Existen 5,000 radiólogos certificados en México
La tecnología al servicio de la imagenología y la radiología
Los nuevos avances tecnológicos permiten ver cómo se comporta el cuerpo en tiempo real y con movimiento.
Especialistas consideran que estas nuevas herramientas no son un lujo. Foto: Shutterstock

El área de imagenología y radiología de un hospital es pieza clave, es la rama de la medicina que permitirá iniciar cualquier diagnóstico, procesamiento, interpretación y tratamiento de una enfermedad; posteriormente, vigilará qué tan bien está respondiendo el cuerpo a un tratamiento y guía los procedimientos en casi cualquier parte del cuerpo, por lo que su aplicación está en todas las etapas de una intervención médica.

Hoy, los avances tecnológicos han permitido soluciones para el óptimo flujo de trabajo en distintos niveles, atención al paciente y velocidad en la entrega de estudios. “La radiología ha evolucionado. Anteriormente, la tecnología era analógica, se necesitaban cuartos oscuros para revelar las placas, hoy todo se va digitalizando y en lugar de tener una película húmeda, se tiene una membrana en el interior, de ahí se adquiere la radiación y se escanea a través de un digitalizador que permite una posibilidad infinita de usos”, explicó Julio Collignon, de Carestream, durante el pasado Digital Fairs 2017, donde tomadores de decisiones, directivos y propietarios de hospitales privados tuvieron la oportunidad de conocer los avances tecnológicos.

Ha sido una transición acelerada, “es un salto muy grande en eficiencia, pues hoy se pueden obtener resultados hasta en cuatro segundos, reducciones de tomas, disminución de cantidad de dosis de radiación y atención a una mayor cantidad de pacientes dejando atrás los largos procesos, este último punto para sistemas de salud públicos como el nuestro, es fundamental”, explicó Miguel Nieto, director de Carestream en México.

Entre las innovaciones de este 2017, que ya están disponibles en México, se encuentran equipos de rayos móviles, radiología y fluoroscopía en un solo sistema, portales de captura de datos y hasta un kiosko de impresión y recepción de datos.

“Hoy los hábitos de movilidad también se integran al ámbito de la salud”, expresó Collignon, “las aplicaciones y las necesidades han llevado a desarrollar equipos móviles. Básicamente se utilizan cuando el paciente no puede ir por su propio pie a la sala de rayos X, como terapias intensivas o neonatos”.

Por otro lado, con los equipos de fluoroscopía y rayos X en un mismo aparato, se pueden combinar estudios de imagen dinámica y fija. Generalmente con esta técnica se buscan afecciones o patologías funcionales en el sistema digestivo, urinario, reproductor o incluso articulaciones, es decir, áreas donde puede haber líquidos, se emite radiación y se puede ver cómo se comporta en tiempo real y con movimiento.

El paciente puede acceder a sus estudios desde la pantalla y puede guardarlos en USB, hacer impresión del reporte o bien realizar una impresión en película DRYVIEW al momento. “Esto agiliza la operación del personal, es un sistema disponible las 24 horas, tiene varias opciones para recepción de imágenes e informes médicos y la privacidad está asegurada”, agregó.

Los software de procesamiento permiten almacenar gran cantidad de información y generar estadísticas con sus propias bases de datos y genera reportes estructurados que permiten una segunda función analítica. Con este tipo de software, los consultorios, enfermeras y especialistas tienen el reporte completo de cualquier paciente. “El tiempo invertido en trasladar información, imágenes e impresiones ha cambiado gracias a la digitalización.

Hoy el informe viaja con la imagen, por lo que se disminuye el problema de pérdida de documentos o confusión de los mismos. Además, estas herramientas facilitan emitir opiniones clínicas”, dijo Collignon.

“La realidad es que hay pocos médicos radiólogos (alrededor de 5,000 certificados en el país) y cada vez hay mayor demanda de servicios de interpretación, tomar decisiones mucho más rápido puede hacer grandes diferencias”, aclaró.

El especialista concluyó que estas herramientas no son un lujo en los hospitales, “han demostrado eficiencia en las técnicas de imagenología y se podría ver reflejado en la atención de nuestros pacientes y la eficacia de los hospitales; el trabajo es hasta 75 por ciento más eficiente”.

Esta tecnología ya se encuentra en centros de salud de nuestro país como el Hospital General de México, en la Red de 24 hospitales de la Ciudad de México, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y el Instituto Nacional de Rehabilitación.

nelly.toche@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de