Su salario, la garantía
Cómo sacar un crédito de nómina
Si su patrón le deposita su sueldo en una cuenta de nómina bancaria, ésta puede ser la mejor carta de presentación al momento de solicitar un crédito, pues para el banco, la mejor garantía de pago es su trabajo.
Ilse Santa Rita / El Economista
Abr 14, 2011 |
15:34

Si su patrón le deposita su sueldo en una cuenta de nómina bancaria, ésta puede ser la mejor carta de presentación al momento de solicitar un crédito, pues para el banco, la mejor garantía de pago es su trabajo.

Un crédito de nómina es aquel que brindan las instituciones a los empleados que reciben el pago de su salario mediante una tarjeta de débito y su característica principal es el cobro directo a esa misma cuenta.

No requieren de aval ni de historial crediticio. Contemplan un seguro de desempleo que lo apoya durante algunos meses en caso de que pierda su trabajo y cuentan con un seguro de vida que evitará heredar deudas a su familia en caso de fallecimiento.

Hoy, usted puede elegir el que más le convenga a través de la figura de la portabilidad bancaria, que es la facultad que tiene un trabajador de decidir en qué banco quiere recibir su sueldo, pensión y otras prestaciones de carácter laboral.

No lo use para todo

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), más de 3 millones 642,000 trabajadores mexicanos con empleo permanente han recurrido a créditos bancarios, para lo cual dejan de garantía sus ingresos de nómina.

Sin embargo, para los especialistas de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) éstos no son ideales para todos los fines.

No le conviene usarlo -dicen- para pagar vacaciones o festejos, ya que deben ser gastos planeados. Tampoco para comprar un auto porque existen créditos especializados para este fin.

Pero sí le conviene para comenzar un historial crediticio y enfrentar situaciones de emergencia.

Las cinco claves

Para elegir los mejores atributos, tome en cuenta los siguientes aspectos:

Monto del préstamo; el Costo Anual Total (CAT), que es lo que usted paga por el manejo del crédito, este concepto ya incorpora la comisión de apertura, la tasa de interés y seguros de desempleo y se vida; la comisión por apertura, que es un solo pago que se hace al inicio cuando de firma el contrato; el tiempo para liquidar (los bancos ofrecen plazos fijos desde seis hasta 48 meses), generalmente entre mayor sea el plazo, más grande será la cantidad que pagará; y finalmente el monto a pagar, para ello puede solicitar una tabla de amortización para que sepa cuánto pagará por mes y cuánto le costará el crédito al final del plazo.

Lo que el banco pide

Según información de los bancos, los requisitos generales son:

Tener una cuenta de nómina en el banco en que desee contratar.

Estar entre los 18 y 80 años de edad (algunos tienen como límite los 65 o 70 años).

Manejar un sueldo mínimo (puede ser desde 2,000 pesos mensuales). Considere que, si el banco intenta hacer el cobro y no hay fondos en su cuenta, le cobrarán una comisión extra de entre 100 y 500 pesos.

Antigüedad mínima en su empleo.

Llenar y firmar solicitud.

Identificación oficial vigente (credencial del IFE, pasaporte, cédula profesional con antigüedad menor a 10 años).

Comprobante de domicilio a su nombre (agua, luz, predial, teléfono, IFE, estados de cuenta de cualquier institución).

Comprobantes oficiales de ingresos del último mes.

isantarita@eleconomista.com.mx

3895 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de