Los beneficios de estudiar un posgrado
La clave del éxito consiste en escoger un programa que fortalezca sus habilidades prácticas, con amplio reconocimiento y profesores de calidad.
Alejandro Cruz Domínguez / El Economista
Abr 10, 2013 |
21:06
compartir

¿Está usted preocupado porque aún no cursa la maestría? ¿Quiere tener un posgrado pero no sabe cómo cubrir los costos? No se dé por vencido. Ante falta de liquidez, los créditos bancarios y de instituciones especializadas pueden ser una buena opción si quiere regresar a las aulas de inmediato.

En México, los créditos educativos están diseñados para que durante el tiempo que usted se encuentre estudiando únicamente salde los intereses y, posteriormente, al graduarse, comience con el pago del préstamo ofrecido.

“Al solicitar un financiamiento, se puede tener acceso a educación en instituciones reconocidas, se incrementan las posibilidades para encontrar un mejor empleo al término de los estudios y se potencia el ingreso futuro del estudiante”, afirmó Juan Sherwell, director de MBA de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey.

El modelo está dirigido para personas de hasta 50 años edad. La oferta de programas contempla todas las áreas de conocimiento y el estudiante puede elegir cursar sus estudios de forma presencial o virtual, dependiendo de su disponibilidad de tiempo con horarios flexibles.

CUÁNDO Y CÓMO PAGAR

En México, los financiamientos educativos que cuentan con el apoyo de Nacional Financiera (Nafin) permiten que durante sus estudios (un periodo entre uno a cinco años), el estudiante sólo pague los intereses y un seguro. Al término, el estudiante tendrá un periodo de gracia de seis meses para comenzar a pagar con un esquema que incluye dentro de las mensualidades, los intereses y el seguro que venía pagando.

El esquema de pagos se puede distribuir en un periodo de hasta 10 años, con la opción de realizar pagos anticipados sin penalización.

Las instituciones ofrecen un financiamiento mínimo de 50,000 pesos y hasta 280,000 como máximo, cubriendo 80% del costo total del programa.

Ofrecen una tasa de interés de 10% anual y no aplica ninguna comisión por apertura.

Para ser sujeto de crédito, no se requiere dar un bien inmueble como garantía. El estudiante sólo necesita de un estudio socioeconómico, carta de aceptación de la universidad y un obligado solidario, aseguró Tufic Yutani Vela, gerente de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero Afirme.

El crédito sólo aplica para el pago de colegiaturas, por lo que hay que considerar que, en promedio, el gasto adicional en libros puede ser de 3,000 pesos mensuales, según los especialistas.

¿SIRVE O NO ESTUDIAR UN POSGRADO?

Existen diversos motivos por los que una persona decide realizar estudios de posgrado, como incrementar habilidades, especializarse en un área de conocimiento o intentar avanzar de forma más rápida hacia puestos de alta responsabilidad dentro de una empresa.

Para Alejandro Ocampo, profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, el vínculo entre un título de posgrado y la aceleración de la carrera no es automático, sino que depende de diversos factores, debido a que la realidad laboral deMéxico es cada vez más compleja.

“Un profesional con estudios de posgrado debe esperar convertirse en un agente de cambio que aporte un beneficio a la sociedad. La riqueza económica se logra al conjugar su esfuerzo, su ética, su inteligencia, su trabajo y su capacidad para hacer el bien a los otros”, dijo.

Por ello, el especialista recomienda cursar el posgrado después de al menos cuatro años de desempeño laborar y elegir una universidad prestando atención en la calidad de los profesores, el reconocimiento de la institución, con bolsa de trabajo y seguimiento a los egresados de otras generaciones.

LA RECETA DEL TRIUNFO

Por su parte, Josefina Téllez, profesora investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, afirmó que la receta del fracaso es estudiar sólo para lograr un papel o una posición de mayor rango.

La mejoría tanto en el plano económico como en el personal es producto de la convicción y de la pasión por lo que se hace, declaró.

“Estudiar un posgrado nace de la creencia y de la vocación por ser un mejor individuo, no necesariamente para obtener un mejor salario”, comentó Téllez.

“El desarrollo económico viene por añadidura, pero lo principal es elevar la calidad de la vida humana”, agregó la especialista.

La profesora recomienda elegir con cuidado el tipo de posgrado, ya que debe existir un equilibrio entre la pasión que motiva a una persona para a seguirse formando y la practicidad que puede dar a sus nuevos conocimientos.

FINANCIAMIENTO EDUCATIVO, UNA FORMA DE ALCANZAR SUS METAS PROFESIONALES

  • 10 años es el plazo máximo en el que un estudiante que obtiene un crédito educativo a través del programa de Nacional Financiera debe liquidar la deuda.
  • 280,000 pesos es el monto máximo de préstamo que puede obtener un estudiante universitario o de posgrado a través del programa de financiamiento de Nafin.
  • 10% es la tasa de interés anual que aplican las instituciones bancarias que operan bajo el esquema de financiamiento de Nafin, como Afirme o Santander.

Haga que su educación rinda como inversión

Así como un inversionista estudia el instrumento en el que quiere invertir para para saber si generará rendimientos en el futuro, el estudiante debe observar todos los aspectos relacionados con su educación para hacer una inversión con posibilidad de generar retornos.

Estudiar sigue siendo una buena inversión, afirman los especialistas. Y es que en México, “un profesionista gana en promedio 74% más que una persona con educación media superior”, argumenta Ricardo Estrada en su libro Profesionistas en vilo ¿Es la universidad una buena inversión? (Cidac, 2011).

Sin embargo, también es necesario tomar en cuenta el área profesional y la institución en la que se estudia, destacó Luis Ernesto Derbez, exsecretario de Economía y actual rector de la Universidad de las Américas Puebla.

“Si la institución en la que estoy estudiando no tiene la calidad académica suficiente para volverme competitivo en el mercado laboral, corro el riesgo de terminar endeudado (en el caso de las escuelas privadas) y sin obtener retornos por esa deuda adquirida”, argumentó.

Así, la calidad de la educación es un buen termómetro para definir las expectativas de retorno de la inversión.

El precio de la colegiatura no siempre está relacionado con la calidad académica de una escuela, hay instituciones públicas con gran reconocimiento.

Pero si el estudiante no logra obtener un lugar en alguna de esas instituciones, la opción que le queda es pagar educación privada. En este caso, su preparación será definida por el precio que pueda pagar y no por la educación que quiera recibir.

“En este caso, una alternativa es que los padres generen un ahorro desde que los hijos son pequeños”, sugirió Derbez.

Existen productos de ahorro con fines educativos como el que ofrece Mexicana de Becas, fondo de ahorro educativo, o los que ofrecen distintas aseguradoras como GNP, AXA, entre otras compañías.

Con ellos, el padre sabe que cuando el hijo llegue a edad universitaria tendrá el dinero para poder pagar la universidad o por lo menos tendrá un monto que le ayudará a hacer frente a este compromiso.

Los beneficios del ahorro son que, al término de los estudios, la persona no tendrá que pagar en el futuro los estudios que ya terminó.

(Con información de Ilse Santa Rita)

alejandro.cruz@eleconomista.mx

4 Comentarios
Comentarios
Megahertz (no verificado)
Agregado:
24 Jul 2013 |
12:59 PM

Sería bueno un articulo que contraponga los beneficios del posgrado con la tendencia y necesidad del país de tener gente mas capacitada y a bajo costo (salarios indignos) para ser competitivos a nivel mundial. Ya que la falta de empleos inducida o no, incrementa la tendencia de tener ejecutivos MBA como analistas o emprendiendo en el negocio informal.
Lo anterior sin considerar la cultura del compadrazgo para obtener un puesto alto y la poca capacidad de la mayoría de empresas mexicanas para aprovechar, retener y potenciar el talento.

CAr (no verificado)
Agregado:
16 Sep 2013 |
19:52 PM

Aquí deberían mencionar que CONACYT otorga becas a los que desean estudiar un posgrado. Las cantidades de tales becas son alrededor de 8000 pesos mensuales para maestría durante 2 años y unos 12000 pesos mensuales para doctorado durante 3 o 4 años. Con ese dinero ya no se requiere endeudarse con las financieras o bancos y así librarse de tanto problema.

CAr (no verificado)
Agregado:
16 Sep 2013 |
19:55 PM

El CONACYT actualmente no cobra las becas otorgadas al finalizar el posgrado.

Melissa (no verificado)
Agregado:
20 May 2014 |
13:33 PM

Estudiar una maestría en línea proporciona al alumno herramientas empresariales que lo hacen madurar profesionalmente y lo enfrentan a una realidad corporativa.

Hay que ser ambiciosos y no quedarnos con un título universitario.

Les comparto la liga de un artículo en donde vienen ventajas de estudiar en línea una maestría.

http://goo.gl/EQlVEj

Periódico El Economista es una empresa de