festival internacional cervantino
Un concierto científico sobre los planetas y la astrología
El espectáculo Los Planetas de Gustav Holst comenzó sobre una manta blanca, donde se proyectaron imágenes de planetas, galaxias, cráteres y auroras; atrás, la música en vivo de la Orquesta Sinfónica de Xalapa.
La Explanada de la Alhóndiga de Granaditas recibió a cientos de personas en este espectáculo. Foto: Cortesía FIC
relacionadas
compartir

“El arte y la ciencia son dos mundos que no son mutuamente excluyentes. Como dijo el bioquímico y prolífico escritor, Isaac Asimov, hay un arte en la ciencia y una ciencia en el arte, las dos no son enemigas, sino que cubren diferentes aspectos de una misma totalidad”, así fue como José Francisco Salgado, astrónomo y artista visual, explicaba al público del Festival Internacional Cervantino 2015, la razón del espectáculo Los Planetas de Gustav Holst.

Y es que la histórica Explanada de la Alhóndiga de Granaditas recibió con gran expectativa la presentación de un sui géneris cortometraje que tuvo como coprotagonista a la Orquesta Sinfónica de Xalapa.

Imagine estimado lector que llega y el escenario de más de 10 metros de largo está cubierto por una manta blanca, dan tercera llamada y el escenario sigue cubierto; bueno, pues ahí comienza todo: ante nuestros ojos aparecen imágenes y viajes virtuales impresionantes de los planetas y sus montañas, cráteres y volcanes; además de torbellinos de polvo, animaciones de sondas y su paso por los planetas basadas en hechos reales; documentos históricos de la exploración planetaria, como las bases de Venus y visuales del Sol, el tránsito de mercurio, una mancha solar, auroras en Júpiter y Saturno, entre otras impactantes imágenes.

A todo esto, añádale dos pantallas laterales que nos permitían observar la ejecución musical por parte de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, la cual se encontraba tras la gran manta blanca. Seguro está pensando: “¡Uf, de lo que me perdí!”.

Y sí, pero le cuento más detalles para que en cualquier oportunidad similar no dude en acudir a un espectáculo que incluya ciencia.

Ciencia y sinfonía

El espectáculo creado por José Francisco retoma la obra más conocida del compositor inglés Gustav Holst, compuesta entre 1914 y 1916 durante la Primera Guerra Mundial. Se trata de una suite de siete movimientos, a cada uno de los cuales Holst le dio el nombre de un planeta. El propio Holst declaró que la obra se basaba en la significación astrológica de los siete planetas representados en ella.

La ejecución de esta obra, a cargo de Lanfranco Marcelletti, director de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, tenía que ir de manera exacta con la proyección de la imagen y según sus palabras, se consiguió, “aunque es muy difícil acompañar una película”.

Marcelletti aseguró: “Estoy aprendiendo, ha sido toda una experiencia”. Cuando se le preguntó sobre lo difícil que era trabajar en este proyecto, dijo: “La orquesta entendió perfecto que ser coprotagonista de un proyecto de esta naturaleza era mucho más placentero que dejar pasar la oportunidad.

“Sabíamos la fama de José Francisco y de la importancia que tenía este proyecto; queríamos mucho colaborar, así que les pedí a todos que dejáramos el ego de lado y ¡vamos a participar! Obviamente todos estaban contentos y nadie reclamó por eso”, dijo.

Al cuestionarlo sobre por qué participar en un proyecto que fusiona la ciencia y el arte, el músico brasileño respondió con una gran sonrisa que antes de estudiar música, estudió física y química, “con eso lo digo todo”.

Por su parte, José Francisco asegura que el corto homónimo Los planetas de Gustav Holst comienza su proceso creativo con la música.“Para mí sería una falta de respeto crear unos visuales que no tuvieran nada que ver con la obra de Holst; es decir, que no sigan la armonía de la música”, dijo.

“Primero vino la música y traté de hacer una interpretación visual de lo que escuché. Es un proceso creativo cargado de sensibilidad; como científico y artista, espero transmitir esa emoción al público”, explicó.

Además, dijo que las imágenes y animaciones son un resumen de lo que se ha logrado con los exploradores científicos del Sistema Solar: “Son recopilaciones de imágenes reales de la NASA, de la Agencia Espacial Europea, de sondas espaciales y algunos telescopios desde la Tierra”.

Inspirar a la gente para alcanzar sus pasiones

El también director ejecutivo de KV 265, organización sin fines de lucro cuya misión es la divulgación de la ciencia a través del arte, aseguró: “Lo que intentamos hacer es utilizar las artes como vehículo para divulgar ciencia en foros no tradicionales, como una sala de conciertos. Nosotros vamos al museo de ciencia y al planetario o a la biblioteca para aprender de ciencia pero no a estos espacios, es una forma de exponer a la ciencia de una manera no intimidante, pues la gente lo mezcla con la música y esto tiene un aporte muy significativo”.

“Un director musical brasileño, un astrónomo puertorriqueño y músicos y público mexicano, apreciando las artes y las ciencias, disciplinas universales... qué gran fusión”, expresó Salgado.

Además, aseguró que su misión es tan sencilla como inspirar a la gente a aprender algo que quizás no le interesaba mucho antes. “Para mí no hace diferencia si ese algo es el casco antiguo de una ciudad, las auroras boreales, Júpiter, la Galaxia de Andrómeda, el arpa, la música, la fotografía o el cine. Misión cumplida si alguna de las personas que asiste, especialmente los niños, encuentra su pasión o sus pasiones con este espectáculo. Si al final tenemos personas haciendo lo que realmente les apasiona, esto nos llevará a una mejor sociedad”, concluyó.

nelly.toche@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de