SE RECOMIENDA HACER UNA CONVERSIÓN EN EL TIPO DE VOLTAJE
Si tiene un auto eléctrico, evite que el recibo de luz llegue más caro
Separar el consumo eléctrico doméstico del que requiere un vehículo de este tipo ayuda a ahorrar tiempo y dinero.
Juan Tolentino Morales
Jun 18, 2017 |
18:59

Aunque la idea de cargar un auto eléctrico de la misma manera en que carga su smartphone es muy atractiva, es una práctica que podría aumentar entre 40 y 300% el costo en su recibo de luz si no realiza antes una conversión en el tipo de voltaje para tener dos medidores: uno para el consumo de la energía en su casa y otro exclusivo para la energía del auto.

Al ser propietario de un auto ecológico, podrá olvidarse del gasto de la verificación cada seis meses y de la Tenencia, por ocho años; asimismo, tendrá un descuento de 20% en los costos de las autopistas urbanas del valle de México operadas por OHL.

Existen tres tipos de cargadores: nivel uno, nivel dos, y nivel tres, destinados para uso residencial, comercial e industrial, respectivamente. La instalación eléctrica doméstica estándar en su casa es de nivel uno, está acondicionada para una tensión de 127 voltios, mientras que la de nivel dos es de 220 voltios, explicó Jesús Lozano, gerente de Prescripción para Schneider Electric.

Los autos eléctricos, agregó, requieren de un cargador de nivel dos, ya que utilizar el de uso doméstico tiene dos consecuencias. La primera es que la batería del vehículo cargaría a un ritmo más lento; mientras que un cargador de nivel uno alimenta la batería de un auto de 0 a 100% en un tiempo que va de 18 a 20 horas, el de nivel dos lo hace en ocho horas en promedio.

La segunda consecuencia radica en que el uso del voltaje incorrecto puede incluso triplicar el costo de la energía obtenida, y, ojo: no sólo de la carga del vehículo, sino también de la que usa de forma cotidiana en el hogar.

“La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene diferentes tarifas de acuerdo al uso y consumo de la energía en promedio. Hablando en materia doméstica, hay prácticamente dos niveles: la que la mayoría tiene, la tarifa estándar, pero que en caso de tener un alto consumo por un periodo constante, de tres bimestres o más, puede caer en la tarifa de alto consumo doméstico”, detalló el especialista.

Por su parte, la CFE estima que contar con una facturación separada entre el consumo del hogar y el del auto eléctrico permitiría a un usuario doméstico ahorrar cerca de 40% respecto de la facturación con un solo medidor.

La recarga de un auto eléctrico cuesta, en promedio, entre 20 y 80 pesos, según la comisión. Asimismo, de acuerdo con Schneider Electric, el rendimiento promedio de la carga completa de un vehículo es de 160 kilómetros.

Por otro lado, la firma dio a conocer que ha instalado 250 estaciones de recarga en hogares y lugares públicos de la CDMX.

¿Cómo hacer el cambio?

Aunque el proceso de trámite para que la CFE vaya a su domicilio a instalar el segundo medidor es gratuito, uno de los requisitos para que le brinden este servicio es que cuente con una instalación eléctrica destinada exclusivamente a la recarga del vehículo, que de acuerdo con Schneider Electric, tiene un costo de 20,000 pesos en promedio.

Una vez que cuente con la instalación en su hogar, debe solicitar a la CFE la contratación del servicio del medidor exclusivo, o de un nuevo servicio en tarifa 02, en el número 071, o bien, en un centro de atención a clientes.

Recuerde que tanto la instalación eléctrica como las áreas comunes del lugar donde se colocó deben cumplir ciertos requerimientos que la CFE desglosa en su “Guía para contratación de servicios de recarga a vehículos eléctricos para clientes residenciales”, disponible en su sitio de Internet.

Finalmente, debe esperar la visita de un técnico especializado de la CFE para activar el medidor, lo cual puede tomar entre cinco y 15 días hábiles, dependiendo de la ciudad en la que se encuentre.

No pague de más

Hacer el cambio en el tipo de voltaje ayudará a reducir los tiempos de carga de un auto eléctrico y evitar que el costo del servicio de energía eléctrica encarezca. Para ello, siga estos pasos:

  • Primero debe contar con una instalación eléctrica destinada exclusivamente a la recarga del vehículo, independiente del servicio de uso residencial.
  • Para facilitar la instalación, debe haber cables de energía eléctrica en la calle del domicilio; el poste más cercano debe estar a no más de 35 metros del lugar donde se instalará el medidor, y la instalación eléctrica interna del domicilio deberá estar terminada.
  • Cuando todo esté en orden, solicite a la CFE la contratación de un servicio nuevo en tarifa 02, de uso general en baja tensión. Puede ser mediante el teléfono 071 o a través de la página web de la CFE.
  • Debe tener a la mano la siguiente información: nombre, dirección, teléfono, uso de la energía (“giro: vehículo eléctrico”), Registro Federal de Contribuyentes (RFC), carga instalada (potencia nominal requerida por el cargador), tensión de suministro (tensión a la que se conecta el equipo cargador) e hilos de corriente.
  • Cuando el servicio sea instalado, en las áreas comunes de condominios horizontales o edificios habitacionales de más de tres niveles, deberá contar con el dictamen de verificación de instalaciones eléctricas, expedido por las unidades de verificación acreditadas por la Secretaría de Energía.
  • El trámite es gratuito.


Fuente: Entrevistados, CFE, Schneider Electric.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de