Tecnología, alternativa contra la obesidad
Estudios de ADN que detectan la genética de la obesidad y una dieta de cronobiología nutricional, las opciones pueden costar desde 5,000 pesos.
Salomón Rodríguez / El Economista
Ago 13, 2012 |
21:27
compartir
Widgets Magazine

México es el primer lugar en obesidad infantil. La dieta que se sigue, los malos hábitos alimenticios, la falta de una cultura deportiva son una constante. ¿Quién no conoce a algún niño con sobrepeso?

¿Qué le parecería si con una prueba de ADN o una dieta de la denominada cronobiología nutricional se pudiera resolver efectivamente y sin rebote esta problemática? Parece que se habla de un tema de ciencia ficción, pero es realidad en el México actual.

David Montalvo Castro, presidente del Colegio Mexicano de Bariatría AC, comentó que para diagnosticar la obesidad se recurre al índice de masa corporal.

Una vez que hacemos esta operación, si la cifra que encontramos está entre 18.5% y 24.9% se considera que tiene un peso normal.

Si está entre 25% y 29.9%, tiene sobrepeso. Y si tiene de 30% en adelante, ya es obesidad”, estableció el experto.

Algunos recomiendan hacer ejercicio para bajar de peso. Es la mejor alternativa. Sin embargo, el ritmo de vida actual no permite a todas las personas ejercitarse como quisieran. Otra alternativa es la tecnología: por medio de una prueba de ADN y una dieta de aporte proteico la situación se puede revertir.

En el primer caso, “con varias gotas de saliva se pueden identificar los genes que determinan la obesidad; en laboratorios de Estados Unidos se obtienen resultados para iniciar una dieta específica para disminuir hasta 1 kg a la semana”, comentó Tatiana Palazuelos, directora de Bariatric Support, clínica especializada en tratamientos contra la obesidad.

El ADN es un ácido que contiene las instrucciones genéticas utilizadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y de los virus. La función principal de las moléculas de ADN es el almacenamiento a largo plazo de la información, lo que permite tener datos históricos.

Otra alternativa es la dieta de aporte proteico. Consiste en el manejo de unas proteínas de un alto valor biológico en forma de productos como barritas, galletas, tortillas de huevo, crepas, que el paciente toma y donde se consigue una pérdida selectiva de peso, disminuyendo la grasa sin modificar la masa muscular, lo que ayuda a evitar la flacidez y a que no haya efecto de rebote.

Estudio genético

Tatiana Palazuelos, directora de Bariatric Support, clínica especializada en tratamientos contra la obesidad, comentó que diversos genes son los causantes de que los mexicano sean resistentes a la pérdida de peso, es decir, que conserven la obesidad.

La idea de este tratamiento es realizar el examen de ADN y, con base en los resultados, se inicia una dieta adecuada con productos de la empresa misma, como barras, licuados, smoothies, sopas y snacks además de que el tratamiento dura según el número de kilos que desea bajar cada persona.

A diferencia de una operación para reducir la obesidad que puede costar 120,000 pesos, el tratamiento de ADN oscila entre 50,000 y 60,000 pesos, pero el examen, que se hace con una muestra de saliva, se realiza por 5,000 pesos.

Dieta de aporte proteico

El paciente no pasa hambre porque se desencadenan unas reacciones metabólicas y se consigue una pérdida de peso que, en las mujeres, alcanza los 7 kg al mes y, en los hombres, hasta 10 kg, pero siempre bajo control médico”, comentó José Antonio Casermeiro Costa, médico especialista en la Dieta de Aporte Proteico de Ysonut.

Es un producto estudiado, protocolizado, médico y la dieta es elaborada por endocrinólogos desde hace muchos años.

El tratamiento cuesta cerca de 8,000 pesos al mes pero es completo. Además, hay que restar el gasto en comida normal porque, con esos 8,000 pesos, el paciente va a comer durante un mes y se va a ahorrar el gasto en el súper.

Se puede adaptar al paciente de muchas maneras y no se queja por el precio cuando se da cuenta de que pierde esos kilos en grasa solamente, sin flacidez, sin hambre y sin efecto rebote”, agregó Casermeiro Costa.

Malos hábitos

Especialistas coincidieron en que uno de los principales problemas que resultan en obesidad son los malos hábitos alimenticios.

Lo que ha pasado es que la obesidad es un choque de genes ancianos con las comidas de hoy. La dieta que nosotros consumimos es con base en comida chatarra y diferente a lo que se consumía anteriormente”, comentó Tatiana Palazuelos Genis, directora de Bariatric Support.

Se cree que el número de comidas que una persona debe realizar al día son tres.

Sin embargo: “estudios a nivel mundial dicen que las personas que comen cinco veces al día son más delgados que la persona que come cuatro veces y ésta, a su vez, es más delgada que el que come tres veces diarias”, aseguró José Antonio Casermeiro Costa, médico especialista en la Dieta de Aporte Proteico del laboratorio Ysonut.

salomon.rodriguez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de