fenómeno restaurantero que tiene un importante auge
Comunidad y conveniencia, los mercados gourmet en la CDMX
Estos espacios buscan renovar los mercados populares de la ciudad, agregándoles opciones de comida y productos gourmet.
Mercado Roma ofrece gran variedad gastronómica, además de tener un gran diseño arquitectónico. Foto Archivo EE: Natalia Gaia
relacionadas
compartir

“Mercado Roma nace a partir de la idea de crear un mercado moderno en México”, así lo explicó Alberto Sacal, el creador del proyecto que se ha convertido en el referente de los mercados gourmet en la Ciudad de México, un fenómeno inmobiliario y restaurantero que está teniendo un importante auge en la ciudad. Pero ¿qué son los mercados gourmet y qué ventajas o desventajas ofrecen estos nuevos negocios?

Hace dos años, en mayo del 2014, se inauguró Mercado Roma, el primero de estos espacios en los que se intenta hacer una reelaboración de los mercados populares de la ciudad agregándoles opciones de comida y productos gourmet, con edificaciones diseñadas por reconocidos arquitectos como Michel Rojkind, quien también estuvo encargado de la reconstrucción de la Cineteca Nacional.

Desde entonces, este tipo de lugares se ha popularizado a tal grado que cada cierto tiempo aparece un nuevo mercado gourmet o food hall en zonas específicas de la urbe, principalmente en las colonias con mayor flujo comercial.

“Los mexicanos somos mercaderos, tiangueros de toda la vida. Pero los mercados se han ido remplazando por supermercados, por comida empaquetada (...) Y la idea de Mercado Roma era eso: traer un mercado más moderno, más limpio, más seguro, a nuestro país, con la idea de que sea un mercado, de que sea un tianguis, de que sea parte tradicional, pero también parte moderno”, comentó Sacal.

Otro ejemplo de estos nuevos espacios es Mesa Nápoles, que abrió sus puertas hace seis meses, en mayo del 2016 y que, de acuerdo con los hermanos Mario y Alfredo Alvírez, sus creadores, es un colectivo gastronómico que surge con la idea de poder brindarle a la gente opciones para comer de diferentes chefs mexicanos, como Corazón de Pollo, de Bernardo Bukantz y Luis Serdio, o Neipols Burger, de Antonio de Livier.

Los hermanos Alvírez eligieron la colonia Nápoles para establecer este food hall debido a que es una colonia en crecimiento, a que es de las más viejas que hay en la Ciudad de México y a que es una colonia bien ubicada.

Para estos hermanos emprendedores, el negocio de los food halls tiene un boom en el país, “lo que es algo muy bueno, porque la gente que está creando su propio concepto y si quiere innovar con un negocio no necesita de un gran capital para establecer su local y empezar a crear una marca”.

En muchos de los casos, este tipo de desarrollos no contempla las necesidades de infraestructura pública que conlleva ofrecer sus servicios. Por ejemplo, en la colonia Juárez, donde se ubican el mercado gourmet 
Milán 44 y el Comedor Lucerna, y que de acuerdo con el portal inmobiliario Lamudi es uno de los barrios con más futuro de la ciudad: la movilidad ante los constantes bloqueos en avenida Paseo de la Reforma y la falta de infraestructura vial puede llegar a convertirse en un problema para los vecinos.

Para la doctora Patricia Olivera, quien actualmente forma parte de la investigación colectiva “Polarización socio-espacial en la ciudad contemporánea”: “Esta política de licitación privada del desarrollo (...) genera desplazamientos residenciales y de actividades comerciales y de servicios tradicionales, a través del encarecimiento de la vivienda y de los locales de trabajo en la Ciudad de México”.

Menos de 30% de la población de la CDMX vive en las delegaciones en las que se encuentran estos mercados: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Coyoacán y Álvaro Obregón, según el Inegi. Además, las rentas promedio en estas cinco delegaciones son las más caras de la ciudad.

Esto no toma en cuenta los desplazamientos que deben hacer muchos trabajadores para llegar a sus centros de trabajo, que están ubicados en alguna de estas demarcaciones, lo que aumenta la población temporal, por lo que es necesario considerar que para más de 6 millones de habitantes de la ciudad acceder a este tipo de lugares no es una alternativa sencilla.

Mercado Gourmet Samara es uno más de los mercados gourmet que abrieron sus puertas este año. “Santa Fe es actualmente la zona financiera y corporativa más grande del país; su densidad de oficinas y de viviendas permitieron que el formato sea la mejor opción para grupos de trabajo, familias y amigos (...) Se buscó en Santa Fe crear un ambiente nocturno que permita al usuario separarse por unos momentos del ambiente corporativo y pasar un buen rato”, dijo Eduardo El-Mann, creador de este food hall.

Aunque Samara está abierto a todo el público, una de sus características principales es que está destinado a una comunidad específica: oficinistas y visitantes de los distintos corporativos y centros comerciales que se ubican en esta zona, pero principalmente para el Corporativo Samara y Samara Shops, administrados por Fibra Uno.

“Una de las ventajas principales es que puede ser un sitio para todo tipo de horarios y todo tipo de reuniones, desde tomar un café con los amigos hasta tomar una cerveza con colegas del trabajo (...), al estar dentro de una plaza comercial, la seguridad es una de las cualidades importantes de Mercado Gourmet Samara como punto de reunión”, explica El-Mann.

Este nuevo mercado es una prueba piloto que Fibra Uno desarrolló para que funcionara como ancla dentro de sus desarrollos y nuevos proyectos. Según El-Mann, se encuentran en la planeación de nuevas sucursales, como Mercado Gourmet Polanco y Mercado Gourmet Coyoacán.

De acuerdo con Olivera, doctora en Geografía de la UNAM, el espacio público, el turismo y el uso corporativo de los desarrollos son los beneficiados de este tipo de renovaciones urbanas dentro de la ciudad, “lo cual combina directamente los intereses inmobiliarios y empresariales al asociarse con los públicos para atraer consumidores, residentes y turistas, desplazando a sectores populares”.

Hay que decir que estos mercados gourmet nacieron en zonas de alto valor adquisitivo o con una afluencia de visitantes de un estrato socioeconómico elevado: una renta promedio en la Roma ronda 17,262 pesos, por lo que una persona que quiera rentar en esta zona debería ganar, en promedio, 57,540 pesos, de acuerdo con Lamudi; en Santa Fe, la opción más barata para un departamento de 234 metros cuadrados, la superficie promedio en la zona, ronda 47,639 pesos, y el salario de la persona que quiera rentar ahí debería ser mayor o igual a 158,769 pesos.

Los mercados gourmet son una buena opción para acceder a una oferta variada de productos y servicios que no se encuentran fácilmente en otros establecimientos de la ciudad. Los ocho mercados que le mostramos forman parte de este nuevo fenómeno que se ha instalado en la zonas de la ciudad con un mayor flujo comercial; con un ticket que oscila entre 80 y 300 pesos por consumo, dependiendo de la elección del consumidor, cabe hacer la pregunta de si en otras zonas de la Ciudad de México esta propuesta es realmente viable.

Fuente: Olivera, Patricia. "Gentrificación en la Ciudad de México, entre políticas públicas y agentes privados" en Perspectivas del estudio de la gentrificación en México y América Latina. Coords. Víctor Delgadillo, Ibán Díaz y Luis Salinas. UNAM: México, 20015.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de