Multas y sanciones por no presentar declaración anual
Si no lo hace a más tardar el 30 de abril, puede hacerse acreedor a actualizaciones, recargos, multas, embargos y, en casos extremos, hasta prisión.
Ilse Santa Rita / El Economista
Abr 21, 2013 |
19:42

Tictac, tictac. El tiempo de agota y ya sólo queda una semana para que usted presente su declaración anual de impuestos. Si no lo hace a más tardar el 30 de abril, puede hacerse acreedor a actualizaciones, recargos, multas, embargos y, en casos extremos, hasta penas en prisión.

Esto, sin considerar el registro negativo en su historial crediticio, ya que desde el 2008 la autoridad tributaria entrega información a las sociedades de información crediticia (Buró y Círculo de Crédito).

Actualizaciones y multas

“Lo primero que pasa es que se le aplica la actualización, es decir, el monto a pagar que resulte de una presentación de declaración anual extemporánea aumentará en la misma medida que haya aumentado la inflación”, explicó Rafael Gómez, director general de Orientación y Asesoría en la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

El Servicio de Administración Tributartia (SAT) aplica esta medida porque dinero pierde poder adquisitivo con el tiempo. No es lo mismo recibir 700 pesos hoy, que en seis meses.

“Cuando el contribuyente no presenta su declaración, generalmente el SAT le envía una notificación a su domicilio fiscal en la cual les indica el monto del adeudo y la fecha de pago”, dijo María Eugenia Ávila, profesora de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana.

Sin embargo, hay personas que nunca reciben esta notificación, tal vez porque el SAT no tiene su domicilio actualizado, pero eso no significa que el contribuyente no tenga el adeudo, aclaró.

“Desde que sabemos que no hemos presentado una declaración, lo mejor es hacerlo antes de que la autoridad nos la requiera, ya que una vez que el SAT exige el pago, entonces, ya tenemos ganada una multa”, sugirió Jorge Sánchez Hernández, presidente de la Academia de Estudios Fiscales y consultor de Deloitte.

Si el SAT todavía no le ha enviado la notificación, usted puede presentar su declaración y pagar de forma espontánea, es decir, antes de que la autoridad se lo requiera. En ese caso, sólo pagaría actualización del monto a pagar por inflación y los recargos que son de 1.13% por cada mes de retraso. Pero no se paga multa, coincidieron los expertos.

SI USTED INSISTE EN NO PRESENTAR

Si la persona insiste en no presentar su declaración aún después de recibir las invitaciones del Servicio de Administración Tributaria, entonces procederán a enviarle un requerimiento en el que ya se establece una multa a pagar.

“Cuando la persona siguen sin atender a los llamados, se inicia el procedimiento administrativo de ejecución. Ahí ya le exigirán el pago de un crédito fiscal”, explicó la especialista de la UP.

El crédito fiscal lo determina el SAT al realizar una estimación de los ingresos que el contribuyente pudo tener en el año y sobre eso calcula el monto que debería pagar.

Según información del SAT, cuando existen créditos firmes o exigibles, ya procedería el embargo de bienes o inmovilización de cuentas bancarias.

¿PUEDO IR A LA CÁRCEL?

A partir del año pasado hubo una modificación al artículo 109 del Código Fiscal de la Federación, en el que se establece que quien no presente por más de 12 meses las declaraciones que tengan carácter de definitivas (en este caso el Impuesto Sobre la Renta de la declaración anual) será sancionado con las mismas penas del delito de defraudación fiscal. Y la defraudación fiscal se castiga con cárcel.

Según el artículo 108 del Código Fiscal, el delito de defraudación se sanciona con las penas siguientes:

  • Se paga con prisión de tres meses a dos años cuando el monto de lo defraudado no exceda de 1 millón 369,930 pesos.
  • Con prisión de dos años a cinco años cuando el monto de lo defraudado exceda de 1 millón 369,930 pero no de 2 millones 54,890 pesos.
  • Con prisión de tres años a nueve años cuando el monto de lo defraudado sea mayor de 2 millones 54,890 pesos.
  • No se aplicará esta pena si el contribuyente entera espontáneamente el monto de la contribución omitida antes de que la autoridad fiscal lo detecte.

Los conceptos que hacen crecer su deuda

1. Actualización: es el incremento que sufre un adeudo por el efecto de inflación. Se paga con el propósito de que el fisco reciba una cantidad equivalente a la que hubiera recibido en la fecha en que se debió pagar.

2. Recargos: son una especie de intereses moratorios y se pagan para recompensar a la autoridad por el tiempo que pasó al no pagar oportunamente. Esta tasa es de 1.13% por cada mes transcurrido.

3. Multas: son una penalización por cada obligación no presentada. La ley determina el monto o porcentajes de multas según el tipo de infracción.

  • De 1,100 a 13,720 pesos por cada una de las obligaciones no declaradas de manera espontánea dentro del plazo correspondiente.
  • De 1,100 a 27,440 pesos por cada obligación a que esté afecto, al presentar una declaración, solicitud, aviso o constancia, fuera del plazo indicado en el requerimiento o por incumplimiento de dicho requerimiento.
  • De 11,240 a 22,500 pesos, por no presentar las declaraciones en los medios electrónicos (Internet) estando obligado a ello, presentarlas fuera del plazo o no cumplir con los requerimientos de las autoridades fiscales para presentarlas o cumplirlos fuera de los plazos indicados en los mismos.

ilse.santarita@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de