Tráfico de animales. Comercio ilegal en México
Lucrando con la vida silvestre
Tres periodistas mexicanos realizan una investigación profunda sobre el tráfico
de animales en nuestro país, el cuarto negocio más redituable en el mundo.
compartir

“Pareciera una simulación”, nos dice el periodista Alejandro Melgoza con respecto al Memorándum de entendimiento que firmó el presidente Enrique Peña Nieto con la fundación del actor Leonardo Di Caprio y la Fundación Carlos Slim con el objetivo de salvaguardar a la vaquita marina que se encuentra en peligro de extinción.

“El problema de la vaquita marina data de hace 20 años. Y hay programas, operativos y recursos erogados desde hace tres años para acá y, de cualquier modo sigue decreciendo la población. Y no es el único problema que se ubica en la zona del Alto Golfo. El memorándum que firma con Peña Nieto es un reciclaje de políticas que ya existían desde hace 10 años.

“No sólo es la posible extinción sino el crecimiento de las redes de crimen organizado. Hay pueblos que dependen de la pesca y ahorita se encuentran en crisis social por la falta de recursos y el crimen organizado. El tema de la Vaquita se ha puesto de moda... desde una visión muy vacía, poco integral y poco contextualizada: Nunca en la historia de la fauna silvestre mexicana se habían destinado tantos recursos a una especie”, nos comenta uno de los autores del libro Tráfico 
de animales. Comercio ilegal en 
México (Ediciones B).

La vaquita marina es una de las especies que sufren por el tráfico ilegal de especies, un negocio que se estima es el cuarto más lucrativo a nivel mundial, según datos de la ONU e Interpol.

Para los autores del libro (Melgoza, Enrique Alvarado y Andrés M Estrada), es necesario medir las iniciativas para cuidar a las especies en términos de transparencia y auditoría para ver si realmente se gastó lo que tenía que gastarse y no se desviaron recursos: se han dado casos de corrupción donde terminan encarcelados los pescadores y no se sabe nada de las cabezas de la operación. ¿Cómo es que cruzan los animales tan fácil a Estados Unidos? Para tener esa infraestructura se requiere de un buen financiamiento”, nos dice Melgoza.

Por otro lado, sugieren también empezar investigaciones en torno al lavado de dinero, materia en la cual no se ha avanzado prácticamente nada. Además, se requiere de una revisión de la legislación, las instancias gubernamentales facultadas para el combate contra el comercio ilegal de la fauna silvestre y sobre las políticas públicas. “Sí se puede detener pero se tiene que abordar de manera integral. Hay muchas comunidades que viven en zona de marginación y hay consumo de especies (en peligro de extinción) que tienen que ver con sus usos y costumbres, así que se tiene que poner en un contexto justo para no simular una agenda política. No se puede seguir una conducta punitiva de las cadenas más bajas porque sólo es una simulación. Hay gente que se está favoreciendo”.

Los autores advierten que organizaciones como el Cártel de Sinaloa están metiéndose en este negocio, lo que hace más complejo el combate de este delito. En la información de los más buscados por la Procuraduría General de la 
República no figura nadie relacionado al tráfico de fauna silvestre.

Con respecto a los consumidores, Melgoza comentó: “La adquisición de fauna silvestre tiene que ver con entretenimiento y ornamento... Siempre que capturan a algún narcotraficante se encuentran zoológicos con fauna silvestre ilegal en sus ranchos”.

Los tres periodistas lanzan un mensaje de alerta sobre las consecuencias de “seguir ultrajando el medio ambiente”. En su libro concluyen: “Las secuelas del ecotráfico serán irreversibles, algunas ya se han hecho presentes pero estamos a tiempo de actuar, nos situamos en el punto de inflexión para decidir entre la desaparición y, en su sentido más amplio, la conservación de la vida”.

@faustoponce

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de