asisten a todas las marchas, porque cosa curiosa en este país: los movimientos los están armando los adultos mayores, quienes han vivido toda una vida de injusticia, de crueldad y de inseguridad social, económica y política.

-Cecilia Sotrés: En el fondo, el cabaret ofrece una gran esperanza, si no lo creyéramos ya nos hubiéramos aventado del puente de Churubusco. La gran esperanza está en la ciudadanía. Muchas organizaciones civiles están poniendo en la mesa ideas, pensamientos importantes. Es ahí donde vemos la única posibilidad real, gane quien gane, en la ciudadanía.

Cartelera

“El coronel no entiende aunque le escriban”
Temporada: Viernes y sábados 22:30 horas.
Teatro Bar El Vicio. Madrid No. 13, Coyoacán.
Reservaciones: Tel 56591139

  • Otros eventos:

“Pimpilenchas”
Marisol Gasé y Ana Francis Mor.
Temporada: Miércoles 21:30 horas.

“Y que me pongo flamenca”
Con la participación de María Elena Anaya.
Temporada: Sábados de octubre. 20:00 horas.

apr

1 Comentarios
Comentarios
Trinidad Rojas (no verificado)
Agregado:
9 Dic 2011 |
09:33 AM

Gracias por hacer este tipo de críticas constructivas, no las he visto en el escenario en vivo, sólo en cortas grabaciones.

Admiro la pasión con la que se entregan al hacer su trabajo, su activismo y el gusto por su labor altruista.

Lo natural y de calidad existe, un ejemplo son ustedes.

Saludos!!!!

Periódico El Economista es una empresa de