Contemple el tiempo de su hipoteca
Que estrenar casa sea un objetivo de su inversión: Finamex
Adquirir una hipoteca a muy largo plazo puede no ser tan conveniente si existen otros propósitos financieros que también quiere cumplir.

Las nuevas generaciones son cada vez más renuentes a adquirir bienes a largo plazo, sobre todo porque las profesiones laborales son muy diferentes, cada vez parecemos más nómadas y es raro verse en el mismo lugar por mucho tiempo.

The Visionary, sitio de Finamex Casa de Bolsa que lo ayuda a a forjar su patrimonio, destacó que existe un concepto en bienes raíces llamado “regla de los cinco años”, que consiste en preguntarle si planea vivir en el lugar que está a punto de comprar después de dicho periodo. Si su respuesta es afirmativa, va en un excelente camino para comprar una casa y pagarla en cinco años. Si, por el contrario, en esa cantidad de años o menos se ve viviendo en otro lugar, tal vez lo mejor sea seguir rentando.

Finamex presentó algunas reglas que puede seguir si quiere aventurarse a esta compra. Aunque, siempre, lo recomendable es asesorarse con un experto, no sólo de bienes raíces, sino de inversiones.

No compare los costos de una hipoteca con los de la renta de una casa: aunque parezcan similares, comprar una casa siempre tiene más gastos extra, como el seguro, predios, costos de reparación, etcétera.

Tenga un fondo de emergencias: una vez que ha definido cuánto va a pagar de hipoteca, es momento de ahorrar más para crear un fondo que cubra ese monto durante mínimo cuatro meses.

Presupuestos: créelos con base en el dinero que le sobra después de pagar su hipoteca mensual. No olvide que una parte irá destinada a la inversión de su casa y al pago de los servicios de ésta.

Enganche: mínimo deberá dar 20% correspondiente al valor total de su casa.

¿Y en materia de inversión?

Ahora que ya conoce algunos de los factores que debe tomar en cuenta al momento de comprar una casa, necesita dar el paso definitivo: trazar su inversión sobre el horizonte que tardará en liquidar su deuda.

Esto, sin duda, le ayudará a comenzar a etiquetar su dinero. Es decir: tener muy claro cuál es el que destinará a la inversión que alimentará la hipoteca de su inmueble. Así, su inversión le ayudará a dos cosas: 1) terminar de pagar antes su hipoteca y 2) quitarse una carga pesada de tener una deuda que alcance su jubilación.

Haga un ejercicio

Normalmente las hipotecas oscilan entre los 10 y los 30 años. Sin embargo, ¿qué pasaría si trazara una inversión a 15 años que alcanzara la deuda que tiene por concepto de la hipoteca de su casa?

Si tiene hijos pequeños, por ejemplo, estaría en posibilidades de pagarles una universidad privada. O bien, tendría el efectivo suficiente para pensar en una inversión más grande que le dejara el camino libre para una jubilación sin preocupación alguna. Suena bien ¿no?

0 Comentarios
Comentarios