Poly Pluto Pluri
La disrupción en la carrera tecnológica desde el arte
La muestra de Joep van Lieshout en Galería OMR reflexiona sobre la velocidad de la tecnología y la forma en que afecta nuestra sociedad.
Parte de las preguntas que genera la obra de van Lieshout contrapone la política con la tecnología.Foto Archivo EE: Natalia Gaia
relacionadas
La intimidad de lo grandiosoabr 6, 2017 | 15:42
Cuéntamelo bonitoabr 5, 2017 | 16:11
La estética dentro del caosmar 2, 2017 | 16:21
compartir
Widgets Magazine

Poly Pluto Pluri es la propuesta del artista Joep van Lieshout (Países Bajos), donde expone diversas preguntas y reflexiones sobre los avances tecnológicos de la humanidad y sus contradicciones. La exposición se presenta en Galería OMR y las palabras (tomadas del griego y latín) que le dan nombre pueden traducirse como “más, más, más”.

“Yo hago preguntas. Pongo el dedo en la llaga de la parte ética”, nos dice van Lieshout, “mi trabajo es como un catalizador para que las personas comiencen a pensar sobre una situación determinada y se posicionen frente a ella: el futuro de la sociedad, la ecología, la democracia, el totalitarismo. En mi trabajo siempre está presente un aspecto que llamo The Good, the Bad and The Ugly, hago propuestas sobre alternativas o sobre sistemas alternativos de la sociedad y la economía. Y son hermosos y positivos, pero también perturbadores porque tienen que ver con la ética”.

Joep van Lieshout fundó Atelier van Lieshout en 1995. En el 2001 creó una comunidad autosustentable en el puerto de Rotterdam, AVL-Ville, la cual cuenta con todo lo necesario para funcionar: produce su propia comida, medicina e incluso su propio alcohol. Hay una planta de energía, una planta para el tratamiento del agua, una granja itinerante, así como un taller de armas que funciona con su propia moneda y se rige por su propia constitución.

El estudio confronta los problemas socioculturales actuales (producción y ecología, por ejemplo), y ofrece soluciones reales mediante la producción artística.

“Creo que nuestra sociedad va a un ritmo muy rápido, nunca ha habido tantos desarrollos tecnológicos como ahora: inteligencia artificial, robótica, manipulación genética, prolongación de la vida... dicen que nuestros hijos vivirán 100 años”, comenta Van Lieshout, quien también está preocupado por los recursos que consumimos que han generado el calentamiento global y el desabasto.

El artista está convencido de que las nuevas tecnologías están creando burbujas a nuestro alrededor: “Vives dentro de una burbuja, puede ser económica o de deseo. Y las burbujas se rompen. Pero creo que el ser humano es muy creativo y muy positivo y que encontraremos la solución”.

Dentro de las piezas que se encuentran en la expo está New Tribal Labyrinth, The Burghers, que simboliza el dilema de la elección entre lo conocido y lo desconocido, seguridad e inseguridad, tradición y progreso. En una reflexión sobre el posible fin de la civilización, esta escultura arroja las siguientes preguntas: ¿qué se hace en un momento de crisis? ¿Qué pasa cuando alguien es confrontado? ¿Se convertirá en héroe? ¿En asesino? ¿En ayudante? ¿En sanador? ¿En traidor?

Encontramos también Happy Molecule, una versión contemporánea de la abstracción de estructuras científicas que forman parte de la nueva “obsesión” del artista por reflexionar sobre el origen de la materia, el material y la forma, que forman parte de su investigación en nuevos sistemas ecológicos.

A Van Lieshout no le interesa ponerse político, pero no puede sustraerse a la discusión actual, así que parte de las preguntas que su obra genera son aquellas relacionadas con nuestros líderes políticos: “Es tiempo de pensar el tipo de líderes que queremos, si queremos un sistema más democrático o si queremos un dictador. No tengo la respuesta porque es una pregunta difícil. Sólo veo que la democracia está ligada al marketing y a las relaciones públicas”.

Para van Lieshout, todo desarrollo tecnológico crea disrupción, pero a diferencia de otros momentos en la historia, la velocidad de estos cambios es mayor, los resultados son de mayor impacto, pero también las soluciones son más rápidas: “Es como la Fórmula 1” (ríe).

Dentro de los adelantos de la disrupción se debe atender el surgimiento de la inteligencia artificial y los robots: “En unos 20 años estarán realmente aquí. Y quitarán muchos empleos. Y eso implica que debe haber otro tipo de distribución económica”. El artista piensa que si se combina el uso de robots en la sociedad para que hagan las tareas pesadas con una distribución distinta de la riqueza (algo como un sistema comunista), vendrá un tiempo muy bueno para el ser humano.

Poly Pluto Pluri se presenta en Galería OMR (Córdoba 100, Roma).

@faustoponce

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de