Comisiones SAR para el 2016 y comparación en Latinoamérica
Fitch Ratings / especial para El Economista
Ene 7, 2016 |
21:22
compartir

Las afores cobran comisión por la gestión de las cuentas individuales, lo que incluye administrar, resguardar e invertir los recursos, llevar la contabilidad, enviar estados de cuenta, informar y asesorar, entre otras actividades. La comisión anual se calcula al aplicar un porcentaje al saldo acumulado en las cuentas.

Las comisiones promedio registradas han disminuido de manera considerable, derivado principalmente de las medidas del regulador. En el 2008, el gremio (18) retenía 1.96% en promedio y, para el 2016, 11 gestoras harán una disminución de 0.90 puntos porcentuales; la contracción total en ocho años será de 46 por ciento.

En ese periodo, la brecha entre las comisiones máximas y mínimas ha sido cada vez más estrecha, al pasar de 179.7 a 28.1%, lo que resulta en mayor competitividad para las afores y beneficios para los ahorradores. En el 2016, la comisión más alta será 1.14% y la más baja, 0.89 por ciento.

Comisiones en Latinoamérica

Las administradoras de fondos de pensiones en países latinoamericanos aplican el esquema de comisión por flujo, que se basa en el cobro sobre la remuneración o salario. Sus comisiones promedio a septiembre del 2015 eran de: 1.64% en Uruguay; 1.39% en Colombia; 1.18% en El Salvador; 1.16% en Chile, y 0.50% en República Dominicana. Es relevante aclarar que, en el caso de Chile, la comisión aplicada resulta de multiplicar el salario por 1.16%, lo que equivale a multiplicar el monto de contribución por 11.60 por ciento.

Cada esquema tiene ventajas y desventajas. El de flujo favorece la competencia y redistribución de ingresos entre afiliados y no afecta el saldo acumulado de las personas que han laborado por muchos años ni de los desempleados. No obstante, reduce el monto de contribución en los primeros años e incentiva la diferenciación de los servicios entre trabajadores de menor y mayor ingreso (preferencia por trabajadores de salarios mayores), así como la poca cobertura de sectores de bajos recursos. El de comisión por saldo motiva a las gestoras a generar mayor rentabilidad y favorece a los trabajadores durante sus primeros años cotizados, pero disminuye el monto acumulado de los afiliados con trayectoria laboral larga, aun si están inactivos, y posterga el costo para los asalariados jóvenes.

Fitch Ratings opina que el Sistema de Ahorro para el Retiro ha mostrado una reducción significativa en comisiones. La disminución reciente tiende a hacer más eficiente la operación de las afores y a reducir gastos para destinar más recursos a la labor de inversión, además de propiciar que los ahorradores perciban mejor rendimiento neto para favorecer su pensión. Sin embargo, la calificadora considera que los afiliados mexicanos con saldo acumulado alto y los desempleados seguirán pagando todavía una cantidad importante de comisión a las administradoras en comparación con los de otros países.



0 Comentarios
Comentarios