A 87% de la AAAS le importa el debate público
En EU se derrumba la torre de marfil
La mitad de los científicos encuestados usan redes sociales y casi una cuarta parte bloguea sobre su trabajo.
Manuel Lino / enviado El Economista
Feb 15, 2015 |
22:03
La mayor penetración de las redes provoca que los científicos estén más activos. Foto: Cortesía AAAS
compartir
Widgets Magazine

San José, EU. “Los científicos deberían enfocarse en establecer hechos científicos sólidos y mantenerse alejados de los debates sobre políticas públicas”.

Apenas 13% de los miembros de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, por su sigla en inglés) considera cierta la aserción anterior, mientras que la gran mayoría de los 3,748 encuestados cree que los científicos deben tomar parte activa en los debates relacionados con la ciencia y la tecnología. Es decir, que en general se cree que el científico debe salir de la llamada “torre de marfil”, que solía considerarse su aislado refugio.

Y de hecho, los datos del estudio, llevado a cabo por el prestigiado Pew Research Center, muestran que muchos de ellos ya están fuera de la torre, pues 47% de ellos “utiliza las redes sociales para platicar sobre ciencia o para leer sobre desarrollos científicos. Y 24% de los miembros de la AAAS bloguea sobre ciencia e investigación”, se lee en un resumen del informe presentado en la convención de la AAAS que se lleva a cabo desde el jueves pasado en San José, California.

No hay una característica definitoria en los científicos que están afuera de la torre de marfil, pues pertenecen a diferentes grupos de edad y disciplina, e incluso es independiente de si creen que la disciplina o el tema en que trabajan es de interés del público.

El estudio, segunda parte de uno liberado hace unos meses, revela así la otra cara de la moneda, pues afirma también que 71% de los científicos considera que el público tiene interés o mucho interés en sus áreas de especialización.

E incluso, algunos (22%) consideran que sus carreras pueden avanzar si su trabajo es comentado por los medios de comunicación o en las redes sociales. Aunque son casi el doble (43%) los que creen que es importante o muy importante que su trabajo se comente públicamente, reporte o no un beneficio para sus carreras. Esta cifra ha aumentado, pues en el estudio del Pew del 2009 fueron 37 por ciento.

Cabe mencionar que 71% de los miembros que integran la AAAS son hombres.

Pero no todo es color de rosa

Junto con los datos anteriores, hay que mencionar que muchos consideran que las coberturas periodísticas pueden llegar a ser perjudiciales para la causa científica: 79% cree que “es un problema mayor para la ciencia que los medios periodísticos no distingan entre los descubrimientos científicos con buenos fundamentos y los que no los tienen”. Y 52% dice que “la simplificación de los hallazgos de la ciencia es un problema para la ciencia en general”.

Aun así, 51% de ellos afirma que platica con los reporteros.

Los científicos del centro que presentaron el estudio hacen entonces un apartado para que los reporteros no tergiversemos la información que nos están dando: “Se refiere sólo a los miembros de la AAAS que son en general de edad avanzada (poco más de 6o años, en promedio) y dedicados en buena medida a la biomedicina”, dice Cary Funk, directora asociada de investigación.

La precisión en lo que se dice es importante, explica Dominique Brossard, coautora del estudio, “no es lo mismo que el título de una nota sea: ‘87% de los científicos está de acuerdo en que el cambio climático es responsabilidad de la humanidad’, a decir que: ‘99.9% de los científicos dedicados al clima está de acuerdo en que el cambio climático es responsabilidad de la humanidad. La primera frase puede dar la impresión de que hay una cantidad significativa de científicos con una opinión autorizada sobre el tema que no están de acuerdo”.

A la pregunta de si consideran que este cambio de actitud está de alguna manera guiado por los avances en las tecnologías de la información o por una actitud más abierta de la gente, Funk dice: “La respuesta es sí. Es decir, son ambas cosas. La gente está activa y discutiendo en los medios y en las redes, y eso involucra a los científicos, que estaban acostumbrados a tener ‘conversaciones’ largas, en lo que escribían su artículo y se publicaba y alguien lo leía, podía pasar un año, ahora pueden ser unos segundos”.

Con guiño amplificarán la visión

San José, EU. Investigadores suizos están desarrollando lentes de contacto que contienen minúsculos telescopios para estimular y amplificar o reducir la visión con un guiño.

El nuevo lente de contacto de 1.55 milímetros de espesor contiene un telescopio reflector, extremadamente fino, que es activado por guiños.

Lanzado por primera vez en el 2013 y afinado desde entonces, el prototipo fue presentado por Eric Tremblay, de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne en Suiza, ante la AAAS.

Los lentes vienen con películas inteligentes que responden a los guiños, pero no a los parpadeos, por lo que el usuario puede cambiar, casi sin esfuerzo, de una visión normal a una magnificada, y a la inversa.

El usuario realiza un guiño con el ojo derecho para activar el telescopio, y con el izquierdo para desactivarlo.

“Pensamos que estos lentes son prometedores para personas con poca visión y aquellos con degeneración macular asociada con la edad”, un desorden que afecta a personas mayores, dijo Tremblay.

Los lentes amplifican los objetos 2.8 veces, lo que permitiría a los pacientes con degeneración macular asociada con la edad leer más fácilmente y reconocer más claramente objetos y rostros con su ayuda.

Financiado por DARPA, el principal brazo de investigación del Pentágono, los lentes estaban originalmente pensados para servir como una forma de visión biónica para los soldados.

Tremblay fue muy cuidadoso en destacar que el accesorio estaba aún en su fase de investigación, a pesar de que podría eventualmente convertirse en una “opción real” para la gente con degeneración macular asociada con la edad.

Los contactos están hechos usando rígidos lentes, a diferencia de los contactos suaves usados por la mayoría de personas, pero son seguros y cómodos, aclaró Tremblay. (Con información de AFP)

@manuelino_

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de