ESTE AÑO LLEGARÁ A 51% DEL PIB
Deuda pública, desafío para México, dice FMI
El nivel no es preocupante, puede seguir emitiendo; continúa la confianza en las cuentas fiscales.

La creciente deuda del sector público, que para este año sería equivalente a 51% del Producto Interno Bruto (PIB), está llegando a un nivel desafiante y alto para una economía emergente, advirtió el director adjunto del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Robert Rennhack.

No obstante, consideró que el gobierno mexicano está asumiendo el reto y por ello ha comenzado con un proceso de ajuste fiscal que, confía, llevará los requerimientos financieros del sector público hasta un nivel manejable en el 2018, tal como lo ha anticipado el gobierno.

“La deuda sigue creciendo en relación con el PIB. Una proporción cercana a 50% del producto como la que hoy tiene es alta para un país emergente, sobre todo con la historia que se tiene en América Latina. Pero el nivel no es preocupante porque puede seguir emitiendo. El apetito por México sigue, continúa la confianza en las cuentas fiscales. Pero está el desafío de cambiar esa tendencia”, detalló.

Entrevistado por El Economista, observó que las autoridades económicas conocen este desafío y ya han comenzado a enfrentarlo a partir de la reducción del gasto aplicada desde este año.

Y matizó que este esfuerzo es mayor cuando se sabe que el presupuesto federal se encuentra ahora bajo la revisión del Banco Mundial, lo que facilitará ajustes mayores y adecuados al objetivo de revertir el crecimiento de la deuda pública.

—¿Le preocupa al FMI el crecimiento de la deuda pública de México?

El gobierno sabe de este desafío y en consecuencia ha iniciado el proceso de ajuste fiscal, con lo que también ha considerado la menor disponibilidad de ingresos del hidrocarburo. Así que están adoptando medidas para cumplir la meta de reducir los requerimientos financieros del sector público en el 2018 y el camino para lograrlo es vía ajuste fiscal.

—Para incrementar los ingresos públicos ¿no sería mejor aplicar una reforma tributaria?

Lo que el gobierno ha dicho es que va a revertir la tendencia con recorte al gasto. Si el gobierno no quiere subir más impuestos debe restringir el gasto y ya anunció que está trabajando con el Banco Mundial para ver cómo se puede hacer más eficiente el gasto público, así que quiere enfatizar en medidas por el lado del gasto más que por el lado de los impuestos.

Ingresos, otro desafío

—En el diagnóstico semestral que hace el FMI sobre la situación fiscal mundial, se proyecta que los ingresos públicos de México pasaron de 24.2% en el 2013 a 23.5% del PIB en el 2014, pese a la reforma. Una tendencia que se prevé continuará hasta el 2020. ¿Cómo entenderlo?

Esas previsiones incorporan la caída de los ingresos por petróleo que estimamos podrían subir hasta el 2019 si se considera un aumento en la inversión privada en el sector que pueda llamarse exitosa. De otro modo, seguirán disminuyendo los ingresos públicos generales.

—¿El gobierno tendría que explorar la posibilidad de implementar otra reforma tributaria para revertir esta tendencia?

Siempre hemos dicho que el nivel de ingresos tributarios no petroleros de México es relativamente bajo, entre 10 y 11% del PIB. Así que existe espacio para aumentarlos si se considera necesario y si no es posible hacer el ajuste fiscal vía gasto.

Me parece que por ahora, las autoridades están dirigiendo los esfuerzos a la reforma energética, que permitirá un aumento de la producción de petróleo para el 2019. Los supuestos del FMI incluyen la posibilidad de que suba la producción a 3 millones de barriles diarios en el 2019. Como sabe, la producción bajó mucho en el 2014, hasta 2.3 millones y subirá hasta 3 millones entre el 2019 y el 2020, según han dicho las autoridades.

ymorales@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de