QUE sus pasivos OCUPEN MÁXIMO 30% DE SUS INGRESOS MENSUALES
Al elegir una hipoteca, busque que ésta sea a su medida
Algunas personas buscan viviendas excesivamente costosas y sólo comprometen sus ingresos.
Juan Tolentino Morales
Dic 20, 2015 |
21:10

Hacerse de un hogar propio ha sido un objetivo idiosincrásico de las familias mexicanas, y tal como muestra el reporte Estado Actual de la Vivienda en México 2014 de la Sociedad Hipotecaria Federal, del total del parque habitacional, 68.2% es vivienda propia, lo que se traduce en 21.2 millones de inmuebles en México.

No obstante, algunas personas tienen dificultades no sólo de lograr tramitar una hipoteca —lo cual ya es un verdadero reto—, sino de hacerse con una a la medida de sus necesidades y, aún más importante: de lo que pueden solventar mensualmente.

“Una hipoteca debe ser un traje a la medida (...) Debemos tener claro cuánto cuesta la casa que queremos, cuánto podemos pagar al mes, en qué momento queremos recibir el dinero -a corto plazo o mediano plazo- y además, si tenemos un ahorro, a cuánto asciende y qué porcentaje del crédito representa”, comenta al respecto Thania Perea, vocera de Tu Casa Express.

Con la vara con la que midas, 
serás medido

Si tiene una tarjeta de crédito, quizá le haya pasado que al sacar productos a meses sin intereses puede parecer sencillo de costear; sin embargo, cuando son demasiados artículos los que tiene en este esquema de pago, se hace difícil de financiar porque queda menos dinero para solventar gastos corrientes. Por ello, quizá se pregunte: ¿qué porcentaje de mis ingresos debería ocupar a pagar una hipoteca?

“Hay una regla que establece que una persona no puede destinar más de 30% de sus ingresos mensuales al pago de una hipoteca. Si gana 30,000, su límite sería de 9,000 pesos, por ejemplo”, comenta al respecto Perea.

Para que estos pagos no sean pesados, es conveniente optar por plazos cortos de financiamiento para comprometer por un menor plazo su dinero, por lo que la especialista recomendó optar por créditos en instituciones que no penalicen por adelantar sus pagos.

“En casi todas las hipotecas se contrata a 20 años y si cada mes quiere adelantar una mensualidad, algunas lo penalizan e incluso otras no lo permiten. Debido a ello, los plazos de pago siempre van a ser largos; si no tiene opción, no puede tener otros créditos, como una segunda hipoteca o un préstamo para un automóvil. Por ello, una hipoteca tan larga se adueña de sus finanzas”, añade.

Hay otras opciones de financiamiento, detalla, en las que adelantando sus mensualidades aporta directo a capital, por lo que el plazo se reduce y la deuda se acorta.

En este sentido, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) puntualiza que el monto que pagará cada mes de su hipoteca dependerá de su salario y edad.

Por ello, las tasas de interés son un punto clave en el costo final del inmueble, dado que si son altos y se prolongan durante varias décadas, ¿cuál sería el costo final del inmueble?

“Lo que sucede en algunas entidades es que los primeros años de su deuda son cubiertos los intereses, y a partir del quinto año, comienza a liquidarse el costo de la vivienda per se”, comentó al respecto Perea.

Los errores comunes al 
adquirir una hipoteca

Entre los errores al elegir un crédito para vivienda, además de que el pago de éste exceda 30% de sus ingresos mensuales, uno de los más importantes —como suele ocurrir en otro tipo de créditos— es el desconocimiento del producto que está adquiriendo.

Por ello, al acercarse a una entidad es importante que busque un plan personalizado para que realmente pueda sentirse dueño de su hogar, exhorta Perea, dado que en ocasiones no hay opciones para financiar la vivienda y los clientes se tienen que apegar a las tasas, enganches y plazos impuestos por la entidad.

Asimismo, la especialista de Tu Casa Express dijo que es importante buscar opciones que cuenten con seguro de desempleo; “por ejemplo, si llegara a quedar sin trabajo, hay pólizas que cubren algunas mensualidades de su hipoteca, regularmente es por seis meses. Esto es importante porque le brinda seguridad, y eso es algo que siempre se necesita sobre todo en una deuda”, concluye.

Un traje a la medida

La adquisición de un crédito hipotecario debe darse con base en un plan personalizado, por ello es importante que el asesor que lo acompañará en el proceso le realice las siguientes preguntas:

  • ¿Cuenta con un ahorro? ¿De cuánto es?
  • ¿En qué momento quiere recibir su hipoteca?
  • ¿Cuánto puede pagar al mes?
  • ¿Qué precio tiene el inmueble que desea?
  • ¿A cuánto ascienden sus ingresos mensuales?

juan.tolentino@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de