La fórmula de Quartz explicada por el editor Gideon Lichfield

Quartz es un medio nativo digital con una misión clara: ser la alternativa entre las cabeceras especializadas en economía y finanzas. Quiere hacerlo a escala global, lo que significa competir contra marcas internacionales como Financial Times, The Wall Street Journal, Bloomberg o, en el plano latinoamericano, Valor Econômico de Grupo Globo, el mayor conglomerado de medios de América Latina. En septiembre cumplirá 5 años de operación y los celebrará con más de 200 empleados en Estados Unidos, Europa, Asia y África; 20 millones de lectores (más de 40% fuera de Estados Unidos), y aliados comerciales como GE, Barclays, JP Morgan Chase & Co. y el Gobierno del Reino Unido.

“Tratamos de cubrir las noticias y las tendencias que afectan la economía global”, dijo el periodista Gideon Lichfield, senior editor y miembro del equipo fundador de Quartz. Lichfield fue corresponsal en México para The Economist entre 1998 y 2002 y diez años más tarde se unió a Kevin Delaney y Zach Seward, ambos ex colaboradores de The Wall Street Journal para fundar Quartz bajo el paraguas de Atlantic Media Co., casa productora de la revista The Atlantic. “Nuestra cobertura intenta describir cómo las tendencias tecnológicas, sociales y políticas coinciden una con la otra e influyen una sobre la otra”, dijo Lichfield en entrevista telefónica.

Entre sus prioridades informativas, algunas susceptibles de volverse obsesiones, se encuentran los nuevos usuarios de internet en países pobres ―“the next billion”, en palabras de Lichfield― y la forma como el acceso a la tecnología impacta en sus vidas; la deuda que asumen los estudiantes para poder pagar sus estudios universitarios, o las repercusiones de la inteligencia artificial en la economía, la política y las relaciones sociales.

La innovación tecnológica ha sido parte fundamental de su trabajo: en el 2016 lanzó una aplicación para móviles que asemeja un robot con inteligencia artificial que “conversa” con los usuarios para entregarles contenido informativo. También cuenta con un financiamiento por 240,000 dólares de la Knight Foundation para experimentar con nuevas tecnologías para la producción del periodismo; la iniciativa se llama Quartz Bot Studio y desarrolla proyectos de inteligencia artificial y robots. Atlas, su repositorio público de gráficos y visualizaciones de datos, resultó finalista del Premio a la Innovación Técnica al Servicio del Periodismo Digital 2016 de la Fundación Gannett: “Atlas es nuestro equivalente a las fotos de gatitos. Los lectores nunca se cansan de ver más”, decía la postulación de la plataforma en el concurso.

Desde su fundación en 2012, Quartz se tomó muy en serio el motto mobile first, que refiere a la necesidad de que las plataformas digitales sean producidas para consumirse principalmente en teléfonos y tabletas. Por eso durante sus dos primeros años de vida evitó tener una página de inicio (homepage). No publica publicidad tradicional, como anuncios gráficos (display), ni vende inventarios de espacios comerciales; lo suyo es trabajar directamente con las marcas para crear contenido de valor para los lectores (sponsored content). El brazo de contenido patrocinado se llama Quartz Creative y, a junio de 2017, había realizado 543 campañas para más de 150 marcas globales, de acuerdo con el equipo de prensa de la compañía.

Discretamente, Quartz se ha aparecido en el ecosistema informativo de México a través de un boletín de noticias por correo electrónico llamado La Agenda Quartz, similar a uno de sus productos insignia: el Daily Brief, que cuenta con 332,984 suscriptores y una tasa de apertura de 40 por ciento. El 26 de julio pasado, La Agenda Quartz cumplió nueve meses de envíos de lunes a viernes. “Fue lanzada como un intento de probar el mercado hispanohablante, porque el boletín que hacemos en inglés ha sido muy exitoso. A los lectores les gusta mucho, le son muy leales, les gusta leer ese resumen corto cada mañana, a la misma hora, y sentir que al leerlo ya están más o menos al tanto de lo que está pasando”, dijo Lichfield. El boletín sigue el tono general de Quartz: ser una conversación de un amigo que le cuenta las noticias a otro.

Gideon Lichfield, periodista, durante la entrevista con Economicón el 29 de junio de 2017.

Un mercado atractivo

El mercado mexicano se encuentra en un momento atractivo para cabeceras informativas internacionales, incluso en segmentos especializados como la economía y las finanzas. A partir del jueves 20 de julio comenzará a circular en México la edición en español de Bloomberg Businessweek, una marca fundada en 1929 y que desde el 2009 es propiedad del conglomerado de medios Bloomberg L.P., que cuenta con 19,000 empleados en 192 localidades alrededor del mundo. De acuerdo con el equipo de prensa de Bloomberg L.P., la revista tiene una circulación global de 1.5 millones de unidades. La edición mexicana de la revista "tendrá información, contexto y análisis sobre los negocios globales, las tecnologías y las decisiones económicas más relevantes para México, actuales y hacia futuro", dijo este martes Rachel Nagler, jefa de prensa de Bloomberg Businessweek, consultada por El Economista.

Y antes, a finales del 2016, el medio nativo digital Business Insider tuvo acercamientos con por lo menos dos casas editoriales mexicanas para abrir una oficina en el país, con producción de contenidos y la implementación de sus modelos de negocio en el mercado local. Al final los acercamientos no tuvieron éxito y el plan de Business Insider de iniciar operaciones en México quedó como una anécdota. Otros medios extranjeros que ya tienen operaciones en México son Buzzfeed, The Huffington Post, Vice, The New York Times en Español y El País.

¿La Agenda Quartz es el primer paso para operar en México? "Es difícil hablar de esto. Desde el punto de vista de negocios es un poco complicado por el tamaño del mercado y la audiencia posible. En términos periodísticos tal vez te hago la pregunta a ti: ¿qué te parece el mercado de medios financieros y de negocios en México? ¿Necesitan un disruptor digital?", dijo Lichfield. “Llegamos a nuestros lectores de forma diferente, a horas diferentes del día. Tal vez nuestros lectores están más acostumbrados a leer Quartz en el móvil y el Financial Times en papel o en la computadora. El punto es que somos algo adicional a lo que están leyendo y creo que, en teoría, es un modelo que puede funcionar en cualquier lado”.

―¿Cómo le cuentas las noticias de economía y finanzas a las audiencias jóvenes?

―Hay diferentes cosas que puedes hacer, algunas incluso al mismo tiempo, como realizar enfoques en cómo esas noticias afectan a los jóvenes, sobre todo cuando se trata de cuestiones de seguridad social, pensión, retiro, salud, tasas de interés, finanzas, deuda pública. Muchos de esos temas se pueden convertir en historias que tienen que ver con los jóvenes. Nosotros por ejemplo hemos escrito mucho sobre la deuda estudiantil en diversos países y por qué en diversos países es más ligera y en otros es más pesada, y hemos trabajado cómo los estudiantes lidian con esa deuda en diferentes países para hacer comparaciones.

Otras cosas que hacemos son simple divertimento. Una vez hicimos una prueba en donde publicamos los resultados financieros trimestrales de varias empresas usando emojis [los dibujos disponibles en las aplicaciones de mensajería para volver más casual la comunicación]. Fue una manera de hacer un contenido mucho más corto y divertido. No creo que debamos publicar emojis todos los días, pero es algo que puedes hacer para que sea divertido. Lo más importante es relacionar las noticias para que sean relevantes a la vida de las personas, cómo los cambios impactan en la vida de la gente, bueno, esto siempre ha sido un buen punto periodístico y creo que esto es ahora más relevante que nunca en la vida más que nada.

―¿Cuál es tu opinión sobre la situación social y económica de México?

―Quiero hablar con cuidado sobre el tema, porque no he pasado mucho tiempo en México. La impresión que tengo es que hay por lo menos en la Ciudad de México una creatividad impresionante, se le nota en el arte, en la cocina, en la arquitectura, simplemente en la vida pública. Y se ve que también hay mucha sociedad civil muy activa y a muchos niveles. Y esa sociedad civil se está enfrentando con un sistema político que sigue atado a caminos muy viejos. El problema de la inseguridad y del narcotráfico sigue siendo obviamente muy serio y es una amenaza al sistema de gobierno, tanto como lo veía cuando viví en México. Veo un país con mucha alma, mucho potencial y mucho sentido del posible futuro, que ha sido retrasado por estructuras y sistemas viejos.

Puedes escribirme a soto@economicon.mx o leer más en Economicón.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de