Entorno bursátil
¿Acciones de Estados Unidos bien valuadas? (II)
Con los precios de las acciones en Estados Unidos llegando a nuevos máximos, crece la discusión sobre si los activos son baratos o caros.
compartir
Widgets Magazine

Lo importante es no dejar 
de hacerse preguntas

Albert Einstein

UN DILEMA ETERNO: ¿cómo saber cuándo las acciones tienen una valuación atractiva y/o cuándo son excesivas? Las acciones baratas no siempre aumentan su precio, y las acciones caras no siempre interrumpen su avance. Con los precios de las acciones en Estados Unidos llegando a nuevos máximos, crece la discusión sobre si las acciones son baratas o caras.

Esta semana, la segunda parte de un resumen sobre el interesante debate que tuvieron en días recientes dos reconocidos expertos (Nir Kaissar, columnista de Bloomberg y Barry Ritholtz, estratega, inversionista y columnista de The Big Picture) sobre la valuación del mercado accionario de Estados Unidos (S&P 500) y lo conveniente o no de buscar mejores oportunidades en acciones (empresas) fuera de aquél país.

EN LO PERSONAL: Repito mis conclusiones sobre temas de valuación y estrategia que publiqué en la primera parte:

• El elemento de mayor interés para un inversionista es el crecimiento estimado en las utilidades de las empresas.

• Un múltiplo que se abarata por mayores utilidades será siempre de mayor “calidad” (conveniencia) vs uno que se abarata porque el precio de la acción disminuye.

• La valuación baja es un elemento importante para la selección de emisoras pero no es el único.

• El mercado accionario es sumamente irracional pero, a mayor plazo, reconoce los fundamentales de las empresas.

• Invertir no es una ciencia exacta. Los ingredientes de éxito son: 1) conocimiento básico; 2) metodología integral orientada a disminuir riesgos; 3) disciplina en la implementación de una metodología; y paciencia... mucha paciencia.

• Importante siempre diversificar pero no de manera excesiva, hacerlo así es sinónimo de desconocimiento.

• La mejor manera de participar en el mercado accionario es pensar como “dueño de empresa”.

El debate (II)

(K: Nir Kaissar, R: Barry Ritholtz)

K: Es difícil descartar la volatilidad y las caídas de precio como indicadores de riesgo. Los ivnersionistas son más propensos a abandonar los activos (acciones) de alta volatilidad o de potenciales caídas (han avanzado mucho) en momentos equivocados que acciones con menor volatilidad y menor potencial probabilidad de baja.

La volatilidad y las reducciones también tienen otra virtud: ¡se pueden medir! Ejemplo: el rendimiento de ganancias promedio de 10 años para el S&P 500 es de 4.0% y el rendimiento de EAFE es de 6.3 por ciento. Supongamos que el rendimiento histórico de ganancias es un buen indicador para el retorno esperado. Uno puede probar si los rendimientos más altos se han asociado con una entorno de volatilidad más alta o por caídas previas en precios más grandes. Por supuesto, los datos históricos nunca son garantía, pero sin duda son indicativos. Si usted llega a la conclusión de que el mayor rendimiento estimado del EAFE significa un viaje con permanentes altas y bajas, entonces no hay razón para preferir EAFE, pero si da prioridad a la expectativa de ganancia, entonces debería participar en el EAFE.

R: No es correcto asegurar que todo lo que importa puede medirse, y lo que no puede medirse no importa. De nuevo a la pregunta de invertir en el EAFE vs mercados emergentes (EM) vs EU: La realidad es que usted no tiene que elegir uno sobre el otro. Usted puede (y debe) tener exposición a diferentes clases de activos como una estrategia de diversificación que disminuye. Atendiendo valuaciones con el avance de las acciones de Estados Unidos, uno debería preferir las de otros países; sin embargo, esta misma condición sucedía hace algunos años y desde entonces las acciones de Estados Unidos han seguido avanzando más que las de otros países.

La evidencia me sugiere que en vez de medir a qué parte del mundo le va a ir mejor o peor, es mejor poseerlo todo.

K: hoy en día existe una mayor exposición al mercado accionario de Estados Unidos por parte de los inversionistas norteamericanos. Ellos suelen asignar entre 70 y 80% de sus acciones en empresas de EU. No obstante, las acciones estadounidenses representan aproximadamente 50% de la capitalización del mercado mundial, y eso es después de que los mercados estadounidenses han superado a los mercados extranjeros en los últimos años. Por lo tanto, los inversionistas pasivos deben apuntar a una asignación de acciones de los Estados Unidos que esté más cerca, digamos, de 45 por ciento.

Pero ¿qué pasa con los inversionistas activos que quieren desviarse de la capitalización del mercado sobre la base de las valoraciones? Estamos de acuerdo en que las valoraciones más altas auguran rendimientos esperados menores, y viceversa. También estamos de acuerdo en que no hay correlación entre las valoraciones y los rendimientos a corto plazo, por lo que no es sorprendente que los inversionistas que compraron acciones baratas de EAEO y EM en los últimos años aún no han sido recompensados. Aun así, parece razonable que los inversionistas inclinen sus carteras a favor de acciones más baratas de EAFE y EM si están dispuestos a pasar el tiempo suficiente para darse cuenta de los rendimientos esperados más altos de esas acciones. Es como la elección que los inversionistas rutinariamente hacen entre acciones y bonos. Las acciones tienen un mayor retorno esperado que los bonos, pero esos retornos pueden tardar mucho tiempo en realizarse, si es que lo hacen.

La diferencia es que las acciones son inherentemente más riesgosas que los bonos. Pero si tenemos razón de que la diferencia entre las valuaciones de EU y EAFE es impulsada por la psicología de los inversionistas, entonces los inversionistas pueden no estar tomando más riesgo en EAFE (o incluso en EM) de las valoraciones actuales.

R: Acaba de revelar el núcleo oculto de nuestro debate: Estados Unidos vs el resto del mundo, utilizando la valoración como un factor decisivo. Le concederé que las acciones estadounidenses son caras en relación con su historia. Sin embargo, voy a establecer estas dos advertencias:

1.- Nunca hemos tenido un periodo que se parezca a éste. Esta ha sido una recuperación de crisis poscrédito con tasas muy bajas, capital prácticamente libre, casi sin inflación, salarios bajos y pleno empleo.

2.- ¿Por qué plantear esa lista de condiciones? La alternativa es tratar de usar una sola variable —¿las acciones son caras en función de las ganancias? ¡A veces las acciones baratas se hacen más baratas y siguen cayendo; otras veces las existencias caras son más caras y siguen subiendo! Cada vez que escucho la frase “esta clase de activos es cara”, quiero saber más. De lo contrario, esa información es menos útil de lo que la mayoría de la gente tiende a creer.

La conclusión es que las acciones en EU han estado vendiendo en un premio por un tiempo. No quiero abandonar las acciones estadounidenses, pero yo defendería fuertemente la diversificación en los índices MSCI EAFE y MSCI EM.

El autor es director general adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de