PRINCIPALMENTE, EN SECTORES FINANCIEROS Y DE SEGURIDAD
Conseguir empleo puede complicarse si está endeudado
Algunos reclutadores pueden solicitarle su historial crediticio como parte de la documentación habitual.
Juan Tolentino Morales
Mar 3, 2016 |
21:35

La búsqueda de empleo es un proceso que puede extenderse por varios meses, debido a diversos factores, y uno de ellos, que podría incluso cerrarle las puertas de una oportunidad laboral, es una situación de endeudamiento.

Si bien esto no es recurrente en todos los sectores -ni empresas pertenecientes a una industria en específico-, se sabe de casos en los que, como parte de la documentación requerida para postularse, se solicita a los aspirantes un historial crediticio para comprobar que no se tienen deudas.

“Principalmente, en el sector financiero, empresas como bancos, casas de Bolsa y sofomes son quienes han establecido esta norma. Desafortunadamente, la ley no define o establece que el reclutador pueda solicitar el reporte escrito de pagos”, comenta al respecto Elisa Rodríguez, gerente de Recursos Humanos de Bumeran.

Del mismo modo, en el área de seguridad, es común que se pida este documento. “La policía, como parte de los controles de confianza que realiza, solicita el historial de crédito. Sin embargo, estas entidades no pueden consultar esta información, pero la piden a cada individuo o la obtienen mediante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), con quien Buró de Crédito tiene un convenio”, explica Wolfgang Erhardt Varela, vocero de Buró de Crédito.

El especialista de esta empresa, que junto a Círculo de Crédito conforma las sociedades de información crediticia (SIC, popularmente conocidas como burós de crédito), refiere que esta información sólo la puede obtener el titular del reporte debido a los filtros que la entidad utiliza para evitar un robo de identidad.

Sin embargo, ahí no termina lo preocupante de la situación, ya que en ocasiones el reclutador define qué tan comprometida es una persona con base en su reporte de pagos.

Por ejemplo, según el estudio “Credit Scores and Committed Relationships” de Jane Dokko, Geng Li y Jessica Hayes, del Board of Governors of the Federal Reserve System en Washington, hay evidencia de que más de 60% de los empleadores, incluyendo al gobierno de Estados Unidos, revisa los reportes crediticios de sus aspirantes, como parte de las decisiones de contratación.

“El historial crediticio puede sumar o restar puntos para decir si una persona cumple con sus compromisos. Es una condición específica y personal, que no necesariamente una persona debe estar obligada a dar”, refiere por su parte Fernando Calderón, director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial.

Al realizar el proceso de selección —y no tanto de reclutamiento- es cuando suelen incluirse estos filtros, independientemente de los estudios socioeconómicos, médicos o psicométricos, detalla la especialista de Bumeran.

¿Es ilegal?

El artículo 3 de la Ley Federal del Trabajo establece que “está prohibido negarse a aceptar trabajadores por razón de origen étnico, género, edad, discapacidad o cualquier otro criterio que pueda dar lugar a un acto discriminatorio”.

Por tanto, la exclusión por una situación de endeudamiento es un acto ilegal. Sin embargo, los especialistas refieren que estos artículos desafortunadamente están abiertos a la interpretación.

Por ello, Rodríguez conmina a cualquier empleado que se dé cuenta de que ha sido discriminado por tener un adeudo, a realizar una reclamación formal. “Hay instancias como la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) que pueden asesorar al trabajador para presentar un argumento y afrontar a una empresa que esté realizando esté tipo de prácticas”.

Por su parte, el Centro de Atención a la Sociedad del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) refiere que “en el marco de la Ley Federal de Protección de Datos en Posesión de Particulares, toda persona física o moral con actividad empresarial que recabe datos personales debe contar con un aviso de privacidad a través del cual le informe qué datos está recabando y con qué finalidad”.

Dicha ley establece en el artículo 8 que: “los datos financieros o patrimoniales requerirán el consentimiento expreso de su titular, salvo las excepciones a que se refieren los artículos 10 y 37”, en los cuales no figura la actividad de reclutamiento.

Sin embargo, el especialista de OCC refiere que la mayoría de los candidatos accede a dar información, como su historial crediticio, ya que de lo contrario quedan descartados.

“Es difícil comprobar que no fue contratado por tener adeudos, ya que el reclutador simplemente puede decir que no es apto para la posición por experiencia; es una condición muy subjetiva”, detalla.

Para tener la situación bajo control, en la medida de lo posible, Erhardt Varela exhorta a que consulte su reporte de pagos al menos una vez al año. Al final de éste, en la sección de consultas, podrá ver qué empresas han revisado su historial.

“Vienen datos como el nombre de la empresa, su domicilio y teléfono, por lo que ante una consulta no autorizada, puede reclamarle a Buró de Crédito, ya que podría tratarse de un robo de identidad”, concluyó.


juan.tolentino@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios