Garage Picasso
La bella y la homofobia
Disney ha hecho varios gestos prodiversidad sexual en los últimos años, y eso saca ronchas a los homófobos.
compartir

Vi La Bella y la Bestia porque, bueno, una es nostálgica de los 90 y para mi vergüenza y en demérito de mi reputación de tipa dura, me sé la letra de todas las canciones. Sí, yo también quiero aventuras que al mundo asombren.

Debo decirles, antes de entrar en materia, que yo no fui niña Disney. De chica era yo insoportable, un verdadero mejoralito (“tan odioso de grande como de chiquito”), me creía adulta y me negaba a leer, ver o cantar nada que me desvelara como niña pequeña.

Yo era fan de El Padrino, Nirvana, Pulp Fiction. ¿Disney? Pffff. Y luego vi El Rey León. Y ahí valió todo. Empecé a ver esas películas que me había perdido por payasa.

Quedé tan prendada de todo Disney que rogué para que me llevaran al musical de La Bella y Bestia en el hoy abandonado Teatro Orfeón, cuando Ocesa empezó a producir musicales de Broadway. Luego vi la versión original. Maldita sea: tengo el disco.

¿La película? Mi reseña de una línea: aburrida pero tierna. Emma Watson no es muy exigida y lo más divertido es la relación homoerótica entre los villanos Gastón (Luke Evans) y LeFou (Josh Gad).

Lo que me lleva al tema del que quiero hablar. Circula el meme por Facebook y Twitter: “Disney, con mis hijos no te metas”. El cartel de la película alterado y de la torre del castillo de la Bestia, mal photoshopeada, pende una banderita arcoiris. Luego un texto: “Padres de familia estamos molestos por IDEOLOGÍA DE GÉNERO (así con mayúsculas, gritando) en película de Disney. No iremos a verla”.

El meme lleva firma: un tal Marco Fidel Ramírez. ¿Quién es ese? Un rápido googleo nos lleva a su página. Es colombiano y se hace llamar “concejal de la familia”. Ya saben lo que eso suele significar: machismo, intolerancia religiosa y homofobia. A juzgar por su página, este señor de Bogotá encarna todo eso.

A estas alturas del partido supongo que ya casi todo mundo vio La Bella y la Bestia, al menos los cursis, los ñoños, los que tienen hijos y los que llevaron a la novia o el novio. No revelo ningún spoiler si digo que hay dos escenas dizque gays. Son muy sutiles, cortitas. En una tres personajes acaban maquillados al estilo Versalles: dos se horrorizan pero hay un tercero que se va feliz convertido en una drag queen.

La segunda es la que ha causado más escándalo: en la secuencia final, un gran baile, la cámara toma aspectos de toda la escena. Un cortecito muestra a dos hombres bailando juntos (uno de ellos, el fan del maquillaje, por cierto).

Y eso ha causado ronchas en muchos conservadores. En los últimos años Disney, el gran leviatán del entretenimiento familiar, ha hecho varios gestos para acercarse a la comunidad LGBTQ. Por ejemplo, en la serie Good Luck, Charlie! en algún momento apareció una niña con dos mamás. En una de sus caricaturas recientes, cuyo título se me escapa ahora, en un concierto de rock empieza a sonar una canción melosa, la cámara hace un paneo para ver a todas las parejitas besándose y una es de dos muchachos.

Seguro es por dinero, Disney no quiere perder los sabrosos dólares de las familias homoparentales, pero también son pequeños detalles que ayudan a normalizar entre los niños y adolescentes la diversidad sexual.

Ah, no, pero eso es ideología de género. Ese término estúpido que se han inventado desde el Vaticano para atacar al “lobby gay” y al feminismo. Cualquier cosa que abrace la diversidad es, para quien defiende esa bandera, un fantasma ideológico que, como toda ideología, es soportada por un grupo de interés (“los gays”) para hacerse con el poder y, supongo, volvernos homosexuales a todos.

Semejante engendro rueda por Internet y las noticias. Se respetan las ideas ajenas, pero no el derecho a mentir y a divulgar el odio.

Nomás por llevarle la contraria a gente como el concejal de la familia, vayan a ver La Bella y la Bestia. Canten y sientan la nostalgia noventera.

concepcion.moreno@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de