desconocen causas
Profepa clausura complejo en Malecón Tajamar
Ynfinity consta de dos torres condominales de lujo, un hotel de 281 habitaciones y un centro comercial.
Según Profepa, el proyecto carece de autorización ambiental para un desarrollo inmobiliario. Foto: Cuartoscuro
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Cancún, QR. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró temporalmente el desarrollo Ynfinity, el cual hace más de un año continuó su construcción aun cuando ya había estallado el conflicto en Malecón Tajamar.

La empresa que desarrolla el proyecto es Norcaribe, con una inversión de 700 millones de pesos. Todo el complejo consta de dos torres condominales de lujo, un hotel de 281 habitaciones, así como un centro comercial de 56 locales.

En agosto pasado, el director comercial de Ynfinity, Alejandro Wolf, aseguró que 70% de los 81 departamentos de la primera torre ya estaban vendidos, además de que ese edificio estaba en los detalles finales para ser entregado a principios del 2018; el resto del complejo estaría listo hasta el 2020. Los precios de los departamentos parten desde los 5 millones de pesos y se elevan hasta los 8 millones.

En noviembre del 2016, Alejandro Wolf informó que Ynfinity tenía los permisos necesarios, como la licencia de construcción, permiso de chapeo y desmonte, así como la Manifestación de Impacto Ambiental, ante instancias como Desarrollo Urbano y Ecología Municipal y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Solicitarán informe

Katherine Ender, del grupo Guardianes del Manglar, opositores al desmonte de vegetación en Malecón Tajamar, informó que solicitarán a Profepa un informe detallado de la clausura, la cual se dio luego de casi un año de que este grupo interpuso demandas contra Ynfinity por un supuesto desmonte ilegal de manglar para la construcción de la primera torre de departamentos.

Por su parte, Isabel González Glennie, abogada de Salvemos Manglar Tajamar, grupo ambientalista que ganó en tribunales la suspensión definitiva de las autorizaciones otorgadas por Semarnat para el desmonte de vegetación en Malecón Tajamar, dijo desconocer la causal de la clausura; sin embargo, comentó que muy probablemente se deba a algún incumplimiento en la normalidad ambiental relacionado con la imposibilidad de construir dentro de las 52 hectáreas que conforman el malecón por el mandato judicial que ordenó detener cualquier tipo de obras.

Recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo el caso para resolverlo de fondo, ante lo cual no hay posibilidad de hacer nada en esos terrenos en lo que se resuelve en definitiva si la razón asiste a quienes defienden su derecho a un medio ambiente sano o le asiste al gobierno federal que urbanizó, lotificó y comercializó todo el complejo, así como a los particulares que adquirieron predios en Malecón Tajamar.

Cabe mencionar que en medio de este nuevo capítulo del caso Malecón Tajamar trascendió la renuncia de la delegada de Profepa en Quintana Roo, Carolina García Cañón, quien ocupó el cargo desde el 2015.

jvazquez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de