marcapasos
Vamos al circo
El elefante soñaba con ser un artista, pero el circo pagaba mejor. (Katalina Ramírez)
compartir

El miércoles y el 
sábado pasados,
en Bellas Artes y en la Feria del Libro de Puebla, Agustín Monsreal y Fernando Sánchez Clelo presentaron el libro Vamos
al circo, publicado por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En la edición se antologaron 125 microrrelatos de igual número de microrrelatistas de México, Argentina, España, Estados Unidos, Colombia, Venezuela y Perú. Con permiso del director de la colección 
Ficción Espress, de la BUAP, reproduzco algunos textos que dan una idea de dicho trabajo.

ACTO FINAL

Tras secarse el sudor con el pañuelo, la concurrencia

presenció cómo se ahogaba, impedido por respirar. Fue así como se supo que no era un charlatán: el mago, por descuido, se borró
la cara. (Édgar Omar Avilés)

PERDIDOS

En los desiertos, los espejismos no siempre son de mujeres y oasis, sino de pueblos enteros dispuestos al asombro. Hay circos
que pasan años viajando
en ellos sin darse cuenta
del engaño; otros, nunca regresan. (Enrique Ángel González Cuevas)

EL DOMADOR 
DE LEONES

Lo único que no pudo domar fue el hambre del león. (Guillermo Ramírez G.)

UN TRUCO PÓSTUMO

Dicen que durante su funeral, el mago Amahl, experto escapista que vivió a la sombra del gran Houdini, consiguió levantar la tapa
de su ataúd y se presentó
con una sonrisa triunfal ante la multitud congregada a la iglesia. Lo arrestaron por escándalo público y fue enterrado al día siguiente bajo estrictas medidas de seguridad. (Jordi Masó Rahola)

EL ELEFANTE 
SOÑABA

El elefante soñaba con ser un artista, pero el circo pagaba mejor. (Katalina Ramírez)

VENGANZA

La mujer del trapecista estaba nerviosa, casi podía
asegurar que su esposo
la había visto besándose con el domador de tigres. Él llegó a su lado con gesto 
afable y la cogió cariñoso por la cintura, haciéndola dudar.

—Hoy actuaremos sin red —le susurró al oído. (Laura Pérez Caballero)

CONEJO

Suele pasar conejo que a veces conejo el truco conejo se sale a veces de control conejo y entonces conejo aparecen conejos por todas partes conejo. (Sandro Walter Centurión)

CUESTIÓN 
DE PRÁCTICA

Nadie conocía el pasado del Hombre Bala; nadie supo que en sus inicios fue una bala perdida. (Aída López)

EL MAGO

Su primer acto fue aparecer un conejo. Luego, una paloma, un león, un niño, una manzana, un caballito de mar, un grano de sal, una flor... Y cuando al cabo de siete días el sombrero de copa quedó vacío, el mundo estaba creado. (Marcial Fernández)

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de