ALBO, BANCA SIN SUCURSALES
Fintechs ayudan a democratizar acceso a servicios financieros
La aplicación permite acceder a un reporte que muestra los gastos del usuario por categorías y además permite realizar transacciones desde el smartphone.
Juan Tolentino Morales
Nov 17, 2015 |
1:15
Foto: Cortesía

Para los bancos en ocasiones es difícil y costoso innovar en los productos que ofrecen dado que, por su naturaleza, son entidades adversas al riesgo. Sin embargo, esta comodidad trae consecuencias para los clientes, problema ante el que las tecnologías financieras (fintechs, por su contracción en inglés) han sabido responder, advierte Ángel Sahagún Fernández, fundador de Albo.

“La tecnología está democratizando el acceso a los productos financieros, por lo que están surgiendo startups que atienden las necesidades que varios bancos no, como los créditos en línea”, añade.

Sahagún Fernández encabeza Albo, un banco sin sucursales al que se puede acceder desde el smartphone a través de una aplicación y que ofrece los servicios básicos de la banca tradicional, apoyado por una tarjeta de débito Visa.

“Con esta app vas a poder controlar tu dinero, ahorrar e incluso invertir de manera completamente móvil (...) Puedes abrir tu cuenta bancaria en 60 segundos, sin necesidad de hacer colas en una sucursal, con la misma velocidad con la que abres una cuenta de Facebook”, detalla Sahagún Fernández.

Una vez que el usuario abre su cuenta, recibe en su domicilio su tarjeta en un periodo de tres a cinco días y puede comenzar a depositar fondos vía transferencia electrónica desde otro banco o por efectivo en alguno de los más de 10,000 puntos del país desde tiendas de conveniencia, supermercados y farmacias.

“Nosotros no somos un banco; estas entidades requieren de una licencia bancaria otorgada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y que implica una inversión muy grande. Nosotros nos aliamos con varios partners bancarios que maquilan los productos. De esta manera podemos dar servicios bancarios sin ser un banco”, añade.

Actualmente, Albo tiene un contrato con BanRegio, por lo que los fondos se alojan en las cuentas de dicha entidad y tienen la protección del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), por hasta 2 millones 128,000 pesos.

En caso de robo o extravío, la tarjeta de débito se puede cancelar desde la app, o con una llamada a su call center.

La aplicación actualmente se encuentra en una fase beta para iOS a la que se puede acceder a través de su página www.albo.mx, y su lanzamiento comercial está programado para enero del 2016.

juan.tolentino@eleconomista.mx


0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de