Realizan sinergias para sobrevivir
De 20 empresas, en Puebla quedaron seis
Sólo seis maquiladoras de mezclilla, de las 20 que operaban hace dos décadas en la entidad, se mantienen en funcionamiento en la entidad, que ocupa el segundo lugar en producción nacional y en exportaciones.
Miguel Hernández / El Economista
Abr 22, 2012 |
20:56

Sólo seis maquiladoras de mezclilla, de las 20 que operaban hace dos décadas en la entidad, se mantienen en funcionamiento en la entidad, que ocupa el segundo lugar en producción nacional y en exportaciones.

Esta industria está asentada principalmente en los municipios de Tehuacán y Teziutlán, y si bien la actividad es baja en cuanto a fábricas y empleos, esto no significa que corra el riesgo de perderse, “tan es así que nos mantenemos entre los principales productores de mezclilla a nivel nacional”, afirmó el presidente de la Cámara de la Industria Textil en la región Puebla-Tlaxcala, Juan Quintana Moreno.

Además, el estado se caracteriza no sólo por maquilar prendas de este material, sino por producir 3 millones de metros al mes de mezclilla, lo que -a decir de Quintana- lo coloca en el primer lugar nacional.

HACEN SINERGIAS PARA SOBREVIVIR

Esta cadena textil era encabezada por Kamel Nacif Borge, apodado El Rey de la Mezclilla, quien hasta antes del escándalo político del 2006 por sus grabaciones telefónicas con el exgobernador Mario Marín Torres, tenía un emporio de siete maquiladoras bajo el nombre de Tarrant Apparel Group (TAG), ubicadas en Tehuacán, Puebla y Tlaxcala, las cuales empleaban a más de 6,000 personas. En cifras de producción, TAG con una de sus plantas llegó a producir al año 18 millones de metros de mezclilla.

En la actualidad, dos de las mezclilleras generadoras de empleos son Grupo Tavex –de capital español- y Río Sul, que junto con las otras cuatro maquiladoras tienen cada una alrededor de 500 trabajadores.

La gerente de Mercadotecnia de Tavex, Arleth Sánchez, refirió que la maquila de mezclilla decayó, al igual que la industria textil, en general por la falta de modernización en maquinaria, a lo cual debió apostarse siempre.

Agregó que las empresas sobrevivientes debieron recurrir a alianzas o la venta a extranjeros, como es el caso de la que representa, antes llamada Acabados y Cortes Textiles (Acotex), cuyo dueño en ese entonces era Kamel Nacif, quien decidió vender en el 2007 por 42 millones de dólares a la firma española.

EL DRAGÓN

Arleth Sánchez explicó que la entrada de telas asiáticas también fue otro factor que obligó a reducir los costos de producción hasta 30%, pero no por ello sacrificaron la calidad en maquila.

El expresidente local de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, Antonio Bassil Alam, sostuvo que las exportaciones pertenecen a marcas no nacionales como Levi’s, GAP, Hilfiger y DKNY.

miguel.hernandez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de