Consejos para (ahora sí) ahorrar durante el 2013
La estabilidad financiera es una vía para alcanzar sus proyectos personales, como pagarse la maestría o juntar el enganche de su casa.
Ilse Santa Rita / El Economista
Dic 27, 2012 |
19:52

¿Vestirse de amarillo cada fin de año o prender velas de colores a la luz de la luna no han dado resultados para tener más dinero? Es hora de hacer algo distinto: ponerse a ahorrar.

Si el ahorro y la inversión son las mejores herramientas para conseguir estabilidad financiera y alcanzar muchos de los propósitos en la vida, como pagarse la maestría, juntar para el enganche de su casa o poner su propio negocio, ¿por qué cuesta tanto trabajo hacerlo?

Para Raúl Martínez Solares, director general de Mexicana de Becas, la clave está en buscar un motivo poderoso. Sólo así podrá evitar abandonar el propósito de año nuevo antes de partir la Rosca o gastarse el dinero en la primera oportunidad.

“Para iniciarse en esta tarea, lo mejor es concentrarte en un deseo específico que sea lo suficientemente fuerte para superar cualquier tentación”, expuso el especialista.

“Mientras más fuerte sea la motivación, más fácil será el cómo”, coincidió Juan José Salas, coordinador del curso Finanzas Personales Prácticas en la Universidad Iberoamericana.

Si este 2013 usted quiere usar sus propósitos financieros como una vía para alcanzar otras metas, tome en cuenta los siguientes tips.

1. Haga cuentas. ¿Ya sabe cuánto necesita para el enganche de su casa o para pagarse la maestría? Adolfo Arditti, director de Mercadotecnia y Comunicación Corporativa de Sura, afirma que cuando las personas no saben hacia dónde van (en este caso, cuánto dinero necesitan), la tentación de gastarlo antes de tiempo será más poderosa. Además, así será más fácil llevar el control de los avances, lo que será una motivación.

2. Haga un calendario de gastos para el 2013. Cada año hay pagos que generalmente llegan en fechas específicas como inscripciones, útiles escolares o hasta remodelaciones del hogar. Calcule el monto de cada gasto y divídalo entre los meses que faltan, así sabrá más o menos cuánto deberá ahorrar cada mes para que el desembolso no lo agarre por sorpresa.

3. Los cumpleaños y festejos importantes de la familia no son sorpresa ni emergencias. Los especialistas recomiendan asignar desde hoy un presupuesto para esas celebraciones y buscar con anticipación los regalos que se adecuen a su presupuesto.

4. Recorte gastos. Haga una lista de sus desembolsos mensuales y recorte en aquellos rubros que no son indispensables. Se sorprenderá al ver cuánto podría ahorrar si dejara de gastar esos 20 pesos diarios café y los 40 pesos de la cajetilla de cigarros. Una estrategia de ahorro puede ser comprar una cafetera y los insumos con sus compañeros de trabajo. El costo por taza se reducirá considerablemente.

5. Cree un fondo de emergencias, éste le ayudará a hacer frente a los eventos inesperados. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros recomienda conformar un ahorro equivalente por lo menos a seis meses de sus gastos.

6. Asegúrese. Los seguros también son una estrategia que lo mantendrán protegido eventos inesperados, recordó Robert Stammers, director para Educación a Inversionistas del CFA Institute.

7. Presupueste sus gustitos. Este paso es esencial. El dinero está hecho para gastarse, ¿a quién no le gusta hacerlo? Pero la mejor manera de hacer las paces con el consumidor que toda persona lleva dentro es presupuestar los gustos y diversión. Disfrute su dinero, pero sin afectar los recursos que debe destinar a objetivos más importantes.

8. Haga del ahorro su primer rubro de gasto. El excedente que usted generó con los recortes en gasto, sepárelo tan pronto le lleguen sus ingresos, así no tendrá la tentación de gastárselo.

9. Infórmese a través de asesores financieros en bancos, operadoras de fondos o distribuidoras de sociedades de inversión sobre sus alternativas tomando en cuenta su capital inicial, su tolerancia al riesgo, objetivos de inversión y el plazo al que estaría dispuesto a no tocar ese dinero.

10. Si contrata servicios financieros, entérese de las comisiones que le van a cobrar.

11. Usar la tarjeta de crédito y no pagar un solo peso de intereses es posible siempre y cuando pague sus adeudos en tarjetas antes de la fecha límite de pago. Usted puede tener hasta 50 días de gracia si realiza sus compras un día después de su fecha de corte y liquida antes del día límite de pago.

12. Cancele los productos que no respondan a sus necesidades. Las tarjetas de crédito que no utilice, por ejemplo, seguirán cobrando anualidad.

ilse.santarita@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de