Marchas de científicos en el día mundial de la tierra
El mundo alza la voz por la ciencia
Se esperan cerca de 500 manifestaciones en todo el mundo ante las políticas anticiencia que estará impulsando el gobierno de Estados Unidos.
Se esperan más de 430 marchas simultaneas alrededor del mundo alrededor de la misma causa. Foto: AP
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

El próximo 22 de abril, en el Día de la Tierra, en un esfuerzo global sin precedente, más de 430 marchas simultaneas alrededor del mundo estarán alzando la voz por una sola causa: el papel de la ciencia en beneficio de la humanidad.

Esta iniciativa, a la que se sumarán varios estados de la República, comenzó en Estados Unidos, país donde a raíz de las políticas implementadas por el actual presidente Donald Trump, la comunidad científica se siente amenazada y en peligro de retrocesos importantes.

Sobre este suceso, el doctor Jonathan Samet, director del Instituto de Salud Global de la Universidad del Sur de California, aseguró en entrevista que en este momento hay un movimiento contra la evidencia y los científicos. “En esta nueva época del presidente Trump se ha vuelto más grande y lo más importante es destacar a la ciencia como el pilar fundamental y sus contribuciones a la vida pública”.

Como exmiembro del Comité Asesor Científico de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), Samet aseguró que hay bastantes cosas que están cambiando y preocupan demasiado, pues “hoy la misión de quienes la lideran es disminuir la Agencia, la cual utilizaba la evidencia y las investigaciones como principal herramienta para hacer las políticas públicas”.

En estudios realizados por el mismo doctor Samet, especialista en riesgos para la salud asociados con contaminantes inhalados, incluyendo contaminación del aire, humo de segunda mano y radón, se ha demostrado que, si se sigue en este camino, es muy probable que no se lleguen a las metas y regulaciones ambientales que van a proteger al mundo entero, no sólo a Estados Unidos.

“Esta es parte de la preocupación, de que la persona encargada ahora de la EPA es una persona cuyo propósito es que se vean con menos importancia todos estos hechos y quitar muchos de los avances que hemos tenido. Creemos que este tema está en peligro”.

Aun así, aseguró que si mundialmente se pone un granito de arena se van a lograr muchas cosas, aunque no se logre todo lo que se tenía previsto, especialmente si Estados Unidos toma normas que son distintas al camino que se había iniciado.

Agregó que hasta ahora las posiciones que en esta administración deberían ocupar los científicos aún están vacías. “No hemos sido tomados en cuenta”, asegura.

Por su parte, la doctora Lourdes Baezconde-Garbanati, miembro del Comité Consultivo Interno del Centro para la Promoción de la Salud Ambiental de la Nación, aseguró a El Economista que la gente está preocupada de cómo van a venir todas las políticas en esta nueva era con el presidente Trump.

“Hay mucha incertidumbre sobre lo que va a pasar en el área científica, que es una de las áreas más importantes, y ya estamos viendo que se congelan presupuestos y decisiones que se habían tomado en pro del ambiente”, añadió.

La también directora del Centro para la Equidad en Salud en las Américas aseguró que esto ha sido una de las principales motivaciones, “no vamos a esperar a ver qué va a pasar, sino que activamente todo el mundo trate de ponerse de acuerdo, entre los grupos de ciencia, para que sea la evidencia científica en lo que se basen las políticas de salud, ambiental, entre otras”.

Dijo que la marcha incluye a muchos protagonistas importantes en el área académica. “Algunos de ellos van a hablar, tendremos distintos pronunciamientos, se esperan más de 17,000 personas, más de 500 marchas alrededor del país y el mundo, esto debe ser un llamado de atención”.

¿Qué se busca con la marcha?

Baezconde-Garbanati puntualizó que el mensaje es claro, básicamente se trata de hablar de la necesidad de la evidencia científica en todos los ámbitos y que no se retroceda en las cosas que ya se han ganado, “como el mejoramiento en cuanto a enfermedades infecciosas o el medio ambiente; todo esto se podría ver amenazado pues hay una potencial amenaza a los presupuestos, como por ejemplo, en los Institutos Nacionales de Salud, donde se ha propuesto un recorte de 18%, el cual esperemos que no pase en el Congreso”.

Añadió que será una oportunidad para que los científicos vean la necesidad de trabajar en conjunto: “hay muchas comunidades de investigadores, pero todos tienen una misión común para defender la ciencia y su importancia en la sociedad”.

El doctor Samet agregó: “Esperamos que mucha gente participe, sobre todo de la población en general, más que los científicos, pues es difícil dirigirse a esta administración...Esto es más que la marcha, queremos mandar un mensaje claro a la población sobre la importancia de la ciencia”.

Los investigadores aseguraron que es la sociedad en general la que va a sufrir si se imponen ciertas políticas de salud, al medio ambiente y si no se toma en cuenta la evidencia científica en la toma de decisiones.

Por último, recordaron que se eligió el Día de la Tierra porque es un día importante en el que se pueden celebrar los avances que se han logrado en cuanto a la protección de este planeta, “esto fue elegido específicamente con este mensaje y cuando los medios, políticos y la población vea a esos miles de manifestantes reunidos con un solo propósito, confiamos en que tendrá un poder extraordinario y llevará el mensaje correcto”, concluyó Baezconde-Garbanati.

nelly.toche@elecononista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de