La banca puede ser su mejor aliada
Cambie su hipoteca 
de VSM a pesos y congele mensualidad
Han llegado nuevos cambios para los clientes del Infonavit respecto de cómo se estructura su deuda. Infórmese y desahogue sus finanzas.

De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país hay alrededor de 32 millones de viviendas, de las cuales 67.7% son propias.

Sin embargo, adquirir un crédito hipotecario es una de las deudas a mayor plazo que las personas pueden asumir, por lo que siempre se buscan las mejores condiciones para amortiguar su liquidación. De ahí que los préstamos, al ser calculados en veces salarios mínimos (VSM), provocaran que los pagos pudieran parecer eternos, ya que las mensualidades de una hipoteca aumentaban conforme el alza al salario mínimo.

Lo anterior puede ya no ser un problemas, pues han llegado cambios para los clientes del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) respecto de cómo se estructura su deuda, ya que ésta podrá ser expresada en pesos en vez de VSM.

“Entre dichos cambios está el de la denominación; antes, los créditos del Infonavit y Fovissste estaban directamente en veces salarios mínimos, por lo cual sufren un incremento a la mensualidad cada vez que exista un incremento al salario mínimo en la misma proporción”, detalló José Luis Salazar, director de Negocios de Creditaria.

Esto, aunado a los recientes cambios anunciados por el Infonavit que incluyen la reducción de tasas de interés a derechohabientes que ya cuentan con un crédito, gracias a un refinanciamiento propuesto por la banca, puede ayudar a generar ahorros que, según los especialistas, van desde 200,000 hasta 600,000 pesos.

“Supongamos que el préstamo es en manzanas. Le presto 20 manzanas y me tiene que pagar una anual. La fluctuación del costo de la manzana, en sustancia, no va a importar; me dará la manzana de acuerdo con el incremento de la inflación que haya ocurrido. Éste es uno de los principales cambios: la tasa se hizo más a la medida de acuerdo con el ingreso de cada uno de los clientes: quienes tengan mayores ingresos tendrán tasas más altas”, añadió Salazar.

Este anuncio, según los expertos, representa la posibilidad de que personas que por años han pagado altas sumas de dinero sin observar un avance real en la liquidación de su deuda puedan renegociar los términos de su crédito hipotecario con otros bancos buscando plazos, tasas y mensualidades que se ajusten a la posibilidad de cada uno.

Infonavit y banca otorgan buen financiamiento

Aunque mucha gente considera que el crédito que otorga el Infonavit es económico, la realidad es muy diferente, puntualizó el directivo de Creditaria.

“Supongamos que el incremento del salario mínimo es de 3 a 4%; si usted quiere una tasa de 8% y le añade la del salario, tiene una tasa de 12% anual, cuando en la banca ninguna alcanza tal proporción, e incluso las hay a un dígito”, acotó.

Por ello, si una persona pudiera elegir la mejor opción de crédito, ésta sería, en la mayoría de los casos, los cofinanciamientos que otorga el Infonavit junto con el banco de su elección.

“Estos programas son los mejores, porque aumenta la capacidad de compra del trabajador, disminuye el costo financiero porque el grueso del crédito lo va a poner el banco e incrementa el aforo de participación; es decir, una persona puede cubrir con el saldo de cuenta, los derechos, enganche y gastos notariales”, añadió Salazar.

Si quiere pasarse a una institución bancaria, tiene que presentar su último estado de cuenta, para que el acreedor pueda visualizar el plazo restante, condiciones del crédito actual y su mensualidad. El cliente podría llegar a obtener tres beneficios: reducciones del costo total, de la mensualidad y del plazo, dependiendo de las condiciones del crédito que tenga actualmente.

No obstante, debe cerciorarse de que este cambio sí vaya a beneficiar el pago de su hipoteca. “Por ejemplo, si usted tiene un crédito con una tasa de 14% con un crédito de 1 millón de pesos, pero hoy tiene un adeudo de sólo 200,000 pesos, es posible que, aunque tenga una tasa de 14% y el banco le ofrezca una de 9%, quizá no se visualice mucha diferencia porque, como ya está en una etapa final, está amortizando solamente capital”; es decir, los intereses ya están liquidados, detalló Salazar.

Además, si quiere realizar este proceso, es indispensable que se tenga una buena situación en las sociedades de información crediticia (popularmente conocidas como buró de crédito, y que conforman las empresas Buró de Crédito y Círculo de Crédito), sin adeudos durante el último año.

“Hay bancos que piden la actividad económica en la que el cliente se desempeña, y otros sólo requieren el estado de cuenta. Además algunas entidades pagan los gastos notariales que involucra”, concluyó el directivo.


juan.tolentino@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de