Usan chile chino para los platillos típicos poblanos
La variedad asiática es importada por algunos estados y se revuelve con el producto nacional, de julio a septiembre, las ganancias por la venta de chiles en nogada aumentan 30 por ciento.
Miguel Hernández / El Economista
Sep 4, 2013 |
20:42
compartir

Puebla, Pue. Productores de chile poblano se quejan de que algunos restaurantes sacrifican calidad por precio en la compra del fruto, ya que han ido dando preferencia al producto importado que al nacional.

El presidente de la Unión Nacional de Productores de Chile Poblano, Leopoldo Ramírez Morales, considera preocupante que en esta temporada de chile en nogada se consuman cuatro variedades chinas por seis mexicanas.

Explica que el producto importado, del cual aumentó el consumo 40% en los últimos dos años, es de menor tamaño y su costo es de 
9 pesos el kilo, mientras que el nacional vale 14 pesos.

Para esta temporada alta de consumo, los productores poblanos destinaron 45 toneladas de chile, de las 1,000 que se generan anualmente en 195 hectáreas distribuidas en los municipios de Calpan, Chiautzingo, Coronango, San Martín Texmelucan, San Salvador El Verde y San Matías Tlalancaleca.

No obstante, en Puebla la cosecha es insuficiente para cubrir la demanda de 3,300 toneladas, por lo que los restaurantes deben adquirirlo de otras entidades, que -a su vez- importan del país asiático.

Así, detalla que 35% del cultivo que se consume en el territorio nacional es importado; asimismo, explica que en estados como Chihuahua, San Luis Potosí y Zacatecas, hay algunos agricultores que revuelven el producto importado con el nacional para venderlo.

Ramírez Morales revela que esta alza en la importación del producto asiático no se ha podido frenar, debido a que la producción en Puebla bajó en los últimos cinco años alrededor de 40%, como consecuencia de las plagas y mal clima.

PRIORIDAD AL PRODUCTO LOCAL

Por su parte, el director de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicio, Felipe Mendoza, reconoce que hay negocios que usan esa variedad asiática del chile con la intención de obtener más ingresos en la temporada del platillo poblano, sin embargo, lo que hacen es demeritar al sector en general.

Comenta que, en el caso de sus más de 150 afiliados, se ha dado prioridad al producto local, aun cuando su costo es hasta 40% mayor y el platillo termina costando entre 150 y 250 pesos de julio a septiembre.

miguel.hernandez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de