Para detener las noticias falsas, ¿debemos financiar el periodismo de calidad?
Ante la oleada de noticias falsas a las que nos enfrentamos todos los días en diferentes plataformas de internet, las ideas de que se puede hacer para contrarrestarlas no cesan. Una de ellas dejar de pedir que las noticias sean gratuitas y pagar por ellas.
Foto: Reuters

Para evitar la oleada noticias falsas que han invadido las redes sociales, y el internet en general, una de las opciones que plantea Andrew Gully, editor en jefe de, IRIN, la agencia de noticias de las Naciones Unidas sobre asuntos humanitarios, es la de empoderar el periodismo de calidad apoyando financieramente a los medios. Esto implica que los lectores paguemos por las noticias que leemos en lugar de esperar que los anunciantes financien el periodismo.

Pese a que la desinformación que generaron las noticias falsas tuvieron efectos cuantificables en la vida política y social a nivel mundial se logró llevar la interesante discusión sobre la difusión de noticias falsas en internet a un plano de interés mundial prioritario, lo que provocó que empresas como Facebook, Google y Twitter, entre otras, se involucraran activamente en el tema. De cierta forma había una obligación por parte de esas plataformas para involucrarse debido a que son el conducto por el cual se propagan este tipo de informaciones apócrifas.

ARTÍCULO: ¿Podemos controlar las noticias falsas?

Recientemente, Facebook dio pasos significativos en este tema. Alex Hardiman, una periodista que trabajó en el prestigioso diario estadounidense The New York Times, fue nombrada como responsable de noticias de Facebook. Desde ese puesto combatirá las noticias falsas además de promover la cooperación entre empresas de medios de comunicación. La idea es que cuando se identifiquen este tipo de informaciones, los usuarios reciban una señal de alerta en caso de que los contenidos hayan sido calificados como dudosos. Facebook quiere además detener los estímulos económicos que reciben las noticias falsas impidiendo que se gane dinero con ellas.

El comportamiento y la dinámica de los usuarios de redes sociales hacen que le demos más importancia al mensaje que a la fuente. Durante la pasada campaña electoral en Estados Unidos, miles de historias falsas fueron compartidas en medios sociales sin revisar que la información que se difundía fuera verdadera. Historias falsas que se difundieron en Facebook durante tiempos de campañas electorales en Estados Unidos generaron ingresos de al menos 10,000 dólares mensuales para Paul Horner, un redactor de noticias apócrifas que difundió esas informaciones a través de Facebook según un artículo del diario estadounidense, The Washington Post.

Los esfuerzos que hace Facebook son importantes debido al impacto que puede tener gracias a su alcance. Según estadísticas del Centro de Investigaciones Pew, 67% de los estadounidenses adultos tiene cuentas activas en Facebook y 44% de los norteamericanos considera a Facebook como su principal fuente de noticias. Otras plataformas no reciben tanta atención como Twitter, es usada por 16% de los adultos estadounidenses y sólo el 9% recibe sus noticias desde esta plataforma.

ARTÍCULO: Y tú, ¿has compartido una noticia falsa, pensando que era verdadera?

En Estados Unidos fueron identificadas de octubre del 2016 a enero del 2017 54,000 historias falsas, según la marca de análisis de marketing digital Brandwatch; según Brandwatch al menos 10,000 noticias falsas fueron distribuidas entre octubre del 2016 y enero del 2017 en todo el mundo. Este conteo sólo muestra los resultados de las historias publicadas en inglés.

Según un artículo de Andrew Gully publicado en el Foro Económico Mundial, una de las mayores amenazas a las que se enfrenta el periodismo digital actualmente es un modelo de negocios basado en la cantidad de clics, páginas vistas y cantidad de veces que se comparten las historias publicadas y la cantidad de historias compartidas, que puede generar o recibir un portal de noticias.

En la mayoría de las páginas que ofrecen noticias a los usuarios, el modelo de negocios implica que la información sea gratuita para los lectores pero los espacios para publicidad no lo son. Para conseguir anunciantes, los portales de noticias necesitan una serie de métricas, entre las que se incluyen las que ya se mencionaron, para ser más atractivos a los anunciantes que buscan exposición a los ojos de los lectores.

En ocasiones, sobre todo en el caso de los medios o portales menos serios, la búsqueda de estas métricas que atraen anuncios publicitarios, han convertido a los sitios de noticias digitales en competidores que le dan prioridad al “click bait” (señuelo para la atracción de clicks), sobre las noticias reales.

Gully compara esta nueva actitud con la vieja frase de las redacciones amarillistas estadounidenses “if it bleads, it leads” (si hay sangre, va en la portada) con la nueva “fake it to make it” (falsear para el éxito alcanzar).

Sí podemos controlar las noticias falsas y para ello necesitamos esfuerzos conjuntos de empresas informativas comprometidas con entregar información confiable y también necesitamos consumidores de noticias más responsables. Se supone que los medios de noticias deben informar solamente los "hechos" y los lectores o los espectadores siempre deben llegar solos a las conclusiones acerca de la información que se les presentó, aunque esto es sólo parte de la suposición, porque aunque se necesita que las noticias contengan información confiable, también necesitamos que aquellos que la reciben sean consumidores responsables de medios.

ARTÍCULO: ¿Se puede distinguir entre las noticias falsas y las reales?

Grandes compañías han iniciado esfuerzos por controlar la información apócrifa. Por ejemplo, Mark Zuckerberg, creador de Facebook contrató a verificadores de hechos y prometió hacer más para darle al sector el respaldo vital que necesita. Facebook se asoció con Mozilla, el fundador de Craigslist -Craig Newmark-, la Fundación Ford y otros para lanzar la Iniciativa de Integridad de noticias, juntos patrocinan un fondo de 14 millones de dólares destinado a promover la alfabetización mediática y aumentar la confianza en el periodismo.

Pero no son los únicos esfuerzos. También el fundador de eBay, Pierre Omidyar, prometió 100 millones de dólares para apoyar el periodismo de investigación y luchar contra la desinformación en todo el mundo. Steve Ballmer, un ex Director Ejecutivo de Microsoft, lanzó un nuevo portal llamado USAFacts.org en donde los lectores pueden revisar los datos por ellos mismos, aunque la información ahí vertida son datos gubernamentales. Jimmy Wales, fundador de Wikipedia ha iniciado la recolección de fondos para un nuevo portal llamado WikiTribune.com, que presenta un nuevo tipo de plataforma de noticias que junta a periodistas y una comunidad de seguidores para que los artículos estén basados en los hechos, se puedan verificar y mejorar.

Estas iniciativas no pueden ser de corto aliento y deben centrarse en mejorar la información para que los hechos importantes estén fácilmente disponibles para aquellos que pueden hacer la mayor diferencia. Andrew Gully sentenció que se debe fomentar el apoyo adicional, porque hay mucho más camino por recorrer, si realmente se quiere que el periodismo sirva de contra peso a los poderosos y juegue un papel crítico en la protección de los intereses de los más vulnerables, “no hay otra forma de hacerlo: debemos comenzar a financiarlo adecuadamente.”

rarl

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de