¿Qué es la educación financiera?
compartir

La educación financiera pareciera ser un trending topic en el argot financiero y bancario actual. Diversas instituciones, desde públicas hasta privadas, con fines de lucro y sin ellos están realizando esfuerzos para promoverla.

Para abordar los beneficios e impactos de este término tan de moda en la actualidad es necesario comenzar por definirlo. Dentro de varios términos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que ha tenido un rol significativo por su experiencia y alcance, la ha definido, en conjunto con el Foro Internacional de Inclusión Financiera, como la combinación de conciencia, conocimiento, habilidad, actitud y comportamiento necesarios para tomar decisiones financieras robustas e informadas, para finalmente alcanzar un bienestar financiero individual.

Analizando la definición previa notamos que se asume que los individuos ya tienen acceso a los productos y servicios financieros. Por lo tanto, se identifican dos componentes básicos para que la educación financiera suceda. El primero es contar con acceso a los productos y servicios y el segundo saber tomar decisiones informadas para elegir el que mejor convenga, dependiendo de las necesidades y circunstancias de cada individuo. México pareciera estar en una etapa donde el primer paso, el acceso, está cubierto. Según el “Reporte de Inclusión Financiera” realizado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el 2013, 98% de la población adulta tiene acceso a los servicios financieros; sin embargo, según ese mismo reporte, el segundo paso, el de uso, todavía tiene oportunidad de aumentar, pues solamente 56% de la población adulta usa algún tipo de producto o servicio financiero.

Esta situación podría explicarse por varios factores que varían dependiendo del producto. Distintas encuestas han detectado que una de las principales razones para no usar un producto o servicio financiero es la autopercepción de no cumplir con los requisitos que se intuye exige un banco o una autovaloración de insolvencia. La falta de confianza e información contribuyen a reforzar cierta desidia o desinterés para usar los productos y servicios de la banca. Algunos otros casos se relacionan con el desconocimiento de prácticas que permiten administrar el presupuesto propio o familiar. Por ejemplo, el uso de las cuentas de depósito para guardar el ahorro en gran medida (73% de acuerdo con el “Reporte de Inclusión Financiera” realizado por la CNBV en el 2013) no es aprovechado, pues los encuestados indicaron que su nivel de ingresos es bajo y no se los permite.

Es precisamente en estos casos donde la educación financiera puede contribuir a concientizar a las personas sobre la posibilidad que tienen de aprovechar los productos y servicios, junto con los requisitos y pasos a seguir para hacerlo en el contexto bancario actual. Es decir, aprovechar el acceso provisto por la banca en México.

Independientemente del acceso, la educación financiera también busca comunicar y difundir prácticas de administración de los ingresos y gastos (el presupuesto) y cómo puede ser apoyada con distintos productos y servicios dependiendo de sus funciones y características para que, con estos conocimientos, las personas desarrollen la habilidad de evaluar la oferta de distintos bancos e identificar el producto que mejor se alinee a su necesidad para elegir aquel que mejor le convenga de acuerdo con sus condiciones económicas y financieras.

Es con esta breve definición se puede contextualizar el término dentro del impacto social deseado de la educación financiera; sin embargo, serán el acompañamiento, la constancia y el análisis a largo plazo aquellos que indicarán si la educación financiera efectivamente se traduce en un mayor bienestar para las familias mexicanas.

*El autor es subdirector de Desarrollo de Contenidos de Educación Financiera BBVA Bancomer. Si quieres conocer más, te invitamos a tomar los talleres de Educación Financiera BBVA Bancomer llamando al (01800) 388-8761 o en educacionfinancierabancomer.com. No es necesario ser cliente de BBVA Bancomer para cursarlos.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de