SAT debe reparar daños por embargar cuenta

Credito:

Leonor Flores / El Economista

Por haber inmovilizado ilegalmente cuentas bancarias por más de cinco semanas, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) debe emitir las medidas correctivas para reparar los daños y perjuicios causados a una empresa, según recomendó la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

La empresa a la que se le hizo el embargo precautorio -y cuyo nombre y giro no se dieron a conocer- indicó no tener ningún adeudo con el fisco, acto que le causó gastos extraordinarios como 5% de interés moratorio a un proveedor al que no se le pudo cubrir a tiempo la factura.

Tampoco pudo cumplir con un banco con el que la empresa tenía contratado un crédito revolvente empresarial. Además, el Infonavit le determinó una multa por no haber pagado a tiempo las aportaciones y amortizaciones de sus trabajadores.

Por ello, en información de la Prodecon, al frente de Diana Bernal Ladrón de Guevara, se trata de un caso paradójico de cómo la inmovilización de cuentas afecta gravemente la operación empresarial causando severos daños y perjuicios a contribuyentes que no cometieron ninguna conducta irregular.

EXHORTO A LA AUTORIDAD

En las medidas correctivas, la Procuraduría pidió al fisco abstenerse de hacer aseguramientos precautorios de cuentas bancarias sin estar seguros de que se encuentran localizables, sobre todo cuando se haya presentado debidamente el aviso de cambio de domicilio.

En ese contexto, la defensoría de los causantes pidió una vez más que se haga realidad la reforma constitucional que protege los derechos fundamentales de los gobernados.

BASE DE DATOS DESACTUALIZADA

La recomendación que emitió la Prodecon no fue aceptada por el SAT, al argumentar que las administraciones locales de auditoría no pueden conocer el domicilio actualizado de los contribuyentes al reconocer que la empresa realizó el aviso de cambio de domicilio.

Con ello, es inútil que los causantes den aviso de su nuevo domicilio fiscal, afirmó la Prodecon, porque no se cuenta con una base de datos actualizada.

Lo anterior, agregó, pese a la cantidad de recursos presupuestarios que se invirtieron en el SAT para la plataforma tecnológica, la cual han asegurado que es de primer nivel, matizó.

leonor.flores@eleconomista.mx