Un santuario de felinos único en México
Black Jaguar White Tiger, el líder de la manada
Esta fundación trabaja para darle una vida digna a grandes felinos que fueron maltratados por sus dueños, en circos o zoológicos.
Los felinos se encuentran distribuidos en dos ranchos del Ajusco. Foto Archivo EE: Fernando Villa Del Ángel
relacionadas
compartir

Hace tres años, Eduardo Serio se enteró de que un bebé jaguar negro de sólo tres meses de edad iba a ser entregado a una tienda de mascotas para que la gente se tomara fotografías con el pequeño felino.

Aquel acontecimiento le pareció indignante y lo motivó a rescatarlo, lo que le cambió la vida y lo hizo regresar a México tras 15 años de vivir en Estados Unidos, pues a partir de ese momento no sólo sintió la responsabilidad de cuidar a Cielo, como bautizó al jaguar, sino de luchar por crear conciencia y evitar este tipo de acciones en contra de los animales.

Así comenzó a rescatar felinos que se encontraban en pésimas condiciones, algunos en circos, otros que habían sido comprados como mascotas y unos más que vivían en zoológicos.

Aunque tuvo que transcurrir un año, antes de que Black Jaguar White Tiger se instituyera legalmente como fundación, él no dejó de trabajar en pro de los felinos.

Después de Cielo, cuenta Verónica Abdul, quien es parte de la fundación, llegó Tierra, una tigresa; luego Carmita,
una leona, y muchos más.

Y es que con la entrada en vigor, el 8 de julio del 2015, de la Ley General de Vida Silvestre, que prohibió utilizar animales salvajes en los circos, más felinos necesitaron hogar y la fundación les abrió sus puertas.

Actualmente han rescatado a 260 animales entre jaguares, leones, tigres, pumas, leopardos y dos osos, los cuales se encuentran distribuidos en sus dos ranchos del Ajusco.

Para lograrlo, Eduardo trabaja de la mano con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), instituciones que canalizan el rescate de estos animales y quienes se encargan de certificar y checar que cada felino cuente con un registro.

“Todos los animales que han sido rescatados por la fundación cuentan con un registro ante la Profepa”, comenta Abdul.

Al llegar a Black Jaguar White Tiger, el equipo de veterinarios determina su salud, pues es una prioridad que los felinos estén saludables, tras esa revisión se determina cuál será su nueva casa, si es necesario un tratamiento especial, así como la dieta que debe seguir.

undefined

El entusiasmo y el trabajo de la gente que forma parte de la fundación hace posible que cada semana lleguen las 5 toneladas de pollo sin piel que requieren para alimentarlos, además de los medicamentos necesarios y los gastos extras, que salen todo el tiempo, pero los recursos no son suficientes, pues viven de donaciones y de los ingresos de su tienda de productos en línea.

Aquí, en este santuario de felinos, las historias son desgarradoras. A Vanessa Fernández, quien también colabora con Black Jaguar White Tiger, y es amante de los animales, aún se le estruja el corazón al recordar cómo llegan muchos de los felinos y cómo el hombre es capaz de tanta crueldad.

“Aquiles, un tigre que llegó con 11 fracturas, vivía en una casa en pésimas condiciones, pues las personas pensaron que comprar un animal y tenerlo como mascota era muy sencillo”.

También está la historia de Matilda,
una leona que creció en un cuarto de baño en Rusia o la de aquellos tigres y leones que crecieron enjaulados para ser parte de un acto de circo, a los cuales les cortaron las garras y les sacaron los dientes.

Fernández explica otro de los grandes problemas que enfrentan estos felinos, “Naturalmente, sólo uno entre 10,000 tigres o leones nace blanco, ello se debe a que se reproducen en una línea sanguínea directa muchas veces, hecho que frecuentemente realiza el hombre para lucrar con esa especie, sin tener en cuenta las malformaciones genéticas que les provocan”.

Uno de los casos más inexplicables es el de un ligre, un híbrido producto del cruce entre un león y una tigresa, que sufre de gigantismo, especie que naturalmente no es posible, pero que el hombre crea por lucro.

Hoy, a través de su trabajo, Black Jaguar White Tiger busca concientizar y sensibilizar a la sociedad para evitar el maltrato animal y que cada vez más gente se una a esta causa con sus donaciones.

¿SABÍAS QUE?

Este tipo de felinos en su hábitat
viven entre 12 y 15 años y en cautiverio pueden vivir hasta 25 años.

Dato importante

Para motivar un mayor número
de donaciones, actualmente, la fundación Black Jaguar White Tiger entrega recibos deducibles.

¿Dónde donar?

Nombre: Fundación Jagua
Negro Tigre Blanco, AC
Banco: Banamex 
Sucursal: 9646
Dirección: Avenida de Las Fuente No. 556 Pedregal.
Número de cuenta: 69 20 727
Número Clabe: 0021 8070 1069 207278
Swift: BNMXMXMM
Nombre del banco: 
Banco Nacional de México SA
Ciudad/País: Ciudad de México, México.

arcelia.lara@eleconomista.mx

1 Comentarios
Comentarios
Fred (no verificado)
Agregado:
24 Oct 2016 |
16:02 PM

Que grande eres Eduardo Serio, te sigo en instagram, es una obra admirable. Gracias

Periódico El Economista es una empresa de