la deuda interna neta podrá ser de 535,000 mdp
En el 2016, el gobierno reduce el techo de endeudamiento
Aunque el monto de este año se reducirá, la llamada deuda ampliada será 47.8% del PIB; expertos lo califican de preocupante.

Para el 2016, el gobierno federal tendrá un techo de endeudamiento interno neto de 535,000 millones de pesos, esto representa 10% menos de lo que se aprobó en el 2015, por 595,000 millones de pesos, de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Plan Anual de Financiamiento 2016, expone que a lo largo de este año, el gobierno federal tiene contemplado endeudarse con 226,220 millones de pesos, cifra que representaría 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB); en el 2015 se estimó un endeudamiento de 3.5% del PIB.

De esta manera, con lo anterior, se espera que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), que se refiere a la medida más amplia de la deuda, represente 47.8% del PIB, con alrededor de más de 8 billones de pesos.

“Para el ejercicio fiscal 2016 se prevé una disminución en el déficit del sector público que propicia que la deuda en su versión más amplia se estabilice y presente una trayectoria decreciente hacia el final de la presente administración, con 47.4% del PIB”, justifica Hacienda.

Refiere que de acuerdo con el artículo segundo de la Ley de Ingresos de la Federación, también se aprobó un endeudamiento externo neto de hasta 6,000 millones de dólares para el gobierno federal y la banca de desarrollo, el mismo monto aprobado para el ejercicio 2015.

Con respecto al costo financiero de la deuda pública, Hacienda destaca que mantiene una tendencia baja y estable. Expone que mientras que del 2000 al 2006 el promedio del costo financiero neto del gobierno federal fue en promedio de 2.2% del PIB, el promedio del 2012 al 2015 será de 1.7% del PIB. Agrega que 79% de los pasivos está denominado en moneda nacional.

Preocupa aceleramiento 
de deuda

Expertos coinciden en que si bien el monto de la deuda no es preocupante, lo que sí es alarmante es el tiempo y la velocidad con la que ha crecido a lo largo de este sexenio.

“El gobierno vive una situación grave por los recortes al gasto. Si sigue con esa tendencia de incrementar la deuda, cada seis meses, casi 4 puntos porcentuales por concepto del PIB, la situación sería grave para las finanzas públicas”, expuso en su momento Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey.

Mencionó que debería existir una explicación amplia de en qué se han destinado los recursos que se obtuvieron de deuda, ya que varios proyectos de inversión se detuvieron precisamente porque no se quería gastar más.

Gerardo Esquivel, coordinador ejecutivo del Instituto Belisario Domínguez, dijo en un seminario sobre el Paquete Económico del 2016, que para dejar de incrementar la deuda del sector público, la vía más adecuada es disminuir el gasto público, que cada año crece más que la economía mexicana.

“En la medida en que nuestros ingresos sean insuficientes, seguiremos acumulando gastos. Entonces, un ajuste en el gasto es la opción más viable para no incrementar la deuda”.

Explicó que el SHRFSP en los últimos años ha pasado de 9 a casi 12 puntos porcentuales del PIB.

“El crecimiento de la deuda ha sido motivo de preocupación. Si bien este aumento no implica en sí mismo una insostenibilidad, lo preocupante es la tendencia con la que va creciendo”.

Remanentes de Banxico 
para deuda

En el Plan Anual de Financiamiento 2016 se indica que la reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria fue hecha con el objetivo de propiciar menores niveles de endeudamiento y utilizar recursos no recurrentes, como los remanentes del Banxico para alcanzar más ahorros permanentes del gasto público.

“En caso de que se generen ingresos extraordinarios provenientes del remanente de operación del Banco de México, éstos serán destinados al menos en 70% a reducir el endeudamiento neto del gobierno federal y el resto al fortalecimiento de la posición financiera del gobierno”.

Hacienda destaca que lo anterior toma particular relevancia en un contexto externo de alta volatilidad en los mercados financieros internacionales.

“A pesar del anuncio de la Fed 
—el cual fue bien recibido por el mercado— no se puede descartar volatilidad adicional en los mercados financieros y en los flujos de capital hacia las economías emergentes como México”.

Por tanto, la dependencia afirma que conforme a lo establecido en este Plan Anual de Financiamiento 2016, el manejo de la deuda pública seguirá contribuyendo a la fortaleza de las finanzas públicas y al desarrollo de los mercados financieros, en beneficio de todo tipo de emisores, públicos y privados, y a favor de las familias mexicanas.

0 Comentarios
Comentarios