Administre mejor su dinero
Tarjeta de nómina, 11 razones para usarla
La tarjeta de nómina no sirve sólo para recibir el sueldo cada quincena, sino también para facilitar el manejo de sus recursos.
Gabriela López / El Economista
Nov 16, 2010 |
0:41

La tarjeta de nómina no sirve sólo para recibir el sueldo cada quincena, sino también para facilitar el manejo de sus recursos.

En México hay 33 millones de tarjetas de débito contra 16.7 millones de tarjetas de crédito, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Con las tarjetas de nómina, la gente realiza diariamente 3.3 millones de operaciones, según la misma fuente. Por otra parte, el promedio por operación en débito es de 1,058 pesos contra 916 pesos en tarjeta de crédito.

“La tarjeta de nómina es una especie de cartera virtual en donde a los trabajadores se les deposita su pago. Una ventaja es que el trabajador puede ir controlando la forma de manejar sus recursos”, opinó Marco Carrera, director de Comunicación Social de la Condusef.

Sin embargo, el funcionario reconoció que es muy común que la gente utilice la tarjeta de nómina sólo para hacer compras o sacar el efectivo. “Incluso muchos sacan el dinero en un centro comercial y en ese mismo lugar compran en lugar de utilizar la tarjeta”, comentó.

Carrera informó que la segunda función más importante de la tarjeta de nómina es la de poder realizar compras en establecimientos.

Otra ventaja es que no gasta más de lo que tiene ya que, a diferencia de las tarjetas de crédito, no se puede sobregirar la cuenta.

“El temor por los costos de las transacciones hace que mucha gente no utilice más su tarjeta de nómina, ya que no todas las operaciones son gratis”, opinó por su parte Pablo López Sarabia, profesor del Finanzas y Economía en el Tec de Monterrey, Estado de México.

Agregó que el robo de identidad y la clonación de tarjetas es otro aspecto que preocupa mucho al consumidor.

¿Y si no la utilizo?

Si durante seis meses seguidos ya no utiliza su tarjeta de nómina porque, digamos, se cambió de trabajo y ya no recibe depósitos, el banco la convertirá en una cuenta básica general.

La principal diferencia entre una cuenta de nómina y una general es que en la primera su patrón le deposita su salario, mientras que la segunda la puede abrir cualquier persona.

Otra diferencia es que la cuenta general solicita montos mínimos de apertura y de saldo promedio mensual mínimo. Mientras que en la de nómina no sucede esto.

Según Banxico, cuando un banco va a convertir una cuenta de nómina en una general, la institución deberá avisarle a usted, ya sea a través de una carta o en la pantalla de sus cajeros automáticos. Este aviso deberá hacerlo el banco al menos con un mes de anticipación al vencimiento de la cuenta.

Por otra parte, en caso de no tener saldo mínimo y tampoco utilizar su cuenta básica general durante tres meses consecutivos, el banco podrá cerrar la correspondiente cuenta, informa el Banco de México.

Múltiples usos

La tarjeta de débito, es más que un “monedero virtual” donde guardar la quincena y disponer dinero en efectivo de los cajeros automáticos. Aproveche su potencial al utilizar todas las herramientas como:

- Domiciliación del pago de servicios.

- Pago de bienes y servicios en negocios afiliados.

- Portabilidad de nómina (transferir pagos a otra cuenta).

- Solicitar préstamos a través de la nómina.

- Banca por Internet para consulta de saldos.

- Acceso a fondos de inversión (sólo algunos bancos).

- Una tarjeta de débito y su reposición en caso de desgaste o renovación.

- No piden un monto mínimo de apertura ni saldo promedio mensual mínimo.

- Intereses cuando se mantiene un saldo mínimo (sólo algunos bancos).

- Retiros de efectivo en las ventanillas de sus sucursales, cajeros automáticos propios (sin costo) o ajenos (con costo).

- Consultas de saldo en las ventanillas de sus sucursales.

- Abono de recursos a la cuenta por cualquier medio.

- Sorteos, recompensas y programas de descuentos (sólo algunos bancos).

- Acceso a otros productos crediticios como hipotecas o tarjetas de crédito.

glopez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de