¿Sabes cuánto necesitas para tu retiro?
Antes de elegir un instrumento de inversión, hay que preguntarnos cuántos años podríamos vivir.
Joan Lanzagorta
Mar 9, 2016 |
21:09
compartir

Muchas personas me preguntan en dónde es mejor invertir para su retiro. Cuando trato de indagar un poco más sobre su situación, para poder darles una respuesta adecuada, me doy cuenta de que hay un problema mucho más importante: muchos no saben cuánto van a necesitar para su retiro, ni qué cantidad deben ahorrar cada mes —y en qué tipo de instrumentos—, para mantener su nivel de vida durante esta etapa.

Desde mi punto de vista, lo primero que necesitamos saber es cuál es nuestra meta. Tenerla cuantificada. ¿Cuánto dinero requeriremos? Hay varios enfoques para determinarlo, pero yo prefiero empezar de manera muy intuitiva.

¿Cuánto tiempo vamos a vivir después de que nos retiremos? Nadie lo sabe, pero uno tiene que ser conservador. Si pensamos que la edad de retiro es a los 65 años, me parece que hoy en día, con los avances en la ciencia médica, deberíamos pensar que viviremos por lo menos hasta los 85 años.

Esto significa que debemos pensar en que, después de retirarnos, viviremos por lo menos 20 años más. Necesitamos planear para ello.

Entonces, pregúntate: ¿cuánto dinero ganas hoy? Multiplica esa cantidad por 20. Ése es el dinero que necesitarías tener -a pesos de hoy en tu retiro- para poder vivir de manera cómoda. Adelante: toma una calculadora y haz una pequeña multiplicación. Es muchísimo dinero ¿no?

Claro que hay muchas otras consideraciones que hacer y es un ejercicio que debemos hacer varias veces en la vida. Mañana podemos ganar mucho más que hoy, lo que implicará cambios en nuestro nivel de vida y, por lo tanto, en el dinero que podríamos necesitar para mantenerlo.

En el futuro, tendremos menos obligaciones (ya no tendremos los gastos relacionados a los hijos o a la hipoteca), pero ciertos gastos se incrementarán de manera muy importante (como el seguro de gastos médicos mayores, o los medicamentos y visitas al doctor).

Aun así, es un buen estimado, desde mi punto de vista. Hay quienes te recomendarían considerar sólo 70% de esa cantidad, por el hecho de que tendrás menos obligaciones. Yo prefiero ser conservador: podríamos vivir más tiempo del que pensamos.

Parte de ese dinero se construirá con las aportaciones que hace tu patrón a la administradora de fondos para el retiro (afore). No obstante, en muchos casos, el saldo acumulado apenas alcanzará a cubrir 30% de lo que necesitas. Por eso el ahorro adicional es esencial.

Algo que también tenemos que considerar: obviamente en 20 años las cosas no costarán lo que cuestan hoy, debido a la inflación. Como es algo que no podemos saber, yo prefiero decirle a la gente que su ahorro tiene que incrementar todos los años, por inflación.

Además, en lugar de utilizar una tasa de interés nominal en nuestros supuestos (rendimiento que tendrá nuestro dinero a lo largo del tiempo), prefiero suponer una tasa real. Me parece mucho más fácil hacerlo de esta manera.

Ahora bien, ¿cómo sabemos qué rendimiento recibiremos por nuestras inversiones? Depende mucho de cómo vayamos a invertir nuestro dinero —esto es más importante que dónde.

Una opción sencilla es utilizar el ahorro voluntario en la afore. Aunque en el pasado ha ofrecido rendimientos reales cercanos a 6%, en los últimos años ha sido ligeramente menor.

Yo opto, nuevamente, por ser más conservador y hacer una proyección de muy largo plazo, con un rendimiento real (es decir, adicional o por arriba de la inflación) de 4% anual. Desde luego, hay que aprovechar los beneficios fiscales también, me parece esencial.

Para el caso de un portafolio de inversión, depende del componente entre instrumentos de deuda y renta variable, qué porcentaje invertir en México y cuánto en el extranjero. En este sentido, la deuda de largo plazo debe pagar una tasa real (nuevamente, adicional a la inflación) entre 1 y 2 por ciento. La renta variable, alrededor de 8 por ciento. Entonces, pondero estos porcentajes dependiendo de la composición específica del portafolio de inversión, el cual debe determinarse tomando en cuenta la tolerancia al riesgo de cada persona.

Con estos datos, podemos saber cuánto necesita ahorrar la persona para alcanzar su meta. Los jóvenes que empiezan a trabajar requerirán, en promedio, un ahorro (adicional a las aportaciones obligatorias a las afores) cercano a 10% de su sueldo mensual bruto. Una persona al inicio de sus 30 años y que no empezó a ahorrar antes necesitará por lo menos guardar 15% de su salario, porcentaje que se incrementa drásticamente con la edad (por eso es importante empezar a hacerlo hoy).

Antes de preguntar en dónde te conviene ahorrar, piensa cuánto necesitas y cómo vas a hacerlo. Es fácil encontrar el mejor lugar una vez que tienes esto claro.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.
Twitter: @planea_finanzas

0 Comentarios
Comentarios