Hay 4,000 animales “a la deriva”
El circo y sus animales viven un trágico final
Algunos han muerto, otros han sido abandonados; ninguno ha llegado a un santuario.
La Profepa rescató a 20 animales enfermos, presuntamente propiedad de un circo instalado en un predio en Mérida. Foto: Notimex

Mary, una elefanta que vivió por más de 20 años en el circo, fue vendida a un particular, tras la aprobación de la llamada “ley de circos sin animales” en México.

La empresa Fuentes Gasca se vio obligada a desprenderse del paquidermo; el comprador lo llevó al Zoológico Benito Juárez de Morelia para que lo cuidaran, pero en menos de cuatro meses el animal murió ante la falta de cuidados y negligencia de sus “nuevos dueños”.

Algunos ejemplares, de los 4,000 que se calcula tienen los circos, han muerto; otros ya fueron vendidos al extranjero, varios han ido al mercado negro o han sido abandonados y ninguno, dicen los circos, ha llegado vivo a un santuario en el extranjero.

“No existen ni existirán los famosos santuarios prometidos. Lo que está pasando con los circos es que no tienen dinero para mantener a los animales que se están muriendo de hambre; nosotros no estamos abandonando animales pero no dudo que algunos circos sí lo hagan, pues no hay ayuda ni respuesta de las autoridades que prometieron apoyarnos”, aseguró en entrevista Mercedes Portugal, domadora y tercera generación de la familia cirquera Fuentes Gasca.

La ley que prohíbe el uso de ejemplares de vida silvestre en circos entrará en vigor el próximo 8 de julio, pero desde hace meses, algunos de los 183 circos que la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tiene registrados ya desaparecieron.

Incluso, la famosa Carpa Astros, donde el Circo Atayde realizaba temporadas, ahora presenta shows de acróbatas, comediantes, conciertos, festivales de artes circenses y hasta lucha libre.

¿Hay rescate o no?

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró haber rescatado en los últimos meses varios animales que algunos circos han abandonado tras la aprobación de la ley de circos sin animales, promovida por el Partido Verde y apoyada por artistas como Kate del Castillo, Eugenio Derbez y Sergio Mayer.

“¿Dónde están todas esas estrellas de la televisión que hicieron campaña contra los circos? Hasta la fecha, los sigo esperando en mi circo, porque jamás conocieron lo que pasaba y se prestaron para una campaña política”, agregó la domadora.

La Profepa implementó un programa nacional de inspección a circos donde el año pasado visitó cerca de 22, de los cuales 14 resultaron con irregularidades y tres no cuentan con la autorización para utilizar fauna en sus actividades, de acuerdo a la Ley General de Vida Silvestre.

“La Profepa no está recibiendo animales, no dicen la verdad. Ellos quieren que vayamos y les entreguemos nuestros animales, pero tienen que entender que los animales son el patrimonio de las familias de circo, nos costaron mucho dinero, nadie nos los regaló y no se los vamos a dar así nada más”, explicó.

Recientemente, en Yucatán, las autoridades reportaron el rescate de 20 animales silvestres en malas condiciones de salud, al ser abandonados en jaulas y sin alimentos por sus dueños.

Incluso, Raúl Julia, hijo del famoso actor de Hollywood, entró al escenario a prometer que la organización estadounidense Shambala colocaría a varios animales en distintos santuarios.

Pero los circos dijeron que nada de esto es verdad, que nadie los está ayudando y sobre todo que no saben qué hacer con los animales que se están muriendo de hambre, pues varios han cerrado sus puertas.

La Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circos (UNEAC) calcula que existen cerca de 4,000 animales de todo tipo y a nivel nacional, según informes, algunos han sido vendidos a zoológicos privados y otros en el extranjero.

Autoridades del Distrito Federal declararon en su momento que apoyarían a los circos mexicanos, en voz de José Ramón Amieva, titular de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del Gobierno del Distrito Federal.

“Vamos a trabajar con los dueños y los empleados para ayudarles a través de beneficios que podrían ser fiscales para que puedan adecuarse”, dijo en su momento, pero el apoyo no llegó.

La Semarnat, junto con la Profepa, aseguraron que se harán responsables de ellos, que trabajarían para que “a partir de julio todos los animales tengan un destino acorde al respeto que le debemos a todas las especies animales”.

Pero ante el reciente abandono de los animales, la Profepa hizo un llamado a los circos para que entreguen la lista de sus ejemplares, a fin de que sean canalizados a los mejores sitios para su manutención y cuidados.

“Asimismo, se exhorta a los circos a evitar ser sancionados por abandonar ejemplares de fauna silvestre, lo cual puede ser sancionado con una multa que va de 50 a 50,000 días de salario mínimo”, expresa.

En los últimos días, el 22 de junio, la Profepa anunció que 25 animales se van trasladar al The Wild Animal Sanctuary, ubicado en Denver, Colorado.

“La duda es quién se va a quedar con los animales, quién va a financiar todo el proyecto, pero no hay nada claro (...) Es un linchamiento y nuestra sensación es que al final de cuenta quieren hacer negocio con nuestros animales y todo lo que han hecho en contra de nosotros”, finalizó Mercedes Portugal.

La función ha terminado. Los circos mexicanos, una tradición con más de 100 años de historia en nuestro país, va a desaparecer como lo conocíamos, y los animales, de quienes se decía que la ley los protegería, hoy viven un futuro incierto que podría acabar en la muerte.

vgutierrez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de