pólizas de automóvil y vivienda, imprescindibles
“Contratamos seguros para no usarlos, pero son útiles”
Para el directivo, estar en la industria aseguradora le ha permitido conocer la importancia de las coberturas en la vida diaria.
El directivo advierte que la inversión personal no debería estar en lo especulativo. Foto: Cortesía

Para varios inversionistas, el mercado bursátil no sólo se trata de ganar o perder, sino de tomar las decisiones adecuadas en el momento correcto. Por ello, el costo de oportunidad es uno de los mayores errores de algunos inversionistas.

Así lo considera Juan Novoa, quien en su cargo como chief financial officer para Zurich en México reflexiona sobre la importancia de los seguros y de apegarse con disciplina a su perfil como inversionista.

—¿Qué papel tiene el manejo de un presupuesto en sus finanzas? ¿Cómo separa cada rubro?

Para mí es importante hacer un presupuesto, porque eso da pauta para entender cuánto podríamos ahorrar. En el caso de los mexicanos, aún estamos muy por debajo en los indicadores de ahorro a nivel mundial.

Básicamente, se trata de prioridades para los gastos. El tema de la vivienda es una prioridad, porque si no tenemos una planeación para solventar este gasto, es complicado. También está la comida y educación, después viene la parte de entretenimiento.

Siempre es importante llevar un registro de gastos; todos debemos tener la disciplina de hacer un presupuesto para saber cuáles son nuestras finanzas y compararlas contra nuestros ingresos. En muchas ocasiones, decimos: “lo voy a registrar mentalmente”, y suponemos que nos vamos a acordar; si, finalmente, ni nos acordamos qué desayunamos hoy, es menos probable que lo hagamos con los gastos del último mes.

—¿Tiene errores financieros?

Considero que podría llegar a tener un error en temas de inversión, ya que podría hacer una inversión un poco más específica. En ocasiones soy un tanto conservador, quizá podría ser más agresivo en las inversiones para poder obtener mayores rendimientos, y así consolidar un patrimonio mayor para cuando me retire.

La diversificación es básica, hay que entender el panorama de inversiones al que nosotros tenemos acceso. Afortunadamente, en México hay bastantes canales de inversión en bancos, inmuebles, la misma afore, que han tenido rendimientos bastante superiores a los que podríamos tener en el mercado. Hay que explorar toda la paleta de posibilidades que tenemos y empezar a jugar con ella.

En mi caso, considero que he sido muy conservador y que podría destinar recursos adicionales a inversiones de mayor riesgo. Con algún porcentaje moderado, considerando que si se invierte en riesgo, el rendimiento es a largo plazo, no esperaría invertir a corto plazo en capital; la inversión personal no debería estar en lo especulativo.

—Dado su perfil como inversionista, ¿cuál es su estrategia ante panoramas volátiles?

No aconsejaría tomar decisiones a largo plazo en un entorno tan volátil. Si ya tomamos decisiones en el pasado, no deberíamos precipitarnos a cambiar esa visión. Si ahorita sacáramos nuestro dinero e invirtiéramos en dólares porque el tipo de cambio está un poco frágil, en cuanto a variaciones importantes, continuará por lo menos a principios de año.

—¿Qué enseñanzas le ha dejado su cargo en el manejo de sus finanzas e inversiones?

El tema de la disciplina. Hay que entender dónde estás parado para decidir a futuro con base en eso, en temas de inversiones sobre todo.

—¿Ha tenido alguna mala experiencia con productos financieros o de inversión?

Afortunadamente no (...) El sano uso de la tarjeta de crédito es esencial; muchas veces compramos compulsivamente, con promociones de meses sin intereses. Las tasas que cobran, derivadas del incumplimiento de pagos, son muy onerosas.

—¿Qué pólizas son básicas para usted?

Para mí, el tema del automóvil es básico. Quienes tenemos un vehículo no podemos salir desprotegidos, estaríamos muy expuestos. El porcentaje de personas con automóvil que tienen seguro no es el que debería de ser, estamos un poco por debajo.

El de vivienda es también un seguro que tiene muy poca penetración en el mercado desafortunadamente, pero contar con esta cobertura tiene un impacto en la familia bastante positivo; contratamos los seguros para no usarlos, pero en el momento en que lo hacemos son bastante útiles.

En cuanto a salud, luego estamos confiados en las pólizas que tenemos por parte de nuestra empresa o de la seguridad social, pero otras entidades ofrecen coberturas muy interesantes, como el de accidentes personales, y los costos de primas son menores y nos sacan de un buen apuro. Coberturas de 50,000 pesos andan en menos de 1,000 pesos anuales, realmente nos cubren en un accidente o eventualidad a nosotros y a nuestra familia.

La oportunidad de trabajar en esta industria me ha ayudado a tener una protección para cubrirme en ámbitos que no conocía cuando era más joven. En el tema de experiencia, en el mercado de la penetración, aún tenemos una oportunidad importante de crecer, tanto en bienes personales como en empresas medianas y pequeñas.

juan.tolentino@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios