PERMITEN DIVERSIFICAR CON VARIOS CRITERIOS
ETF, una manera de globalizar sus inversiones
Estos instrumentos permiten construir un portafolio global que contenga activos de diferentes sectores, commodities o divisas.
Juan Tolentino Morales
Mar 9, 2016 |
21:02
relacionadas
compartir

Si hubiera un mandamiento en inversiones tallado en piedra por diversos especialistas sería el principio de la diversificación, o dicho de otra manera: no pondrá todos los huevos en la misma canasta. Sin embargo, al buscar mejores rendimientos para nuestro dinero, ¿qué tal suena expandir nuestras opciones y buscar ser más globales al tener acciones en diversos sectores?

Para ello, los exchange traded funds (ETF), o fondos cotizados, se han convertido en una opción cada vez más viable al proporcionar acceso a prácticamente todos los rincones de los mercados financieros, según destaca el documento “A Comprehensive Guide to Exchange Traded Funds”, del CFA Institute Research Foundation.

“Los ETF son instrumentos financieros que replican el rendimiento de una canasta de activos, y en los últimos años han ido en incremento debido a que cubren una amplia variedad de activos, a bajo costo y menor riesgo debido a que ofrecen una mayor diversificación a que si invierte en una sola acción”, destacó Margarita Chamorro, subdirectora de Estrategias de Renta Variable en Finamex.

Estos productos funcionan como una categoría en cuanto a la forma en que están conformados los fondos de inversión, acotó por su parte Iván Barona, director general de GBM Homebroker, quien enfatizó que son los instrumentos con la mayor gama de posibilidades para invertir en varios activos financieros, ya que lo mismo pueden replicar acciones, contratos y deudas, que tasas e índices.

Por ejemplo, el IVV de iShares, que replica al S&P, compra la misma proporción de títulos de cada empresa que conforma al índice bursátil. “Hay otros más complicados, como los de los commodities; hay unos que lo hacen a través de futuros o de contratos de derivados y van haciendo el roll over; y otros que, de plano, tienen el activo en físico, como es el caso del oro”, abundó Barona.

Sin embargo, no existen sólo fondos que replican índices o commodities, sino también están aquellos que toman a estos activos como una guía pero no se apegan en su totalidad a ellos al tomar en cuenta la condición particular de cada inversionista.

“Antes, lo único que existía en ETF eran aquellos que replicaban un índice en particular; ahora existen los que no lo replican tal cual, sino que hacen un modelo de factores similar al del S&P 500 eligiendo aquellas acciones que tengan mejores utilidades, mejor manejo de liquidez, u optando por aquellas con menor deuda, modelos que permiten rankear las acciones, y, con base en eso, se forma el ETF”, detalló la especialista de Finamex.

Riesgos, no menores

Respecto del riesgo según el perfil del inversionista, Gerardo Orendain, director de ventas de Wealth BlackRock México, indicó que “todos los inversionistas podrían sacarles provecho. Hay algunos que tienen mayor o menor riesgo; en el iShares tenemos un ETF que replica la curva de los Cetes, y el riesgo es mucho menor a la exposición que pudiera tener un ETF que replica las acciones de mercados emergentes”, ejemplifica.

Asimismo, añadió el experto de BlackRock, los ETF “son productos sumamente transparentes, ya que de cada uno publicamos cuál es la composición de esa cartera; es decir, al final del día, indicamos qué porcentaje de cada una de las emisoras está contenido en ese ETF y cuál es el volumen o los activos totales que tiene en el mercado global o local”.

De ahí que sea recomendable contar con la asesoría de un manejador de portafolios, ya que al decidir se debe prestar atención a los instrumentos que contiene el ETF y ver si complementan el perfil del inversionista, recomendó por su parte la especialista de Finamex.

Sin embargo, el reporte del CFA Institute Research Foundation advierte que los ETF introducen fuentes de riesgo únicas que pueden ser desconocidas para un inversionista en acciones y bonos tradicionales. Dentro de ellas, identifica dos principales:

El que quizá sea el mayor peligro de los ETF, según los autores del estudio, es que, debido al amplio acceso a toda clase de activos y estrategias de inversión que ofrecen estos fondos, algunos inversionistas podrían malinterpretar qué es un ETF y cómo va a operar.

Otra amenaza para el inversionista se da en cuanto a la estructura de los ETF, particularmente con los exchange-traded notes, o notas negociables de mercado, los cuales pueden afectar los rendimientos de los inversionistas si baja la calificación crediticia del emisor.

juan.tolentino@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios