Balance negativo del IETU en el sexenio
El Impuesto Empresarial a Tasa Única logró una recaudación de 225,733 millones de pesos en el sexenio pasado, cuando según el calendario programado se esperaba que dejara ingresos por 289,632 millones de pesos.
Leonor Flores / El Economista
Feb 8, 2013 |
13:40
Gráfico: EE

El Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) logró una recaudación de 225,733 millones de pesos en el sexenio pasado, cuando según el calendario programado se esperaba que dejara ingresos por 289,632 millones de pesos.

Y es que desde el 2008, cuando comenzó a operar, nunca logró llegar a la meta establecida. Siempre terminó por debajo de las estimaciones e incluso hubo periodos con una variación negativa. Para la Secretaría de Hacienda, el IETU sí cumplió su cometido. El titular de la Unidad de Política de Ingresos, Rodrigo Barros, aseguró que el nuevo gravamen ha funcionado bien porque fortaleció al sistema renta (ISR-IET-IDE).

Para evaluarlo, detalló, hay que tomar eso en cuenta, que es un impuesto mínimo de control. “Si uno ve su recaudación individual, no necesariamente se puede formar la evaluación más precisa”. Datos de la Secretaría de Hacienda indican que el año pasado, cuando se estima que la economía creció 4%, el IETU captó 42,197 millones de pesos, lo que representó una caída de 14.1% en comparación al año previo.

Además se había programado, según el calendario, ingresos por 50,737 millones de pesos.

En el 2009, cuando la economía se desplomó 6.5 % por la recesión mundial y los efectos de la epidemia H1N1, la recaudación del IETU se redujo 8.8% en términos anuales con 44,717 millones de pesos y se esperaba que fuera de 55,408 millones de pesos. Para el presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), Carlos Cárdenas, el balance del IETU en estos años fue pésimo. “No se trata de un tema de opiniones, sino de números y con base en ello fue un absoluto fracaso”, afirmó.

Comentó que cuando se creó, el argumento era que daría más de 300,000 millones de pesos o 3% del PIB y no reportó eso ni en sus mejores años. También destacó que generó más complejidad para los contribuyentes porque se tienen que calcular tanto el ISR como el IETU.

Otro punto que mencionó es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció porque el IETU era diferente al ISR y eso hará que en cualquier momento Estados Unidos lo rechace.

Si se suma la recaudación del sistema renta, Cárdenas ponderó que ni así la recaudación total se movió de 10% del PIB.

Sobre el comportamiento del ISR desde que surgió el IETU, de acuerdo con cifras de la SHCP, si bien presentó una mejoría en términos absolutos, la tasa de crecimiento de la recaudación no mejoró con respecto a los años en que no existía el gravamen de control.

El mejor año para el ISR fue el 2010, cuando los ingresos por este concepto aumentaron 12.6%, pero hay que recordar que fue precisamente cuando la tasa máxima del impuesto pasó de 28 a 30 por ciento. En el 2006, la recaudación del ISR (sin IETU y en un nivel de 28%) tuvo una variación de 12.5 por ciento.

leonor.flores@eleconomista.mx

4405 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de