EL PLÁSTICO IDEAL OFRECE BENEFICIOS ACORDES con SU ESTILO DE VIDA
¿Cuándo vale la pena tener una tarjeta que cobra anualidad?
Cada banco tiene una gran oferta de plásticos que van dirigidos a personas con ciertos patrones o hábitos de consumo, y dependiendo de los beneficios de cada tarjeta, varía el precio de pagos como el de la anualidad.
Juan Tolentino Morales
Feb 16, 2017 |
20:34

Cada banco tiene una gran oferta de plásticos que van dirigidos a personas con ciertos patrones o hábitos de consumo, y dependiendo de los beneficios de cada tarjeta, varía el precio de pagos como el de la anualidad, un concepto que, no obstante, quizá muchas personas están pagando sólo por desconocer sus alternativas.

Una tarjeta amerita el pago de una anualidad cuando le ofrece beneficios que son relevantes para usted, que realmente necesita y que van acorde con las prioridades del cliente, de acuerdo con Freddy Domínguez, cofundador de Comparaguru.com.

La primera pregunta que se le hace a las personas que quieren una tarjeta de crédito, explicó el especialista, es ‘¿qué beneficios son importantes para el futuro tarjetahabiente?’, ya que resulta contraproducente pagar por un plástico que ofrece millas si usted es un viajero poco frecuente, o su aerolínea no aplica para los beneficios otorgados.

Otra de las guías para identificar cuándo no debería pagar anualmente por un plástico, radica en qué tanto uso le da.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), por ejemplo, sugiere que si sólo usa su tarjeta cuando se le presenta alguna emergencia o para aprovechar alguna promoción a meses sin intereses o con descuento especial, elija un producto sin anualidad, o con una muy baja, ya que “el objetivo es tener una tarjeta de crédito para uso eventual que genere el menor costo financiero posible”.

Sin embargo, los beneficios en las tarjetas de crédito en México son limitados, ya que han sido típicamente en viajes, advirtió Domínguez.

“En el resto del mundo, viajes no es el rubro más relevante: las tarjetas más populares en Estados Unidos, Europa y Asia por lo general suelen ser cash back, las cuales, por cada 100 pesos de gasto que haga en el rubro que sea, le regresan un porcentaje de entre 1 y 3% de todo el gasto mensual, abonado en efectivo a su tarjeta”, explicó.

Tarjetas sin anualidad, un mandato federal

Si a estas alturas usted se está preguntando: ¿y dónde encuentro las tarjetas sin anualidad?, su duda no es injustificada ya que, a pesar de que se obliga a los bancos a ofrecer productos exentos de este pago (también conocidos como tarjetas básicas), las entidades parecieran esconderlos.

Según información del Banco de México (Banxico), las tarjetas de crédito básicas fueron introducidas al mercado en el 2010 y, de acuerdo con el artículo 48 Bis 2 de la Ley de Instituciones de Crédito, su finalidad es únicamente la adquisición de bienes y servicios.

Entre las características de estas tarjetas destaca su exención para el pago de comisión por anualidad, así como un límite de crédito de hasta 200 veces el salario mínimo general diario vigente en la Ciudad de México, y que las instituciones no están obligadas a incorporar datos adicionales a la línea de crédito de dicho producto básico.

A la banca no le gusta ofrecer estos productos, refirió el especialista, ya que es un producto que les deja pocos beneficios.

No obstante, “mucha de la estrategia bancaria consiste en captar un cliente desde el segmento de tarjetas básicas, e ir creciéndolo dentro del portafolio”.

juan.tolentino@eleconomista.mx

undefined

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de