En relación con su PIBE
Chihuahua y Quintana Roo son las entidades más endeudadas
Al cierre de marzo de este año Chihuahua y Quintana Roo son las entidades más endeudadas en relación con su Producto Interno Bruto Estatal (PIBE), de 8.3 y 8.1%, respectivamente, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
El crecimiento de la economía de Chihuahua no compensa el aumento de su nivel de endeudamiento. Foto: Notimex
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Al cierre de marzo de este año Chihuahua y Quintana Roo son las entidades más endeudadas en relación con su Producto Interno Bruto Estatal (PIBE), de 8.3 y 8.1%, respectivamente, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Al respecto, el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de La Cruz, refirió que, en el caso de Chihuahua, en administraciones previas el endeudamiento fue un mecanismo que los gobiernos utilizaron para intentar financiar su gasto, una parte para infraestructura y otra para el gasto corriente, lo que explica por qué se ha manifestado en mayor magnitud el nivel de deuda y los índices que ahora tiene que pagar por la misma.

En cuanto a Quintana Roo, expuso que el alto nivel de endeudamiento se debe principalmente a la actividad turística, ya que la entidad tiene muy poca diversidad en su actividad económica, es decir, es dependiente en esencia del turismo internacional que acaba dominando la actividad productiva del estado y los servicios que hay alrededor de este sector.

“El problema es que este sector tiene poco valor agregado, y entonces en un momento dado el turismo que atiende este enorme gasto no acaba teniendo los rendimientos que se esperaban”.

Por su parte, Kristóbal Meléndez, analista de gobiernos subsoberanos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), destacó que el endeudamiento de Quintana Roo responde, primero, a que la entidad tiene bastante recaudación local, y, segundo, las tasas de interés disminuyeron. “Al haber tasas de interés menores el costo de la deuda es menor, entonces también es atractivo endeudarse en cierta manera”, caso que ocurrió con el estado.

Por debajo de Chihuahua y Quintana Roo se ubica Coahuila, con una relación de deuda pública de 6.2% de su PIBE, situación que se debe, dijo José Luis de La Cruz, a que en las últimas dos administraciones aumentaron mucho su gasto en la parte de infraestructura, “es parte a lo que se destinó el endeudamiento que tuvieron y que de alguna forma trataron de fortalecer, sobre todo en la parte de comunicaciones y en la industrial”.

Nayarit se ubica en la quinta posición de mayores estados endeudados respecto de su actividad económica, con 5.2%, debido, según refirió De la Cruz, a que la entidad trató de mejorar el sector de comunicaciones así como financiar el gasto corriente.

“En el caso de Chiapas (5.7%) hubo un incremento sustancial del gasto corriente, reflejado en que una gran parte de los recursos que el estado consume es en gasto social. Han tratado de mejorar su infraestructura, pero no ha ocurrido con la velocidad que se requiere. El problema de Chiapas es que no tiene realmente un perfil industrial”, detalló.

Estados con menor deuda pública

Campeche, Querétaro y Tabasco son las entidades con la menor deuda pública a nivel nacional, que equivale a 0.2, 0.4 y 0.7% de su PIBE, respectivamente.

El director del IDIC explicó que los casos de Tabasco y Campeche son similares, pues existe cierto reordenamiento en sus gastos que inhibe un menor nivel de endeudamiento; no obstante, “el problema es que los estados no tienen un buen crecimiento, es decir, el que ya no aumente su nivel de deuda no necesariamente quiere decir que existe mayor producción”.

Respecto de Querétaro, detalló que existe una orientación en donde la administración anterior logró grandes inversiones privadas industriales, alcanzando un gasto sin tener que recurrir a la deuda, es decir, la entidad destinó sus recursos fundamentalmente a mejorar la infraestructura, sin necesidad de endeudarse.

Mientras, Kristóbal Meléndez destacó que estas entidades muestran menor deuda pública porque han presentado presupuestos más sostenibles y el gasto se ha aproximado al ingreso, por lo que no tienen que recurrir a la deuda, “a lo largo de los años han hecho un presupuesto mejor elaborado”.

Mayor velocidad

Al cierre del 2010 a marzo del presente año 18 de las 32 entidades del país aumentaron el ritmo de su deuda en relación con su PIBE.

De este grupo destacan dos estados. En el 2010 el coeficiente de Chihuahua representó 3.6% de su actividad económica y, para al cierre del primer trimestre de este año, llegó a 8.3%, es decir, hubo un incremento de 4.7 puntos porcentuales.

Con poca diferencia, debajo de Chihuahua se ubica Coahuila, con un aumento de 4.2 puntos porcentuales en el mismo periodo; pasó de 2.0 a 6.2 por ciento.

José Luis de La Cruz destacó que en Chihuahua aumentó la deuda pública a mayor velocidad que su actividad económica por decisión del gobierno, “al final del día pensaron que con los recursos por endeudamiento que destinaban a su gasto iba a crear mayores recursos”.

En el caso de Coahuila, destacó que pese a este ascenso, hubo mejora en algunos rubros, sobre todo en términos de desarrollo social, y mejores resultados, por lo que el aumento de su deuda pública se vio acrecentado.

En tanto, Guerrero pasó de 1.9% al finalizar el 2010 a 1.0% en el 2016, por lo que es la entidad que más disminuyó su deuda pública, con 0.9 puntos porcentuales en este lapso.

“En Quintana Roo (0.16 puntos porcentuales) el nivel de endeudamiento se desbordó, el nivel de endeudamiento asociado con los gastos públicos creció de manera significativa y eso no necesariamente terminó generando mayor actividad productiva. El crecimiento fue rebasado por el endeudamiento”.

ilse.becerril@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de