TOTALERO Y PUNTUAL, Cualidades GANADORAs
Limpie su historial una vez liquidados sus adeudos
Para recuperar su prestigio financiero, es importante conocer las variables que influyen en su reputación como pagador y atenderlas correctamente.
relacionadas
compartir

Saldar nuestros pasivos puede ser un arduo proceso que, además, deja una gran huella en el historial crediticio, dependiendo del monto que debamos.

Por ello, no sólo se trata de hacer las deudas a un lado, sino que, una vez liquidadas, hay que mantener un adecuado comportamiento financiero que nos permita recuperar nuestra credibilidad como pagadores.

La salud de nuestro historial se ve reflejada en la calificación que otorguen Buró de Crédito o Círculo de Crédito, las dos sociedades de información crediticia (SIC) que existen en el país, y que popularmente son conocidas como burós de crédito.

Esta calificación, también conocida como score crediticio, reflejará qué tan bien o mal le verán los bancos en su condición de pagador; de ahí que una deuda deje marca en su reporte de pagos.

Dicho esto, ¿cuál es la mejor manera de recuperar su prestigio financiero?

“En ocasiones, no es tanta la importancia del monto de la deuda, sino cómo lo pague, lo que influirá en su historial crediticio. Si se trata de una persona que acaba de liquidar su deuda en tiempo y forma no tendría que haber preocupaciones, porque el historial está en las mejores condiciones; sin embargo, aquellas personas que se libran de pasivos de gran tamaño mediante una quita o descuento, sí se verían afectadas”, comentó al respecto Kathy Quintero, vocera de Resuelve tu Deuda.

¿Cómo se construye su historial crediticio?

El reporte de crédito es un diagnóstico de qué tan buen pagador es un usuario; se basa en su comportamiento durante los últimos 24 meses en el pago de cada crédito que tenga. De ahí que, dependiendo de cómo liquidó su deuda, este periodo sea clave para reconstruir un buen historial.

Para tener un reporte de crédito adecuado, la empresa Buró de Crédito indica que sus créditos deben estar al corriente, ya que los retrasos quedan registrados en su historial. Para normalizar su score, debe realizar los pagos subsecuentes de los créditos con puntualidad, comportamiento que, de manera paulatina, se verá reflejado a través del aumento de su puntuación.

“El score es el que debería importarle a los usuarios. Es un puntaje que otorgan las SIC basado en un patrón de pagos, un mecanismo en el que le dan puntos -dependiendo del criterio de cada uno de los bancos. Todo depende del riesgo que represente para ellos que se le otorgue un crédito. Consideran varios factores para este puntaje, que oscila entre las 400 y 850 unidades”, refiere Quintero.

Además de la puntualidad de los pagos, las entidades financieras toman en cuenta el nivel de endeudamiento del usuario, es decir, el valor que se le da a la deuda en función del límite otorgado. Asimismo, pagar el total o el mínimo de sus deudas en tarjetas de crédito será determinante para su reporte de crédito.

Sin embargo, un punto que la gente suele pasar por alto —y que influye en la salud de su historial— es la cantidad de consultas que se hace a Buró de Crédito o Círculo de Crédito sobre su condición como pagador.

“Cada que solicita algún financiamiento, los acreedores realizan una consulta a las SIC. Un número de consultas frecuente indica que está solicitando distintos créditos que, por alguna razón, pueden o no serle otorgados. Esta frecuencia asigna una puntuación, por lo que consultarlo una vez al mes, por ejemplo, puede estar afectando su puntuación”, advirtió Quintero, quien añade que lo ideal es revisar su score una vez al año, lo cual es gratuito.

Sea el responsable de borrar sus deudas

Para empezar a entender cómo funciona la permanencia de su comportamiento en las bases de datos, debe saber que sus adeudos se cuantifican en unidades de inversión (Udis), por lo que su equivalente en pesos variará según lo que reporte el Banco de México mensualmente.

Dicho esto, si su adeudo es menor a 25 Udis (113 pesos, aproximadamente), éste desaparecerá de su historial después de un año; si es de 500 Udis (2,260 pesos) se elimina luego de dos años; y si debe 1,000 Udis (4,520 pesos), será borrado una vez transcurridos cuatro años.

En tanto, si debe una cantidad mayor a 1,000 Udis, ya puede comenzar a preocuparse, ya que estos registros se borrarán sólo pasados seis años, siempre y cuando el crédito no se encuentre en proceso judicial, no haya cometido algún fraude en sus créditos y su adeudo sea menor a 400,000 Udis, es decir, 1.7 millones de pesos, aproximadamente.

Los plazos comienzan a correr a partir de que su banco reportó un atraso, o desde la última vez que la SIC actualizó su información.

No obstante, estas entidades destacan que no debe esperar a que la información se borre para mejorar su historial, pues si se pone al corriente en sus pagos se verá reflejado en un menor plazo.

Mejore su reputación crediticia en cinco pasos

Para aliviar la salud de su historial, se recomienda lo siguiente:

  1. Pague en tiempo y forma sus créditos. Es entendible que si salió de una gran deuda no quiera saber de otras, pero si, por ejemplo, desea un crédito hipotecario en un futuro cercano, es necesario alimentar su historial. Considere que este registro se realiza tomando en cuenta sus hábitos de los últimos 24 meses.
  2. Cuide su nivel de endeudamiento. Lo recomendable es que sus deudas no superen 30% de sus ingresos mensuales.
  3. Consulte su historial, ¡pero no demasiadas veces! Cada consulta de su reporte de crédito ante las SIC puede afectar la salud del mismo, por lo que es recomendable revisarlo una o hasta dos veces al año, o de lo contrario podría verse afectado.
  4. Sea totalero. Pagar el total de sus deudas al corte fortalecerá su historial, ya que solventar sólo los mínimos, además de generarle intereses, tiene un efecto negativo.
  5. Sea constante. La antigüedad de su historial da una mayor certeza a las entidades financieras sobre sus hábitos como pagador, por lo que entre más amplia sea, mayor credibilidad tendrá.

FUENTE: Entrevistados.

juan.tolentino@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios