Andy Goldstein retrata la miseria a domicilio
El fotógrafo expone en México una colección de 39 imágenes en las que documenta las condiciones de exclusión social en favelas, villas miseria o asentamientos irregulares de 14 países de América Latina.
AFP
Jun 20, 2012 |
22:00
Foto: AFP
compartir

Metal, madera y tela conforman las casas en que viven las familias más pobres de América Latina, una realidad que documenta la exposición "Vivir en la Tierra", del artista argentino Andy Goldstein, que se inaugura este jueves en México.

La muestra de 39 fotografías de gran formato documenta las condiciones de exclusión social en favelas, villas miseria o asentamientos irregulares de 14 países de la región, donde hay 174 millones de habitantes en extrema pobreza, explica a la AFP Goldstein.

La idea surgida hace 25 años se hizo posible a partir de 2009 con el patrocinio de la Organización Techo, con sede en Santiago de Chile pero con alcance regional.

La primera imagen que tomó Goldstein sobre la forma en que viven los más desposeídos de América Latina muestra una pequeña habitación de paredes de tela y madera con piso de barro, en la que posa un hombre con sus dos hijos en una cama, que es casi el único mueble en la propiedad.

Esta foto fue tomada en 2009 en una localidad de Buenos Aires, conocida como Nicole porque no hay "ni colectivos, ni medios de transporte", indica el artista que después fotografió a casas y familias de barrios carenciados en Brasil, Colombia, México, Costa Rica, Haití, entre otros países.

Conforme fue avanzando en el proyecto, a Goldstein la precariedad de las viviendas comenzó a parecerle recurrente.

"Yo estaba asombrado, y es que se puede resumir con una frase: la pobreza es una sola", dice el fotógrafo mientras supervisa la diposición de las obras en el museo Memoria y Tolerancia, en el centro de Ciudad de México, adonde llega por primera vez la exposición itinerante.

"Efraín es un desplazado, está amenazado de muerte por los cárteles de la droga por negarse a colaborar", reza el texto que acompaña a una de las fotos más impactantes de la muestra, en la que aparece este hombre en su vivienda en un lugar de Colombia, con sus tres hijos y su esposa.

La foto "es una metáfora impresionante": mientras sobre el suelo de tierra hay un caos de ropa y objetos domésticos, cuando volteas hacia arriba te topas con un "poético" techo de planchas de metal adornado con estrellas y pequeños juguetes que cuelgan sobre la familia, explica Goldestein.

Inspirado en la obra de Walter Benjamín y el antropólogo Erwin Goffman, el fotógrafo explica que recurrió a una compleja técnica que busca recuperar los daguerrotipos de la "foto primitiva", objetos únicos que reflejan algo inherente de cada persona.

En vez de usar la técnica moderna de la instántanea, pidió a las personas que posaran durante un rato hasta que su gesticulación y actitud corporal tomara una forma propia y natural.

Otra recurso técnico fue sacar las fotos en partes, con varios fotogramas ensamblados con un software en un técnica panorámica que le permitió tener en cada obra una perspectiva imposible de obtener con un solo fotograma, sostiene Goldstein.

La luz descata en los rostros y en algunos objetos de cada foto, dándole a cada imagen una especial composición de luces y sombras.

klm

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de