Seguros de gastos médicos
Ventajas de una póliza individual
A pesar de que su empresa le ofrezca un seguro colectivo, recomiendan conservar la cobertura personal.
Judith Armadillo Mejía / El Economista
Sep 28, 2010 |
1:31

Si usted es una de las personas beneficiadas por tener dos seguros de gastos médicos mayores, uno contratado por usted y el que le ofrece la empresa donde trabaja, los expertos le recomiendan conservar ambos porque aunque uno represente un costo para su bolsillo, se hace acreedor a los beneficios de las dos coberturas.

“Los que sólo se quedan con una póliza, por lo general eligen la grupal, pues se trata de una prestación, sin embargo, el riesgo consiste en que si cambiamos de empleo, perderíamos los beneficios”, comenta Ricardo Cásares, director de Productos de Salud de Seguros Monterrey New York Life.

A su vez Rafael Martínez Estrada, subdirector de oferta de valor de la aseguradora GNP, explica que en caso de perder la prestación y se desee contratar una póliza individual, se tiene que pasar por un nuevo proceso de suscripción.

“La aseguradora donde contrate su póliza volverá a revisar la edad y estado de salud del contratante y de cada familiar, el resultado puede ser la no aceptación a ser asegurado o ser aceptado con ciertas exclusiones”, declara.

Finanzas

Cómo funcionan

Martínez Estrada comenta que las pólizas grupales son contratadas por las empresas y es el patrón quien determina las condiciones del plan. “Se contratan con una suma asegurada limitada, que por lo general es menor a 1 millón de pesos”, comenta. Mientras que una póliza individual dependerá de las necesidades que cada persona tenga.

La Condusef explica que el costo de la prima varía con factores como la edad, el estado general de salud, estado civil e incluso si se practica algún deporte.

Además en las individuales es muy importante considerar la antigüedad, ya que hay ciertos beneficios que llegan con el tiempo que se conserve. “Hay algunos padecimientos que no se cubren hasta que pasan uno o dos años de antigüedad, además de que se pueden negociar otros beneficios”, añade Cásares.

Aunque también el colectivo tiene beneficios específicos, en caso de que el patrón así lo determine, por ejemplo cláusulas que permiten al trabajador, en caso de que deje de laborar en ese lugar, convierta su póliza grupal en individual o incluso que haya cobertura de enfermedades preexistentes ante otra aseguradora.

“Se garantiza el pago de reclamaciones en la póliza individual, iniciadas en la póliza de grupo, pero con restricciones y con una suma limitada”, explica Martínez.

Para elegir

Los expertos coinciden en que lo mejor de tener ambas pólizas activas es que en caso de un siniestro, que se encuentre cubierto, las dos se pueden utilizar, para beneficio del asegurado o los familiares.

“En un siniestro se puede elegir entre la cobertura del colectivo que por lo general es limitada o por la personal que en muchos casos es ilimitada”, declara Cásares.

En caso de una atención

Planificada hay que elegir, por ejemplo, la que tenga una red de hospitales y médicos más amplia; “se puede elegir la que mejor se adapte a sus necesidades”, comenta Martínez Estrada.

¿Qué hacer en caso de siniestro?

En caso de presentarse un accidente o enfermedad cubierta en su póliza, usted debe:

Revisar el directorio de hospitales y servicios médicos que pueden atenderlo por convenio.

Lleve consigo la tarjeta que acredita al accidentado o enfermo asegurado.

Acuda al servicio médico correspondiente e informe el número de póliza y compañía.

Avise de inmediato a la aseguradora, ahí le darán otros consejos para recibir una buena atención.

Si su reclamación va a ser mediante reembolso, solicite al hospital que facturen los gastos cubiertos a nombre de la aseguradora.

Fuente: Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Términos a conocer:

Deducible: cantidad de dinero a partir del cual la aseguradora empieza a pagar el monto de la reclamación. Por lo general en la póliza colectiva ronda entre 3,000 y 5,000 pesos, mientras que en la individual, comúnmente se establece a partir de 6,000 pesos.

Coaseguro: Porcentaje del total del monto que la aseguradora haya considerado como procedente para la atención o tratamiento, una vez descontado el deducible. Por lo general es de 10% también lo pagará el asegurado. No se cobra ni deducible ni coaseguro en el caso de accidentes.

Fuente: Condusef y Seguros Monterrey New York Life.

jarmadillo@eleconomista.com.mx

5366 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de