al no percibir los mismos ingresos
Cinco claves para mantener su calidad de vida en el retiro
Conforme avanza el tiempo, comenzamos a percibir menos dinero, lo cual es un contratiempo si en el retiro deseamos la misma calidad de vida que ahora.
Redacción
Mar 9, 2016 |
21:06
relacionadas
compartir

Planear con la idea de que siempre estaremos en las mismas condiciones —sobre todo cuando éstas son favorables— es uno de los mayores errores financieros, sobre todo en el caso del ahorro para el retiro.

“Existe una curva en la cual alcanzamos nuestro máximo potencial de productividad (y a veces de gastos), para después comenzar a disminuir nuestro nivel de vida. La razón es que empezamos a percibir menos dinero, ya sea porque nos jubilamos o porque se terminó nuestra fuente de empleo”, refiere al respecto Finamex Casa de Bolsa.

En este sentido, la entidad dio cinco consejos para mantener su calidad de vida una vez llegada a esta etapa.

1. Conforme nuestra vida laboral llegue a su etapa final, debemos evaluar cuántos activos y pasivos poseemos. Los activos pueden ser las inversiones que tenemos y nos reditúan intereses en diferentes clases, acciones, bonos, etcétera. Los pasivos son aquellos que nos cuestan, por ejemplo, una casa de fin de semana. Ojo, ésta puede ser activo porque tiene plusvalía, pero, al mismo tiempo, un pasivo, ya que nos genera costos por manutención.

2. Hace algunas décadas, un vehículo era una inversión, pero hoy es un gasto. Ante esto, debemos evaluar entre adquirir un pasivo o un activo. Tenemos la opción de comprar algo de buen precio y buena calidad, pero que nos permita invertir el dinero restante.

3. Etiquetar nuestro dinero, es decir, clasificarlo de acuerdo con su destino. En el corto plazo: liquidez y gastos programados; en el mediano, pueden ser viajes, o algún proyecto de negocio, y en el largo plazo, su jubilación. De esta forma, podemos calzar estos activos con otros que correspondan en plazo y, por lo tanto, en desempeño. Así, si tenemos dinero que ocuparemos pronto, deberemos invertirlo en activos financieros de corto plazo, lo que nos ayudará a no tener sorpresas negativas.

Además será esencial ser ordenados, no mezclar sentimientos ni tomar decisiones arrebatadas en nuestras inversiones. Tengamos siempre en mente que una inversión de largo plazo debe respetarse para que se cumplan los objetivos para los que fue diseñada.

4. No confundamos ahorro con inversión. El ahorro es el paso previo a invertir; es ese momento cuando el dinero va a corto plazo. Eso sí, recordemos que la única forma de recibir intereses y plusvalía arriba de la inflación es invirtiendo.

5. Diversificar: regla de oro, o dicho de otra manera, no arriesgue todo su dinero en una sola apuesta. Por eso, no existe la mejor inversión del mundo; tampoco se trata de adivinar qué activo financiero o empresa subirá más. Eso no es invertir, sino atinar.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de