Quintana Roo pierde 19,211 mdp por fenómenos naturales

Credito:

Jesús Vázquez / Corresponsal de El Economista

Cancún, Qroo. En los últimos 40 años, Quintana Roo ha sido afectado por 232 fenómenos hidrometeorológicos de un total de 20, 064 que han incidido en todo el país. En términos monetarios, se reportan pérdidas del orden de los 19,211 millones de pesos en los sectores productivos tan solo por el efecto de los últimos tres grandes huracanes que golpearon el estado entre 2005 y 2010.

De esos 19 mil millones, 76.6% de las pérdidas corresponden a la industria turística, por efectos indirectos asociados con la cancelación de reservaciones, reducción en las contribuciones tributarias y el costo de las campañas publicitarias para promover el retorno del turismo.

El estudio Condiciones y Factores de Riesgo de la economista y urbanista de la UNAM Elizabeth Mansilla Menéndez da cuenta de que si bien existe evidencia del aumento en el número de desastres humanos por fenómenos naturales en las últimas décadas, ello no es la causa principal de la vulnerabilidad estatal y nacional ante estos fenómenos, sino que existen factores de degradación ambiental y una gestión inadecuada del territorio que potencian enormemente el efecto social y económico de un huracán o una tormenta tropical.

Aunque del total de fenómenos naturales que han incidido en todo el país, sólo 1% han afectado directamente a Quintana Roo entre 1980 y 2006, el estudio establece que el estado ocupa el primer lugar en afectación proporcional o extensiva a su población y economía. Es decir, que los fenómenos han afectado a una parte proporcional de su población y estabilidad económica superior a estados como Veracruz y Chiapas con mayor número de fenómenos naturales en el mismo periodo.

Los fenómenos que se consideraron en el estudio son de tipo hidrometeorológico, climático, geológico e incendios forestales, de los cuales Veracruz está a cabeza en incidencia de estos fenómenos con 14.4% del total ocurridos entre 1970 y 2009. Le siguen el Distrito Federal con 7.7; Chihuahua con 6.0; el estado de México con 5.3% y Chiapas con 5.1%.

El lustro de 2005 a 2010 ha sido para Quintana Roo el de mayores pérdidas por fenómenos hidrometeorológicos tanto en infraetructura social (vivienda, carreteras, electrificaciónm, etc) como en merma de sus sectores productivos (turismo, pesca, agricultura, actividad pecuaria), lo mismo que en afectación al ambiente.

El estudio de la doctora Mansilla toma como referencia 4 factores generales establecidos dentro del Marco de Acción de Hyogo (MAH) ¬–que es el instrumento más importante para la implementación de la reducción del riesgo de desastres que adoptaron los Estados miembros de las Naciones Unidas en 2005– para identificar las causas que hacen más vulnerable a México y a cada entidad en particular ante los fenómenos naturales.

Dichos factores son:

  • Los procesos de degradación ambiental y la falta de gestión adecuadas de los recursos naturales y servicios ambientales.
  • Las condiciones sociales y económicas desfavorables; la vulnerabilidad y la falta de residencia de los medios de vida rurales.
  • El proceso de desarrollo urbano, de segregación social y territorial interna o la inadecuada gestión del territorio.
  • El entorno adverso de ingobernabilidad en casa país, que dificulta la gestión en sus diferentes ámbitos.

Dentro del estudio, cada uno de estos factores tiene asignada un escala del 0 al 10, siendo el 10 el valor óptimo y el 0 el valor asignado a la condición más desfavorable en cada uno de los temas que engloban los cuatro factores.

Es así que en el factor de degradación ambiental, Quintana Roo obtiene una valoración de 6 por calificaciones reprobatorias en pérdida de superficie vegetal, volumen de agua suministrada a la población, número de certificaciones ISO, conservación y restauración de suelos y tratamiento de aguas residuales. En este mismo indicador, el Estado de México es la entidad a nivel nacional con las peores condiciones en degradación ambiental, que lo hacen más vulnerable a un fenómeno natural.

En el segundo factor referido a condiciones sociales desfavorable, Quintana Roo obtiene un valor de 6.2, con indicadores muy desfavorables en desigualdad, gasto público en salud, gasto en educación, déficit de cobertura educativa, y deuda pública.

En lo referente a gestión territorial, el estado obtiene un 5.6, con indicadores por debajo de la media nacional en cuanto a baja disponibilidad de energía eléctrica en viviendas de áreas urbanas, hacinamiento (en este indicador el estado ocupa el primer lugar hacinamiento en 35% de sus viviendas particulares), baja disponibilidad de drenaje, nulo acceso a infraestructura de riesgo, y primer lugar nacional en superficie agrícola de temporal, lo que lo hace sumamente vulnerable a cualquier fenómeno climático. Este factor también engloba acceso a Internet, con 76% de las viviendas en el estado sin este servicio.

En el último de los cuatro factores, el referente al entorno adverso de gobernabilidad, Quintana Roo obtiene una valoración de 6.6, registrando un valor muy bajo en el tema de eficiencia gubernamental. Otros de los temas en este ámbito con valores muy bajos para el estado son: transparencia, satisfacción en la calidad del marco regulatorio.

En términos generales, Quintana Roo ocupa el lugar número 13 a nivel nacional en cuanto a condiciones para la disminución de riesgo ante un fenómeno natural. Por debajo se encuentran Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Puebla, Michoacán, Estado de México y Veracruz. En cambios, los estados con mejores condiciones para enfrentar una contingencia ambiental son Coahuila, Aguascalientes y Nuevo León.

apr