Los riesgos de los instrumentos de deuda
Usualmente, el riesgo crediticio del gobierno federal se percibe como el más bajo.
Joan Lanzagorta
Feb 24, 2016 |
20:14
compartir

En México, mucha gente piensa de manera incorrecta que invertir en instrumentos de deuda garantizados por bancos o por el gobierno no tiene ningún riesgo. Esta percepción es, desde luego, incorrecta.

Se nos olvida que incluso los bancos más fuertes pueden quebrar (como sucedió con Lehman Brothers en Estados Unidos durante la crisis del 2008). Lo mismo sucede con los gobiernos de los países: en ocasiones se endeudan demasiado, la carga financiera es muy pesada y deciden dejar de pagar sus compromisos. Como ha sucedido, por ejemplo, con los bonos emitidos por Grecia o Argentina.

¿Qué es el riesgo en inversiones?

La gente piensa que riesgo es la posibilidad de perder dinero; es decir, que se lo roben o que les hagan un fraude. Por eso cuando ven minusvalías en un estado de cuenta se asustan.

Sin embargo, el riesgo en inversiones es mucho más que eso. Se define como la volatilidad o la posible variabilidad en el valor de nuestro portafolio.

Si uno invierte en una sola empresa, ese portafolio es muy volátil. Cualquier cosa que pueda afectar los resultados o crecimiento de esa empresa causará movimientos en el precio de sus acciones. Si a esa empresa le va muy bien, podrá ganar mucho; de lo contrario, podremos perderlo todo. Es un portafolio de alto riesgo.

Por otro lado, si invierte en Cetes a 28 días, decimos que es un portafolio de bajo riesgo, ya que es poco volátil. El valor sube de manera constante todos los días y el riesgo de incumplimiento del gobierno se percibe muy bajo: sin embargo, no significa que no pueda suceder.

Si invertimos una parte en esa acción y otra en Cetes a 28 días, el riesgo de este portafolio estará entre los dos, dependerá de las proporciones que asignemos a cada instrumento. La diversificación, como puede verse, disminuye en general la volatilidad de un portafolio y por lo tanto es una manera de controlar el riesgo (aunque debe hacerse con cuidado: de lo contrario, el riesgo podría aumentar de manera innecesaria).

¿Cuáles son los riesgos de invertir en deuda?

En general, se perciben dos riesgos importantes:

1. El riesgo crediticio.

Tiene que ver con la solvencia del emisor. Cuando invertimos en un instrumento de deuda, de manera directa o a través de sociedades de inversión, lo que estamos haciendo es prestar nuestro dinero al emisor, por un plazo determinado.

Ese emisor tiene que ser capaz de generar los flujos necesarios para pagarnos los intereses en los términos pactados y, al final del periodo, devolvernos el capital invertido. Obviamente, esto depende de su capacidad financiera.

Usualmente, el riesgo crediticio del gobierno federal se percibe como el más bajo. Por ello, la tasa de interés que paga es menor y es utilizada como referencia para todas las demás en el mercado.

Hay bancos y empresas que tienen mayor o menor riesgo crediticio. La legislación mexicana obliga a que todas las emisiones (y sociedades de inversión) sean calificadas por una cantidad independiente, lo que hace posible que este riesgo sea conocido —en general— por el público inversionista. No olvidemos, sin embargo, que las calificadoras se pueden equivocar.

2. El riesgo de tasa de interés (también llamado de mercado).

Ya sea que invirtamos nuestro dinero en un Cete a 28 días o en un bono a 30 años, eso no significa necesariamente que tengamos que esperar al vencimiento para poder obtener nuestro dinero de regreso. Podemos vender ese instrumento en cualquier momento, hay un mercado para eso.

El precio al que podremos venderlo depende mucho de la tasa de interés que paga nuestro instrumento y las que están en ese momento en el mercado.

Por ejemplo, si hoy compramos un bono a 30 años con una tasa de interés de 5% y mañana las tasas suben a 6%, para instrumentos que tienen un plazo similar, es claro que nuestro bono perderá valor. ¿Por qué? Porque en ese caso paga una tasa menor a la que se puede conseguir en el mercado.

Eso no implica que hemos perdido dinero. El bono nos seguirá pagando la tasa pactada y al vencimiento recuperaremos nuestro capital original, si permanecemos con él.

Sin embargo, en el estado de cuenta el valor que veremos será el de mercado: lo que obtendríamos si decidiéramos venderlo en ese momento.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.
Twitter: @planea_finanzas

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de