Falta de ejercicio, todo un problema médico
La falta de ejercicio prolongada puede ocasionar la pérdida de la condición física, es decir, que el ritmo cardíaco se eleve en exceso al hacer algo de actividad.

Rochester, EU. La falta de ejercicio es una causa de obesidad, la cual a su vez puede generar diabetes, alta presión arterial, daño en las coyunturas y otros problemas serios de salud…

—¿Por qué entonces no tratar la falta de ejercicio como una condición médica? Michael Joyner, psicólogo de la prestigiada Clínica Mayo, asegura en el último número de la Journal of Physiology que hay que hacerlo.

La inactividad física afecta la salud no sólo de las personas obesas, también la de quienes no tienen ese problema, como personas con trabajos de oficina, pacientes que deben permanecer inmóviles por periodos largos, entre otros, dice Joyner.

La falta de ejercicio prolongada puede ocasionar la pérdida de la condición física, es decir, que el ritmo cardíaco se eleve en exceso al hacer algo de actividad, atrofia muscular o esquelética, reducción del volumen sanguíneo y disminución de la resistencia física.

El problema es que la falta de condición física genera un círculo vicioso, pues cuando las personas empiezan a tratar de ejercitarse se cansan rápidamente, experimentan mareos y otras incomodidades y, eventualmente, dejan de intentarlo.

La inactividad física es la causa fundamental de muchos de los problemas que comúnmente tenemos –dice Joyner-. Si la medicalizáramos, entonces podríamos encontrar la forma de dar terapias de corta o larga duración que se centraran en cambios de hábitos y actividad física. Y se podrían adoptar políticas públicas, como lo hemos hecho con el tabaquismo o con beber y conducir, podríamos limitar la inactividad y promover la actividad física”.

Algunas condiciones médicas crónicas están asociadas a la pobre capacidad de ejercitarse, como la fibromialgia y los síndromes de fatiga crónica y de taquicardia ortostática postural (conocido este último como POTS, por su sigla en inglés, y caracterizado por alto ritmo cardiaco y síntomas de gripa al permanecer de pie), y para ellos se prescriben, en demasiadas ocasiones, medicinas en lugar de ejercicio progresivo, se queja Joyner.

A quienes nunca han hecho ejercicio, Joyner recomienda empezar despacio y aumentar progresivamente, “no se lancen y empiecen a entrenar para un maratón. Empiecen con metas alcanzables y vayan paso a paso”.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de